Una importante dimensión del desarrollo: la espiritual o la trascendente

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Esta dimensión que es exclusivamente humana, se relaciona íntimamente con el sentido de la vida basado en un sistema de valores. Se orienta al desarrollo de las potencialidades y a la búsqueda de la felicidad, así como el amor por los demás, la admiración por la belleza y la promoción de la esperanza, de tal modo que el ser humano sea artífice de su propia historia y de su realización personal con profundo sentido de trascendencia.

Según el psicólogo estadounidense Howard Gardner, la dimensión espiritual, analizada como inteligencia espiritual, “es la capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo biofísico y social, más allá del cuerpo y las emociones. También es la capacidad de relacionarnos armónicamente con la totalidad, de estar relacionados con el todo, es la capacidad de ser felices a pesar de las circunstancias”. Su fomento se basa en la seguridad afectiva, el cultivo de la libertad, la autoestima y la promoción de valores.

El desarrollo de la dimensión espiritual o trascendente en la niñez y la adolescencia se dirige a:

  • La integridad
  • Los valores auténticos
  • La solidez de los principios éticos y morales
  • La riqueza interior que se evidencia en un humanismo abierto y trascendente en las relaciones interhumanas

Miryam Bastidas Acevedo
Álvaro Posada Díaz
Humberto Ramírez Gómez

Pediatras puericultores – Universidad de Antioquia

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×