Una aproximación al lactante

Se denomina lactante al niño(a) con edad comprendida entre el mes de nacimiento y los dos años.  Esta época de la vida es una de las más ricas en cambios y requiere, por tanto, una actitud idónea y coherente por parte de los adultos que facilite un acompañamiento inteligente al niño en su crecimiento y desarrollo

Durante este período los niños y niñas cambian rápida y radicalmente. Algunas transformaciones son evidentes: los niños aprenden a sentarse, gatear, caminar y hablar. Otros cambios son de detección más compleja, como la evolución de las percepciones y el desarrollo cerebral, por ejemplo.

Aunque en general en este período hay procesos comunes en el desarrollo, se dan grandes variaciones en el temperamento y los intereses de los lactantes.  Como lo ha precisado el investigador estadounidense T. Berry Brazelton, los niños reaccionan en forma diferente ante sus padres y su ambiente, pues son personas diferentes.  Todo lo anterior ocurre dentro del amplio rango de la normalidad.

El periodo del lactante se ha definido como de adquisición de competencias, pues el ser humano nace en un estado de incompletitud manifiesta y será la adquisición progresiva de hábitos y competencias la que vaya señalando los pilares de su desarrollo.

Es altamente deseable que los padres y cuidadores adquieran los conocimientos necesarios para un acompañamiento asertivo y justo tanto a los niños como a las niñas en esta etapa fundamental de sus vidas, lo que influirá decididamente sobre la calidad de la misma, mediante la adquisición de las competencias necesarias que les permitan afrontarla y disfrutarla de la mejor manera posible.