Un punto de vista, Pediatría angelical

pediatria angelical

Por Marta Cristina Coy Rozo
Médica pediatra, Hospital Militar
Homeópata, Fundación Hahnemann

Teniendo en cuenta la importancia de la espiritualidad en los niños, usualmente integro dentro de la consulta de pediatría este aspecto tan importante en la vida del ser humano, a través de la conexión con su ángel de la guarda. Con técnicas lúdicas, divertidas y fáciles de realizar, el niño va experimentando durante su consulta signos y manifestaciones, que le traerán confianza, salud, seguridad y felicidad a su vida.

¿Qué es la pediatría angelical?

Es la pediatría que ve al niño como un ser holístico, apoyándolo en sus dimensiones espiritual, mental, emocional y físico-etérica con un enfoque angelical. Después de efectuar la historia clínica y el examen físico, invito a cada niño a conocer dentro de su propio corazón, donde reside su santuario de luz y de amor, a su ángel de la guarda. Allí entramos en unas dimensiones angelicales a través del arco iris mágico, con la imaginación, comenzando un maravilloso viaje de sanación. Al final de la consulta, según los hallazgos clínicos encontrados en cada niño, hago la formulación integrando la medicina tradicional con la alternativa.

¿Cuál es el objetivo de la pediatría angelical?

Busca integrar la espiritualidad en la vida diaria de cada niño, conectándolo con su ángel de la guarda. Facilitándole herramientas sencillas de utilizar para mantener una buena salud, mejor concentración y comportamiento, sanar sus miedos y mostrarle un camino como cocreador de su vida en compañía de sus ángeles, a través de la imaginación; permitiéndole a cada niño desarrollarse en forma feliz, segura y sana.

Experiencias con los niños en nuestra consulta

A diario llegan a nuestra consulta niños con miedos y depresiones, problemas de concentración, problemas en sus hogares y colegios, o que vienen enfermos. Primero, realizo la historia clínica de cada uno, así como su examen físico y cuando están en la camilla invito al niño y le pregunto si quiere conocer a su angelito de la guarda que vive en su corazón. Con las cualidades que tienen los niños: espontaneidad, autenticidad, capacidad de asombro, de imaginar y creer en la fantasía, así como su capacidad para reír y de juego, comienzo a guiarlos en un viaje al arco iris mágico dentro de su corazón, permitiéndome fluir con el niño. Cada viaje angelical es único e individual, la experiencia es muy bella. Definitivamente los niños tienen gran facilidad de viajar a otras dimensiones a través de su imaginación.

Hace un par de años, para la época de Navidad, llegaron a mi consulta dos hermanitos. La madre llamó urgente a mi consultorio porque los dos niños estaban muy deprimidos. Les habían robado a su perrita dentro de su edificio. Llevaban dos días llorando y nos encontrábamos a tres días de la Navidad. Pasé a los dos niños al viaje angelical, fuimos al arco iris mágico y recibieron la sanación y ayuda. En un momento determinado, tanto a los niños como a mí, nos mostraron a la perrita, la cual se encontraba bien. Los niños desde lo más profundo de sus corazones le pidieron a Dios que su perrita regresara y que querían dormir con ella en Nochebuena. Días después, me comentaban los padres con gran alegría que efectivamente los niños pudieron dormir con su perrita sana y salva en la noche de Navidad. Me contaron que al llegar al edificio el mismo día de la consulta, el padre de los niños recibió una información valiosa acerca del robo de la perrita. Con esos datos se fue a la policía y allí montaron un operativo para rescatarla. Efectivamente pudieron rescatar a la perrita y entregarla a los niños que tanto la estaban esperando. Esto fue muy asombroso para ellos, para sus padres y, obviamente, para mí como pediatra.

Conclusiones

El camino de la espiritualidad es un descubrimiento del propio yo. Un deseo de encontrarle sentido a la vida y vivirla en profundidad. El espíritu de un niño es espontáneo y único. Con su inocencia, los niños pueden recordar a los adultos una espiritualidad que es sencilla, directa e increíblemente original. Con su bondad, los niños hacen evocar creencias y valores esenciales.

Hay un hecho muy importante a tener en cuenta: no existe una forma concreta de percibir a los ángeles. Están aquí para ayudarnos a elevar nuestra amorosa comprensión y se vinculan con nosotros en el plano más alto en el que podamos actuar. El contacto y la conversación con nuestro ángel de la guarda están llenos de la ternura, el amor y la alegría de descubrir a un íntimo amigo, conocido desde siempre y al que no hemos visto durante años.

Como pediatras tenemos la bella oportunidad con nuestros niños de mostrarles que a través de la imaginación ellos pueden acceder fácilmente al reino angélico y recibir permanentemente ayuda y protección en sus vidas.