Trátame con guantes de seda. Valiosos testimonios de madres lactantes

13 de febrero de 2018 a las 22 h

“Buenas noches…, de nuevo yo, molestando por aquí. Esta vez no son preguntas, es desahogo, es impotencia. Es pedirle el favor a cada una de ustedes que me dé su punto de vista y me ayude a rezarle a la Virgen para que sea lo que Dios quiera. ¿Cómo es posible que mi esposo me diga que no sirvo como madre? Que va a comprar leche y a darle tetero lo más pronto porque la niña de 26 días queda con hambre; según él, la niña duerme poco y llora por hambre. El lunes 19 de febrero tenemos cita con el pediatra, mientras tanto les pido que me ayuden… Solo quisiera que el día de la cita me digan cómo está de peso y talla, para saber si en verdad yo fracasé o si vale la pena ir contra el mundo y seguir adelante…”.

Grupo de Apoyo Virtual MamaInformada Lactancia Materna Colombia

 Así como rápidamente se rompe un cristal si no lo sabemos coger, así también se derrumba una madre lactante si las palabras escogidas son las contrarias para fomentar confianza en su rol mamífero, logrando con un juego de frases, un gesto, una mirada acusadora, un tono de voz irritado, acabar con una lactancia. Es ahí cuando el conocimiento deja de ser lo más importante para empezar a ocupar un nivel secundario en el apoyo a la lactancia, haciendo de la atención de madre a madre el lugar perfecto, con dos componentes especiales para encontrarse con sus pares: calidez y empatía. Con estos dos factores se empiezan a tejer los lazos de confianza entre las comadres.

Historias como la que abre este artículo están a la orden del día en los grupos de apoyo MamaInformada Comadres de la Fundación MamaInformada; es que cuando una mujer se encuentra con la lactancia es porque ha nacido a la maternidad, ha nacido a su rol protector de un ser vivo, debe enfrentar la vida con un matiz diferente porque en la lactancia, a pesar de que es un hecho biológico, social y cultural, la mujer se ve enfrentada a una construcción social oculta en el tiempo de la cual no sabe nada.

Y es que es muy distinto a lo que fue su embarazo, en el que contó con una guía y acompañamiento periódicos que fomentaban su seguridad: la madre se sentía acompañada y una gran parte de la responsabilidad de su salud y la del bebé recaía sobre los profesionales de la salud que la respaldaban. Pero una vez llega la lactancia, la investidura blanca de los trabajadores de la salud cuenta con una mirada distinta hacia este proceso, ya que amamantar no es un proceso patológico, por lo tanto, es en ese momento cuando es importante la mirada de otra madre que conoce del comportamiento de la lactancia, que ha pasado por el proceso de amamantamiento, que sabe lo que se siente estar en sus zapatos: la montaña rusa de emociones y sensaciones por la que la madre pasa, solo otra igual puede empatizarlo, y es ahí cuando el apoyo de madre a madre se convierte en un propulsor de confianza para la nueva aprendiz, alejando el cáncer de los mitos sobre ella.

La connotación que tiene un grupo de apoyo de madre a madre es mágica: en ese lugar encuentra libertad para desahogarse, hay espacio y tiempo para ser escuchada, llega motivada para amamantar, pero con una maraña de dudas que no sabe cómo enfrentar y en sus iguales descubre un espacio libre de prejuicios, dando rienda suelta a sus logros, miedos, frustraciones, tristezas y angustia. La madre acierta al pedir ayuda donde la respuesta no es: “no pasa nada, deja la angustia”, “no tienes que sufrir, dale el biberón”, “está en sobrepeso”, “está en desnutrición”. La madre lactante que desea superar los desafíos de su proceso de lactancia no busca una respuesta que le diga que “no pasa nada”, porque sí pasa.

Los estudios han arrojado como un factor habilitante para la difusión, ampliación y sostenibilidad de la lactancia materna a los grupos de apoyo de madre a madre basados en la comunidad, pues esta es un factor determinante para la práctica de la lactancia, como así lo sustentó la revista The Lancet en el Modelo conceptual de intervención: sistemas y servicios de salud, familia y comunidad, y lugar de trabajo y empleo. En efecto, una madre sin apoyo recurre a la botella de fórmula.

La experiencia que cada madre adquiere en su proceso de lactancia se convierte en un tesoro que se debe compartir en aras de recuperar los referentes culturales de la lactancia. En el estudio Impacto del apoyo a la lactancia materna: apoyo a la lactancia en un entorno grupal, se sustentó que: “Se cree que el entorno grupal es más efectivo porque la exposición de la lactancia materna de la madre en un grupo ayuda a normalizarla para otras madres. Además, las mujeres se unen a través de una experiencia compartida y ganan confianza con el apoyo de sus pares”.

Trátame como si tuvieras puestos unos guantes de seda, ¿qué significa esto? Significa escuchar antes de responder, significa que las madres lactantes y sus bebés son un material altamente sensible al que una inadecuada intervención con un “no te preocupes, dale biberón” puede acabar con su empoderamiento y llevarlas a desistir. Las redes sociales son ahora el nuevo espacio para encuentros de madre a madre, al alcance de un clic: en la penumbra de la noche cuando los sentimientos, la hora del llanto del bebé y las frustraciones afloran, un post se convierte en un “estamos aquí”, “no estás sola”; mucho más allá de la técnica de amamantamiento, está lo humano.

En la Fundación MamaInformada trabajamos para que las comadres, mujeres con experiencia por más de un año en amamantamiento y promotoras de la lactancia en sus comunidades, entreguen apoyo desde la empatía, basado en la evidencia científica, para dar estos resultados.

 

19 de julio de 2019 a las 20:04 h

Hola a todas las mamis. Hoy, ¡más que nunca!, quisiera agradecer por todas aquellas veces que tuve dudas y ustedes las despejaron con las mejores recomendaciones. Soy mamá primeriza y hoy estamos cumpliendo seis meses de Lactancia Materna Exclusiva con mi rey. Al principio fue duro, mi bebé estuvo tres días en la UCIN en donde solo le dieron leche de fórmula, pero apenas llegamos a la casa me dediqué a darle solo ‘tetica’. Lloré muchísimo por el dolor, tenía los pezones agrietados y planos y le rogaba a mi esposo que comprara fórmula para alimentar al bebé, pero con el paso del tiempo seguí en pie, leyéndolas a ustedes, no solo las sugerencias a mis dudas, sino también a otras mamás que han tenido dudas que igualmente se me han cruzado por la cabeza. Peleo con mi familia y la familia de mi esposo por todos aquellos mitos de los cuales no me dejo convencer y trato de enseñarles que las cosas han cambiado para mejorar y preservar la salud de nuestros bebés.

          ¡Mil y mil gracias, son seis meses de Lactancia Materna Exclusiva porque aquí sí hay leche!”.

Grupo de Apoyo Virtual MamaInformada   Lactancia Materna Colombia

 

Por: Tatiana Navarro Acosta y
Verónica Plata Corredor

Dirección Ejecutiva Fundación
MamaInformada

 

Lecturas recomendadas

  • Lactancia materna: logrando la nueva normalidad. Volumen 387, número 10017, p. 404, 30 de enero de 2016. The Lancet. En: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(16)00210-5
  • Flagg JS, Balbier E, Blakey C (2016). Impacto del apoyo a la lactancia materna: apoyo a la lactancia en un entorno grupal. J Preg Child Health 3: 274. doi: 10.4172 / 2376-127X.1000274