Su hijo y el medio ambiente

medio_ambiente1
9 acciones Twitter 0 Facebook 9 Email -- Buffer 0 9Acciones ×

Su hijo y el medio ambiente

En todas partes hay peligros ambientales. Algunos son más perjudiciales para los niños que para los adultos; sin embargo, hay ciertas cosas que usted puede hacer para reducir el contacto de su hijo con los mismos.

Lo que comen y toman los niños

Agua potable

Los niños toman de 5 a 10 veces más agua para su tamaño que los adultos. La mayoría de esta agua sale del grifo y está sujeta a regulaciones legales. Sin embargo, los suministros pequeños de agua, tales como los pozos privados, no lo están.

Muchas personas usan agua embotellada porque piensan que es mejor que el agua del grifo. Algunas marcas sí son mejores. Sin embargo, otras marcas quizás solo envasen agua del grifo y la vendan por separado. El agua embotellada cuesta mucho más que el agua del grifo, pero es posible que sea indispensable en algunas áreas. Los niños necesitan flúor para tener una buena salud dental. Solo algunas marcas de agua embotellada contienen flúor, así que es conveniente que lea las etiquetas.

Estas son algunas de las cosas que hay en el agua potable que pueden enfermar a los niños:

  • Microbios.
  • Nitratos.
  • Metales pesados.
  • Cloro.
  • Partículas radioactivas.
  • Productos residuales de detergentes.
  • Aunque la calidad del agua sea buena, en ocasiones se presentan problemas. Los departamentos de salud de las ciudades y municipios y las agencias ambientales de cada departamento son las mejores fuentes de información acerca del agua que se consume en el lugar donde usted vive.

Lo que usted puede hacer:

  • Averigüe de dónde proviene el agua que se consume en su casa. Si pertenece a un suministro de agua municipal, la compañía de agua debe decirle qué contiene el agua. Si el agua que llega a su casa no está regulada o usted tiene un pozo, hágala examinar cada año.
  • Beba o cocine siempre con agua fría. En los calentadores de agua se pueden acumular contaminantes.
  • Si tiene dudas sobre la tubería de su casa, deje correr el agua de 1 a 2 minutos cada mañana antes de beberla o usarla para cocinar. Esto arrastra lo que pueda hacer en la tubería y reduce el riesgo de que el agua que beba tenga contaminantes. En algunas áreas es recomendable dejar correr el agua por más tiempo. Pregúntele a su pediatra o al departamento de salud qué recomendaciones específicas hay en su zona residencial.
  • Si en su casa se consume agua de pozo y usted tiene un bebé menor de un año, haga examinar el agua en busca de nitrato antes de dársela al pequeño. Hasta tanto tenga la certeza de que el agua de su casa es segura, es mejor que le dé el pecho; use una fórmula láctea lista para servir o agua embotellada. Si tiene preguntas, llame al departamento de salud local.

Si cree que el agua de su casa tiene microbios, podrá matar la mayoría hirviendo el agua y dejándola enfriar antes de usarla. No hierva el agua por más de un minuto. Esto puede ocasionar una acumulación de toxinas y metales en el agua. Los filtros de agua que se instalan en los grifos o las jarras con filtros incorporados también pueden ayudar a reducir los contaminantes nocivos del agua del grifo.

Mercurio

El mercurio que llega a los océanos, lagos, ríos y lagunas puede ser absorbido por los peces que comemos. Esta sustancia también suele hallarse en muchos otros lugares. Puesto que el mercurio puede ser tóxico, especialmente en grandes dosis, hay que hacer el mayor esfuerzo posible por reducir la exposición de niños y mujeres embarazadas.

Lo que usted puede hacer:

  • No coma carne de tiburón, pez espada, caballa o lofolátilo, puesto que estos contienen altas concentraciones de mercurio. Así mismo, en la dieta de su hijo limite la cantidad de atún enlatado, camarones, salmón, bacalao, bagre, almejas, pez plano, cangrejos y ostiones a dos veces por semana. El atún blanco no debe consumirse más de una vez por semana. Las mujeres embarazadas y las que dan el pecho a sus hijos también deben limitar la cantidad de estos productos.
  • Averigüe con fuentes fidedignas el nivel de seguridad de los peces que se pescan en su área. Si no hay información al respecto, no le dé a su hijo pescado de aguas locales más de una vez por semana.
  • Use termómetros digitales en lugar de los que contienen mercurio. Si tiene un termómetro de mercurio, manténgalo fuera del alcance de su hijo. Averigüe si en su comunidad hay un programa de intercambio de termómetros para deshacerse adecuadamente de los termómetros de mercurio.
  • Los materiales que se usan tradicionalmente para cubrir las caries dentales contienen pequeñas cantidades de mercurio. No hay pruebas científicas que indiquen que esto es peligroso para los niños. Sin embargo, si esto le preocupa, hable con su dentista para explorar otras opciones de tratamiento.
  • Hable con el pediatra si su familia usa mercurio en remedios populares o tradiciones culturales (tales como la santería, religión originaria de Cuba).

Por su parte, las compañías farmacéuticas han dejado de usar mercurio como preservativo de las vacunas (aun cuando se usaba en muy pequeñas cantidades). Todas las vacunas para niños, excepto la de la influenza (gripe) y la TD (tétanos-difteria), ahora están libres de mercurio.

 

¿Son seguros los campos eléctricos y magnéticos?Todos los electrodomésticos como hornos microondas, computadoras y televisores producen campos eléctricos y magnéticos cuando se usan. Existe cierta inquietud en el sentido de que la exposición a estos campos pueda causar problemas de salud, incluyendo cáncer. Sin embargo, se requieren más investigaciones ya que no se ha establecido un vínculo definitivo entre el cáncer y la exposición a los campos eléctricos y magnéticos. Hasta que haya más información al respecto, reduzca la exposición de su hijo de los siguientes modos:

  • Mantenga el niño alejado del horno microondas cuando esté en uso.
  • Siente al niño por lo menos a tres pies de la pantalla del televisor.
  • Aleje de la cama del niño cualquier reloj eléctrico, radio y monitor para el bebé.
  • No use artículos eléctricos en la cama (cobijas, colchonetas, almohadillas para calentar y calentadores para cama de agua).

 

 

Pesticidas

Los pesticidas son químicos que se usan para matar insectos, malezas y hongos. Muchos son tóxicos para el medio ambiente y los seres humanos. La exposición excesiva a los pesticidas puede causar una amplia gama de problemas de salud.

Lo que usted puede hacer:

  • Lave todas las frutas y verduras con agua.
  • Compre frutas y verduras de estación que tienen menos probabilidades de haber sido fumigadas con gran cantidad de pesticidas.
  • Si es posible, consuma alimentos que han sido cultivados sin el uso de pesticidas químicos.
  • Use métodos no químicos de control de plagas en su casa y en su jardín.
  • Mantenga todos los pesticidas fuera del alcance de sus hijos para evitar una intoxicación accidental.
  • Avise a sus vecinos antes de fumigar el exterior de su casa.

 

Donde los niños juegan

Materiales de arte

Los materiales de arte o para manualidades pueden causar problemas de salud a los niños que los usan. Mientras que los niños mayorcitos pueden usar estos productos de manera segura, la mayoría de los niños pequeños y algunos con discapacidades no pueden hacerlo. Entre los materiales de arte que pueden ser perjudiciales figuran los siguientes:

  • Cola de pegar (colbón).
  • Marcadores de tinta permanente.
  • Materiales para vidriar cerámicas.
  • Esmaltes.
  • Fijadores en atomizador.
  • Papel maché que ya viene listo.

Lo que usted puede hacer:

  • Limítese a usar materiales de arte que no sean tóxicos.
  • Lea y siga todas las instrucciones cuidadosamente.
  • Use estos productos en una habitación bien ventilada.
  • Busque el sello de ‘no tóxico’ o cualquier otra información en la etiqueta que diga que el producto es seguro para el uso de los niños.
  • Hable con la escuela de su hijo para cerciorarse de que solo se usen materiales de arte que no sean tóxicos.

Repelentes contra insectos

La mayoría de los repelentes contra los insectos contienen una sustancia química llamada Dietil-m-toluamida (DEET). Este químico penetra por la piel y puede ser nocivo para los niños.

Lo que usted puede hacer:

  • Use un repelente contra insectos que sea hecho para niños. Cerciórese de que la marca que escoja no tenga más de un 30% de DEET para bebés mayores de dos meses y niños mayorcitos. No use productos que contengan DEET en bebés menores de dos meses.
  • Cuando sea posible, rocíe el repelente contra insectos en la ropa en lugar de aplicarlo directamente sobre la piel.

Fertilizantes para el césped y el jardín

Los fertilizantes para el césped y el jardín pueden ser dañinos si entran en contacto con los niños mientras estos juegan en el jardín. Muchos de estos productos se hacen con sustancias químicas (pesticidas) que se sabe causan problemas de salud, especialmente en los niños.

Lo que usted puede hacer:

  • Use estos químicos solo cuando sea necesario.
  • Lea y siga las instrucciones con cuidado.
  • Mantenga a su hijo alejado del césped que ha sido fertilizado hasta que haya sido regado dos veces y el olor de los químicos haya desaparecido.

Ozono

El ozono es un gas incoloro que se halla en el aire y que es nocivo entre más cerca esté del suelo. Los niveles de ozono son más altos en el verano y al atardecer. La contaminación por ozono puede causar problemas respiratorios en los niños que sufren de asma.

Lo que usted puede hacer:

  • Cada vez que hay una advertencia de smog (neblina tóxica), evite que su hijo salga.
  • Use el transporte público, túrnese con alguien para usar el automóvil, camine o transpórtese en bicicleta en lugar de manejar cada vez que pueda, o compre un automóvil que consuma poca gasolina. Esto ayudará a reducir la contaminación del aire causada por los automóviles.

El sol

El sol es la causa principal de cáncer de la piel. La piel de los niños se quema fácilmente. Las quemaduras de sol pueden ser muy dolorosas y hacer que el niño se enferme. Además, los rayos del sol pueden lesionar los ojos.

Lo que usted puede hacer:

  • Mantenga a los niños menores de seis meses alejados de la luz directa del sol.
  • Elija un protector solar hecho para niños con un factor de protección (SPF) de por lo menos 15.
  • Póngale a su hijo un gorro y gafas de sol para protegerle la cabeza y los ojos.
  • Procure mantener a su hijo a la sombra entre las 10:00 a. m. y las 4:00 p. m. Este es el período de tiempo en el que los rayos del sol son más fuertes.
  • Vista a su hijo con ropa liviana que le cubra la mayor parte posible del cuerpo.
RecuerdeTanto adentro como afuera, a los niños les encanta explorar su medio ambiente. Esta es una curiosidad natural y un modo en el que los niños aprenden. Sea consciente de los posibles peligros que su hijo enfrenta. Tenga en cuenta que no todos los peligros ambientales se pueden evitar por completo, pero haga lo posible por reducir la exposición de su hijo a estos.

 

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra puede recomendar basado en los hechos y circunstancias individuales.

Academia Americana de Pediatría 

9 acciones Twitter 0 Facebook 9 Email -- Buffer 0 9Acciones ×