¿Se comunica su hijo de un año con usted?

Captura de pantalla 2015-07-08 a la(s) 13.20.38
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

¿Se comunica su hijo de un año con usted?

Academia Americana de Pediatría

“Pa-pa”, “ma-ma”, “ta-ta”. ¿Cuál será la primera palabra que dirá su bebé? Cualquiera que sea, cuando usted la escuche estará presenciando un momento emocionante en el desarrollo del lenguaje de su hijo.

Sin embargo, las destrezas del lenguaje comienzan a desarrollarse mucho antes de que diga la primera palabra. Su hijo comenzará a comunicarse con usted durante su primer año de vida. Reaccionará ante usted y el mundo que le rodea con miradas, sonrisas, gestos o sonidos. Más tarde, usted observará destrezas del ‘lenguaje’ o logros más obvios en su desarrollo.

Si tiene cualquier inquietud sobre el desarrollo de su bebé, consulte a su pediatra. Cuanto antes, mejor.

Logros en el desarrollo

Recuerde: los niños se desarrollan a distintos ritmos, pero por lo general son capaces de hacer ciertas cosas a determinadas edades. Los siguientes logros en el desarrollo son solamente guías generales:

Hacia los 12 meses de edad su bebé debería:

  • Buscar y encontrar de dónde viene un sonido.
  • Reaccionar la mayoría de veces cuando se le llama por su nombre.
  • Decir adiós con la mano.
  • Mirar al lugar que usted le indica cuando le dice: “Mira el (la) _______”.
  • Cambiar de un balbuceo monótono a uno con cambios en el tono de voz como si contara algo en otro idioma.
  • Turnarse para ‘hablar’ con usted: escuchar cuando usted le habla y luego reanudar el balbuceo cuando usted se detiene.
  • Decirle “pa-pa” a su papá y “ma-ma” a su mamá.
  • Decir por lo menos una o más palabras.

Señalar objetos que desea tener y que están fuera de su alcance o hacer sonidos al señalarlos

Entre los 12 y los 24 meses de edad, su bebé debería:

  • Seguir órdenes simples con gestos y más adelante sin gestos.
  • Traer objetos de otra habitación cuando se los pide.
  • Señalar algunas partes del cuerpo que usted le menciona.
  • Señalar objetos o sucesos interesantes para que usted también los vea.
  • Traer cosas para ‘mostrárselas’.
  • Señalar objetos para que usted los nombre.
  • Nombrar unos cuantos objetos e ilustraciones comunes cuando se lo pide.
  • Disfrutar de juegos imaginativos como, por ejemplo, hacer como si tomara el té. Hará gestos y usará palabras con usted o con uno de sus muñecos.
  • Aprender una palabra nueva por semana o más, a medida que se acerca su segundo cumpleaños.

Hacia los 24 meses de edad, su pequeño debería:

  • Señalar varias partes del cuerpo, así como objetos comunes.
  • Señalar algunas ilustraciones en los libros.
  • Seguir instrucciones de dos pasos.
  • Decir entre 50 y 100 palabras.
  • Decir varias frases de dos palabras como: “Papá lindo”, “mi tete” y “no más”.
  • Podría decir oraciones de tres palabras como: “Bebé quiere jugo” o “bebé se va”.
  • Hacerse entender alrededor del 50% del tiempo.

Acerca del retraso en el lenguaje

El retraso en el desarrollo del lenguaje es el tipo de retraso más común que se presenta en el desarrollo. Uno de cada cinco niños tendrá un retraso durante su desarrollo en el área del habla o del lenguaje. Algunos niños también tendrán problemas de comportamiento debido a la frustración que sienten al no poder expresar sus necesidades, deseos o intereses diarios.

Los retrasos simples en el desarrollo del lenguaje a veces son temporales. Es posible que se resuelvan por sí solos o con un poco de ayuda por parte de la familia. A veces es necesaria una terapia formal del lenguaje.

Es importante estimular al bebé a que le hable con gestos o sonidos antes de acudir a satisfacer su necesidad. En algunos casos, su bebé necesitará de más ayuda por parte de un profesional capacitado.

Hay ocasiones en que el retraso del lenguaje puede ser una señal que advierte un trastorno más serio que puede incluir: pérdida de audición, demoras en el desarrollo general, o autismo. Este retraso también puede ser signo de un futuro problema de aprendizaje que quizá no se capte hasta que el niño ingrese a la escuela. Si le preocupa el desarrollo del lenguaje de su hijo es importante que el niño sea evaluado.

 

Comportamientos que no son típicos

A veces cierto retraso en el lenguaje se asocia a comportamientos que deberían preocuparle, tales como:

  • Su hijo no se deja abrazar o mimar como otros bebés.
  • No le devuelve una sonrisa.
  • Parece no darse cuenta de que usted está en la misma habitación.
  • Parece no darse cuenta de ciertos sonidos (por ejemplo, parece escuchar la bocina de un auto o el maullido del gato, pero no cuando usted lo llama por su nombre).
  • Actúa como si estuviera en su propio mundo.
  • Prefiere jugar a solas; parece ‘rechazar’ a los demás.
  • No muestra interés hacia los juguetes, pero sí le gusta jugar con otros objetos en casa.
  • Tiene un apego extraño hacia objetos duros (prefiere, por ejemplo, llevar a todos lados una linterna o un bolígrafo que un muñeco de peluche o su manta favorita).
  • Puede recitar el abecedario, los números o las palabras de comerciales de televisión, pero no sabe cómo pedir lo que quiere.
  • Parece no tener ningún tipo de temor.
  • Parece no sentir dolor.
  • Se ríe sin motivo aparente.
  • Usa palabras o frases que son inapropiadas para la situación.

Si su hijo parece tener un retraso en el lenguaje o manifiesta cualquiera de los comportamientos anteriores, consulte a su pediatra. Así mismo, comuníquese con el pediatra si su bebé deja de hablar o de hacer cosas que solía hacer anteriormente.

Lo que su pediatra podría hacer

Después de manifestarle sus inquietudes al pediatra, este podría:

  • Hacerle algunas preguntas a usted o pedirle que llene un cuestionario.
  • Evaluar ciertos aspectos del desarrollo de su hijo interactuando con el pequeño de diversas formas.
  • Ordenar una prueba de audición y referirlo a un terapeuta del habla y del lenguaje. El terapeuta evaluará el habla del niño (lenguaje expresivo), así como su habilidad para entender el habla y los gestos (lenguaje receptivo).

Si el pediatra no parece preocupado y en cambio trata de tranquilizarle diciendo que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que su hijo ya ‘alcanzará’ a los demás, es correcto seguir insistiendo en el tema. Puede pedirle al pediatra que lo refiera a un especialista en el desarrollo si esto es necesario.

Si cualquiera de los pasos anteriores lo llevan a la conclusión de que su hijo solo tiene un retraso en el lenguaje expresivo, le podría dar sugerencias para ayudarle al niño en casa. También se podría recomendar una terapia formal de lenguaje.

Si tanto el lenguaje receptivo como el expresivo presentan un retraso y la prueba de audición es normal, su hijo necesita una evaluación más a fondo. Esto determinará si el retraso en el desarrollo del lenguaje es causado por un trastorno serio en la habilidad para comunicarse, por demoras en el desarrollo general, por una condición conocida como autismo o por otro problema del desarrollo.

Cuando el autismo es la razón de la demora en el lenguaje, el niño también presentará algunas o todas las conductas anteriormente descritas. Lo más probable es que sea referido a un especialista o a un equipo de especialistas en autismo y los trastornos relacionados. El especialista o los especialistas podrían a su vez recomendarle un terapeuta del lenguaje, así como intervenciones específicas para mejorar las destrezas sociales, el comportamiento y el ‘deseo’ de comunicación del niño.

Programas

Sea cual sea la causa del retraso de su hijo, el pediatra podría referirle a un programa de desarrollo local que proporciona servicios de intervención para niños que presentan diversos retrasos. Es posible que el personal de esta institución realice su propia evaluación. Quizás le reiteren que el desarrollo del niño está dentro de los límites de la normalidad, o bien considerar que se puede beneficiar con algún tipo de ayuda.

Recuerde

Usted debe seguir sus instintos como padre. Si continúa teniendo inquietudes acerca del desarrollo de su hijo, solicite que se le reevalúe o se le practiquen nuevas pruebas.

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra puede recomendar basado en los hechos y circunstancias individuales.

American Academy of pediatrics

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×