Recomendaciones para padres de recién nacidos

recien_112
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

El niño recién nacido demanda gran actividad física y genera variables niveles de angustia en los padres, que pueden llevarlos a fatiga y angustia e impedirles disfrutar la crianza. Para proporcionarle el cuidado y el afecto que necesita el niño recién nacido, los padres deben estar bien física y emocionalmente.

La madre debe mantener una dieta sana, rica en frutas, verduras, leche y agua; hábitos saludables, que incluyan actividad física al aire libre, disfrute por la lectura u otras actividades relajantes, para mantener la energía necesaria en el cuidado del recién nacido. Las horas de descanso y de sueño adecuadas, por ejemplo, aprovechando las horas de sueño del niño para dormir, hacen más amena la labor diaria. La madre debe hablar con su pareja, con otros familiares, amigos y personal de salud de apoyo, para expresar sus emociones y los temores en el cuidado del recién nacido. Pueden hacer que otras personas le validen sus sentimientos y le den la confianza en lo bien que puede hacer las cosas. Salir de la casa, aceptar o buscar ayuda de otros en el cuidado del niño, por algunas horas, puede ayudar a tomar nuevos ánimos, porque el ser relevada en el cuidado del niño no significa que va a ser desplazada como figura principal de apego de este. El dedicar tiempo a la pareja, a los otros niños, bajar los estándares de limpieza y orden, o contar con la ayuda de alguien para las rutinas de aseo, pueden descargarle obligaciones para dedicar con más tranquilidad tiempo de calidad al cuidado del niño, quien necesita de cuidado y atención que le den la seguridad de que su llegada es un motivo de alegría y no una carga para la familia.

Olga francisca Salazar Blanco

Pediatra puericultora

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×