Recién nacidos – La concepción en el corazón

Bebé durmiendo

Tierrita ha cumplido seis años, Sol está escribiendo un libro sobre los indígenas de América, Luna está terminando su curso de Historia. Han tenido una pequeña crisis económica de la cual, como de tantas otras crisis, salieron fortalecidos.

Sol desea tener otro hijo, Luna inicialmente se sintió asustada de volver a empezar con un recién nacido, pero hace muchos meses que el deseo de Sol la contagió. Llevan más de dos años intentándolo sin resultado. El profesional que los asesora negó la posibilidad de un nuevo hijo.

Esa tarde mientras regresaban de pasar el fin de semana en casa de Galaxia, Luna le pregunta a Sol: ¿Qué te parece la idea de adoptar un hijo? Durante los siguientes días acariciaban ese sueño. Luna estaba convencida de que había hijos e hijas que se concebían en el vientre materno y otros en el corazón. Sol estaba bastante emocionado.

Una mañana, mientras desayunaban, llegaron a un acuerdo: harían la solicitud de adopción sin precisar ni sexo, ni características físicas, pues solo querían un hijo o hija sano. Estaban dispuestos. Esa noche lo comentaron con Tierrita quien se entusiasmó con la idea de un hermanito o hermanita. Galaxia se enteró de la decisión de la familia y ya se sentía abuela por segunda vez.

Esperaron ocho meses y una tarde del mes de marzo llegó un niño que tenía treinta y cuatro días de nacido, era hermoso.

Luna al recibirlo lo puso sobre su pecho desnudo. El niño la miraba fijamente y ella sintió el latir del corazón de Astro y del suyo; supo en ese momento que el niño había nacido del vientre del alma y lo sintió suyo. Se acordó de sus lecturas de Konrad Lorenz cuando habla de esas crías y sus madres y como se marcan en forma indeleble de tal modo que nada ni nadie puede impedir el reconocimiento mutuo. Sintió una sensación de plenitud y lloró… Acababa de parir un nuevo hijo.

Luna permaneció con Astro sobre su pecho durante dos horas, la última hora el niño dormía serenamente. Al despertar Sol lo tomó, lo puso sobre su pecho y lo observó. Un sereno sentimiento de infinita ternura lo invadió: trataremos de hacerte feliz, hijo. En ese momento Sol paría su segundo hijo y lo embargó una emoción infinita, una ola de goce lo recorrió.

Galaxia observó largamente a su nieto, le besó en su frente y dijo: Astro, así como tuviste dos vientres, el primero el de tu madre biológica y el segundo el de tu madre y familia del alma, cuya salida estamos celebrando hoy, así tendrás dos cumpleaños que celebrar, el primero el 4 de febrero cuando naces al mundo y el segundo hoy 10 de marzo cuando naces a esta familia, ¡tu familia!

Tierrita sorprendida, alza con mucha emoción a su hermano y le dice: Te enseñaré el mundo.

Carmen Escallón Góngora 
Pediatra puericultora 
(Tomado de su libro: “Colcha de retazos”.)