¿qué podemos hacer para que nuestros hijos se defiendan de los abusadores?

Señores
Sociedad Colombiana de Pediatría
Atte.: revista Crianza & Salud

Muchas gracias por todas las recomendaciones e información que suministran a las familias a través de la revista Crianza & Salud.
En estos tiempos tan difíciles donde las familias se ven obligadas a dejar a sus hijos con otras personas o a llevarlos a la escuela desde temprana edad, quisiera saber: ¿qué podemos hacer para que nuestros hijos se defiendan de los abusadores?

Muchas gracias por la atención,
Liliana Sofía Márquez Lineros


Rta./ Es importante que el niño conozca el problema. Hay que hablarle con claridad. A los niños se les debe advertir que hay personas malintencionadas que pueden tratar de tocar sus partes íntimas. Y es clave recalcarles que algunas de esas personas pueden ser desconocidas, pero que, muchas veces, puede ser alguien también de la familia. En cualquier caso, a los niños y niñas se les debe enseñar que deben gritar: “¡No me toque!”, y correr a contárselo, ya sea a alguno de sus padres (pues el abusador puede ser incluso uno de ellos), o a quien les tengan más confianza para que les ayude, y que tengan en cuenta que, si alguien les pide que no le cuenten a nadie o los amenazan con hacerle daño a un miembro de su familia si lo delatan, esta es una señal clarísima de que deben contarlo. No hay que alarmarlos, solo advertirles.

Cabe destacar, que es importante no dejar a los niños solos, asegurarse de que quienes los acompañan o cuidan sean personas honestas y correctas en las que se puede confiar, y mantenerse siempre vigilantes para detectar si hay cambios en su conducta o personalidad.

También es necesario explicarles que los abusadores les piden a los niños mantener el secreto, que esos secretos no son convenientes y que no deben aceptar regalos de un adulto o extraños a escondidas. El abusador generalmente se acerca al niño dándole regalos y, posteriormente, lo convence de que la relación abusiva es un secreto entre ellos y que debe evitar decírselo a sus familiares o cuidadores. Por ello, es fundamental hacer estas recomendaciones, tanto en la familia como en el hogar infantil, de una manera explícita y clara a los niños, con el fin de prevenir así un abuso.

El niño aprende el respeto por su cuerpo en la casa. Una forma equivocada común que tienen algunos padres de obstruir que sus hijos aprendan el respeto por su cuerpo es pegándoles o agrediéndolos de cualquier forma. Cuando un padre golpea a su hijo, así sea con una palmada, irrespeta el cuerpo del niño, le enseña que está permitido violentarlo, limita su autoestima y le enseña que ese cuerpo puede ser usado y agredido por otros. Cuando el niño aprende la importancia de su propio cuerpo, en ese momento se inicia el respeto por el cuerpo de los demás.

*Basada en la fuente: Leal Quevedo, en Plata Rueda. Preguntas de madres y padres. 6a ed. Editorial Médica Panamericana.