¿Qué hacer cuando el niño tiene amigos imaginarios?

preescolares
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Estos hacen parte del desarrollo normal. Suele ocurrir hasta en el 30% de los niños. Es usual que se presenten en hijos mayores o únicos. Promueven el desarrollo cognitivo de los niños y esta ocurrencia debe respetarse. No hay que exagerar y convertirlos en amigos imaginarios de toda la familia, pero es vital que se eviten comentarios o chistes al respecto. Usualmente los niños los mantienen privados, lo cual es normal. Suele ocurrir entre los dos y los siete años coincidiendo con la etapa de desarrollo del juego simbólico. Estos seres imaginarios son la manera en que un pequeño explora la realidad; además, le ayudan a resolver dilemas.

Contrario a lo que muchos padres piensan, la soledad o el aislamiento de un niño no es una razón exclusiva para inventar compañías; tampoco significa que el niño esté destinado a la soledad. Al contrario: le gusta socializar y cuando no hay nadie disponible en la vida real, simplemente se lo inventa. Algunos estudios demuestran que quienes lo tienen muestran mayor habilidad que sus pares para observar las cosas desde la perspectiva de otros; incluso, logran puntajes más altos en las pruebas de lenguaje, juegan mejor y sus amistades son más numerosas.

Los padres pueden involucrarse en el juego de su hijo y aceptar la existencia de ese amigo fantasioso. Esto favorece la imaginación del menor y, de una u otra forma, lo mantiene conectado con la realidad. Si le hacen preguntas sobre ese compañero de juego, le dan a entender que su acompañante está bajo control. Saben que éste es parte de su imaginación.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×