Puericultura gestacional

La puericultura gestacional corresponde a la que tradicionalmente se ha llamado prenatal.  Su propósito es que el período comprendido entre la concepción y el parto transcurra en forma adecuada para la familia que ya ha concebido un hijo. Las acciones propias de esta actividad puericultora deben estar en consonancia con los cambios propios de la nueva etapa familiar y se desarrollan en la consulta prenatal y en el ambiente social inmediato. Una de las variantes modernas es el uso de mensajes puericultores a las familias gestantes por medio de la telefonía celular.

Cambios orgánicos durante la gestación:

La gestación es una etapa con numerosos cambios que de no ser bien entendidos podrían generar dificultades de adaptación. Se mencionan a continuación algunos cambios, con el fin de que se pueda actuar oportunamente para prevenir y aliviar algunas de las molestias derivadas de ellos:

  • Mareos, náuseas y vómitos en las primeras semanas
  • Cambios hormonales que explican el aumento del sueño, el desánimo y la constipación. Esta última, por disminución de los movimientos intestinales
  • Cambios de la apariencia física por aumento de peso
  • Aumento de la frecuencia de las micciones por la presión mecánica del útero
  • Aumento de las molestias si se tiene enfermedad por hemorroides inflamadas
  • Cambios en la piel, especialmente en la cara, las areolas y abdomen
  • Cambios en el tamaño y conformación de las mamas como preparación para la lactancia
  • Calambres en las extremidades inferiores, que ocurren más frecuentemente en la noche y al empezar el día
  • Hinchazón de los miembros inferiores, también por cambios hormonales y por la presión del útero aumentado de tamaño
  • Aparición de várices por debajo del ombligo (vulva y extremidades) en madres predispuestas a aumento de aquellas que ya existían
  • La mayoría de las molestias que aparecen a partir de estos cambios no representan ningún peligro y suelen desaparecer en el transcurso de la gestación o luego del parto
  • Algunas recomendaciones útiles durante la gestación son:
  • Para las náuseas y vómitos: ingerir pan tostado y gelatina al levantarse. Hacer seis comidas fragmentadas en el día, así como evitar comidas grasas y olores desagradables.
  • Para la constipación: la dieta debe ser con escaso condimento y alto contenido de fibra
  • Para la hinchazón de las extremidades inferiores, los calambres y las várices: se debe recurrir a la orientación profesional, en la consulta prenatal, sobre posturas y ejercicios.

Miryam Bastidas Acevedo
Pediatra puericultora