Publirreportaje – Puntos clave de la Alimentación Complementaria

La alimentación complementaria (AC) es el  proceso que comienza cuando la leche materna (LM) por sí sola ya no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales del niño y por lo tanto, requiere del consumo de otros alimentos y líquidos diferentes(OMS 2014) La  AC es un proceso complejo,  ya  que constituye  un conjunto de oportunidades para el  niño,   que le permite  construir las bases de lo que serán sus hábitos alimentarios futuros, desarrollar  su máximo potencial genético de crecimiento y adicionalmente es  esencial para su  desarrollo psicoemocional.

La edad ideal recomendada para la introducción de la AC en  lactantes sanos a termino  es a los 6 meses de edad, pero  el momento de introducción  se debe determinar de forma individual, teniendo en cuenta que puede ser  entre las 17 y 26 semanas de edad, no antes de esta edad, pero tampoco después. La elección del momento adecuado para sul inicio  tendrá que determinarse por las necesidades nutricionales individuales, la evaluación de la madurez  neurológica del niño y el interés por la comida. La introducción temprana o tardía de los alimentos complementarios se ha asociado con riesgos para la salud. Estos efectos a corto plazo están relacionados con la  velocidad de crecimiento e infecciones y a largo plazo con obesidad, enfermedad cardiovascular, autoinmunidad (Enfermedad Celiaca y Diabetes Tipo 1) y trastornos atópicos. Se  recomienda continuar amamantando junto con la introducción de la AC.

Tipo de alimentos La alimentación complementaria debe iniciarse con la introducción progresiva y gradual  de una dieta variada con diversos alimentos fundamentales, con diferentes sabores, texturas,  y colores, como frutas y verduras amarillas y verdes; carnes rojas, pescado, pollo o vísceras; cereales;   leguminosas  (frijol,  lenteja, garbanzo); huevo y derivados lácteos como queso o yogurt. Debe evitarse la introducción de leche entera sin modificar antes del año de edad. Para la  recomendación del momento y la secuencia de introducción de cada uno de los  alimentos complementarios específicos deben tener en cuenta las necesidades nutricionales especificas individuales del niño, las  tradiciones culturales, la disponibilidad de alimentos y los patrones de alimentación familiar..  No debe adicionarse sal o azúcar a las preparaciones y se deben evitar jugos de fruta o bebidas dulces.

Consistencia: La edad de introducción de alimentos sólidos es importantes desde el punto de vista nutricional y del desarrollo Inicialmente los alimentos se ofrecen en preparaciones como, compotas o papillas y licuados gruesos y se va incrementando su textura de forma progresiva a purés, alimentos macerados o triturados, molidos, picados y en trocitos. Debe recordarse que el periodo crítico de aprendizaje de  la masticación se encuentra  entre los 6 y 9 meses de edad y de no enfrentar al bebé al reto de masticar durante este periodo, es posible que se cierre esta ventana de oportunidad y con ello, la construcción de ciertos hábitos relacionados con la masticación y puede afectar la aceptación de ciertos alimentos tanto en la infancia como en la vida tardía, tales como adquirir el gusto por diversos sabores y texturas. A partir del año de edad el niño debe participar de la alimentación familiar..

En relación con la introducción de AC y riesgo de alergia,  los últimos años se ha descrito como existe una ventana inmunológica aproximadamente entre los 4 y los 7 meses de vida,  que brinda la oportunidad de introducir alimentos potencialmente alergénicos con menor riesgo de sensibilización y alergia (Agostini C, 2008) Así que los alimentos potencialmente alergénicos pueden ser introducidos cuando la AC se inicia (entre las 17 a 26 semanas de edad), pero sí se hace la introducción mas tempranamente (antes de los 4 meses) de alimentos alergénicos como por ej.: huevo, pescado, maní,etc,  aumenta el riesgo de reacciones alérgicas, pero retrasar su introducción mas allá de los 11 meses no reduce el riesgo e incluso podría incrementarlo.  El gluten puede ser introducido entre los 4 y los 12 meses de edad. El consumo de grandes cantidades de gluten debe evitarse durante las primeras semanas después de la introducción de gluten y también durante la infancia.

Siempre se debe recordar que desde el nacimiento hasta los 5 años de edad es un periodo de crecimiento y desarrollo crítico, durante el cual los niños pequeños son susceptibles a  deficiencias  y excesos  de calorías y nutrientes  que representan un importante riesgo nutricional, y es precisamente el periodo entre  los 6 y 24 meses que se da la AC con cambios  trascendentales en la dieta, con exposición  a nuevos alimentos, sabores, texturas  y experiencias de alimentación.

Por lo anterior es de vital importancia tener conocimiento claro y preciso de los principios básicos de la AC, en términos de edad de introducción, tipos de alimentos a ofrecer en variedad, contenido de nutrientes y consistencias adecuadas,  para de esta forma dar una orientación clara y precisa a los padres y cuidadores del niño y lograr así una AC exitosa.