Publireportaje – Cuidado de la piel del bebé

Mamá: recuerda que la piel de tu bebé está en proceso de regular muchas de sus funciones incluyendo la temperatura. Todo porque:

  • La piel es un órgano complejo y dinámico que realiza varias funciones vitales; la piel en los bebés es más frágil, más susceptible a las infecciones y tiene un alto riesgo de pérdida de calor.
  • La piel presenta un constante cambio desde el nacimiento, pues debe adaptarse a las condiciones ambientales secas, diferentes de las que le ofrecía el vientre materno.
  • Los bebés presentan muchas capacidades importantes, emocionales y no emocionales. Están en capacidad de interactuar con el medio, es por esto que balbucean, sonríen y  experimentan nuevas experiencias importantes para su desarrollo cerebral, por ejemplo con los sonidos, los cambios de la temperatura y el contacto.
  • Los estímulos ambientales ejercen una influencia directa y permanente sobre la estructura y la función del cerebro infantil.
  • Cada cosa que el niño toca, ve, escucha, siente y degusta se traduce en actividad eléctrica en su cerebro que promueve las sinapsis o conexiones entre sus células. Por ello debemos proporcionar  una atención adecuada a la piel del bebé.

Es por esto que su hidratación es muy importante

  • La hidratación de la piel disminuye rápidamente en el primer día de vida y luego aumenta gradualmente durante las primeras 2 semanas, esto hace a la  piel del recién nacido,  más seca que la piel de los bebés de más edad. Estos cambios en la hidratación y la fijación del agua indican que la piel se está adaptando al nuevo ambiente

banner_2

El clima y sus emociones le aumentan su sudoración

  • El sudor puede ser estimulado por un aumento de la temperatura ambiental, lo cual genera activación térmica de la sudoración, manifestada principalmente en la frente,  también se puede dar por las emociones como el miedo, el dolor y ansiedad, provocando otro tipo de sudoración que es denominado sudoración emocional o mental la cual se da principalmente en manos y pies.
  • Es conocido por los pediatras como las incomodidades generadas por la sofocación por calor en los bebés, aumentan el llanto e irritabilidad, generando  trastornos del sueño con sus consecuencias en el  desarrollo  y es causa frecuente de llamadas al pediatra, consultas y angustias de los padres.

No olvide estos consejos

  • El baño es importante para refrescar al bebé y darle tranquilidad, evitar la irritación de la piel,  de los ojos y disminuir con ello su predisposición a infecciones de la piel y enfermedades. Se recomienda usar  productos con pH similar a la piel del bebé.
  • Dado que los factores ambientales tales como la humedad y la temperatura pueden afectar a la piel, se recomienda  la utilización de un emoliente que se debe adaptar de acuerdo con la ubicación geográfica y el clima. Emolientes pueden ser necesarios también en  climas fríos que se deben aplicar en una capa delgada.
  • Vestir al bebé con ropa adecuada y suave
  • Mantener al bebé en ambientes frescos y a la sombra

 

Javier Torres Muñoz

Pediatra Neonatólogo

cambio