Pubertad precoz: ¿qué es y cómo tratarla?

La pubertad es el momento de la vida del ser humano en el que el niño o niña se vuelve sexualmente maduro y, con ello, se dan cambios físicos en sus cuerpos que los afectan de manera diferente. Es un proceso que, generalmente, ocurre entre las edades de 10 y 14 años para las niñas y 12 y 16 años para los niños. Pero ¿qué pasa cuando estos cambios se dan antes del tiempo considerado como normal?

Según el endocrinólogo pediatra Juan Pablo Llano Linares, la pubertad precoz es “todo inicio de cambios de pubertad, es decir, de caracteres sexuales secundarios en un niño o niña, que sean antes de lo que se considera como normal en los tiempos promedio de la edad de inicio de esta, esto es, hacia los 10 años y medio en las niñas y 11 años y medio en los niños; no obstante, hay unos límites inferiores de lo normal, que son 8 años para las niñas y 9 para los niños. Es decir, que todo inicio de cambios de pubertad que empiece antes de esa edad se considera pubertad precoz”.

 

A qué síntomas estar atentos

Para el especialista, “los síntomas dependen del sexo: en las niñas, el signo característico es el inicio o aparición del botón o glándula mamarios y otros cambios como la sudoración, el vello púbico o el acné que, si bien no son necesariamente cambios de pubertad, sí deben ser considerados en esta edad (8-9) como anormales. También van acompañados de cambios en el estado de ánimo o temperamento y de crecimiento rápido en la estatura”.

Entre tanto, en lo que se refiere a los niños, el endocrinólogo destaca que esto se da de manera diferente porque “el inicio de la pubertad se caracteriza por el aumento del volumen testicular, con lo cual, es en el examen físico que se detecta la pubertad precoz, porque cuando ya se presentan las transformaciones evidentes en el aspecto físico, como el cambio de voz o la aparición de vello facial, ya ha pasado un mayor tiempo (por lo menos 1 año del inicio de la pubertad) a diferencia de las niñas, en las cuales los cambios se presentan de inmediato apenas es el comienzo de esta”.

 

¿Qué la puede causar?

Para hablar de las posibles causas de esta condición es importante conocer que existen dos tipos de pubertad precoz:

  • Pubertad precoz central (dependiente de las gonadotropinas): es la más común y afecta a más niñas que niños. Se desencadena por la secreción prematura de gonadotropinas del cerebro. Las gonadotropinas son hormonas responsables de estimular las gónadas (ovarios y testículos) para producir hormonas sexuales, las que, a su vez, causan el desarrollo y la maduración sexual.

Al respecto, el especialista indica que las causas para la pubertad precoz central, en su mayoría, son idiopáticas, es decir, que son desconocidas. “Entre lo idiopático se puede considerar que hay muchas de las causas que son ambientales o genéticas y que, por tal razón, no se pueden establecer como un factor causal directo”. De las centrales, el otro grupo son las orgánicas, “que son ocasionadas por alguna enfermedad, síndrome, o alteraciones como tumores que pueden estar produciendo una activación de la pubertad”, agrega.

 

  • Pubertadprecoz periférica (independiente de las gonadotropinas):no se desencadena por la liberación temprana de hormonas de gonadotropina en el cerebro, sino por la producción de andrógenos y estrógenos directamente bajo otro estímulo. Como posible causa para esta, dice el Dr. Juan Pablo, está la exposición externa a hormonas sexuales, como, por ejemplo, por el uso de cremas que contengan estrógenos, así como por químicos presentes en perfumes, en el aceite de lavanda y el aceite de árbol de té, que son estímulos ambientales que hacen que el inicio de la pubertad se dé de manera temprana.

De hecho, un artículo publicado en 2018 por la Sociedad Americanade Endocrinología (ES, por su sigla en inglés), revela que “un nuevo estudio brinda más evidencia de un posible vínculo entre el crecimiento anormalde los senos en los niños pequeños, llamado ginecomastia prepuberal, y la exposición regular al aceite de lavanda o de árbol de té, al descubrir que los químicos clave en estos aceites comunes derivados de plantas actúan como productos químicos disruptores endocrinos”.

Estos aceites son muy populares como alternativas para el tratamiento médico, la higiene personal y los productos de limpieza. Y es un temade atención si se tiene en cuenta que dichos aceites están presentes en muchos productos de consumo, tales como jabones, lociones, champús, productos para el cabello, perfumes y detergentes para la ropa. Si bien la ES considera que estos aceites esenciales son seguros, sí destaca que “deben usarse con precaución”, ya que los químicos disruptores endocrinos interfieren con las hormonas y sus acciones en el cuerpo.

Muchos niños y adolescentes están utilizando productos de belleza que contienen químicos que imitan las hormonas, afectando las propias. Tal es el caso, por ejemplo, de los ftalatos. ElInforme sobre la exposición humana a sustancias químicas ambientales(2009), desarrollado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), revela una creciente exposición a los ftalatos en el uso de productos cosméticos y de higiene personal por parte de los niños, lo cual se vincula con una posible causa del aumento de pubertad temprana entre los niños de edad escolar.

El medio ambiente y la alimentación tienen un rol muy importante en el inicio temprano de la pubertad; factores como la obesidad, la exposición a sustancias en el ambiente, pesticidas, algunos alimentos, entre otros, son sus desencadenantes. Pero, el Dr. Juan Pablo destaca algo importante, y es que el ambiente en exposición externa va a precipitar el tiempo de inicio de la pubertad, pero esto no significa que sea lo normal. Es decir, “la gente tiende a confundir los conceptos, dicen: `es normal que las niñas hoy en día se desarrollen a los ocho años’, y esto no es cierto, la normalidad sigue siendo la misma: las niñas deben empezar la pubertad a los 10 años y medio y desarrollarse a los 12 años y medio, lo que pasa es que si se está expuesta a un desencadenante, como por ejemplo la obesidad, lo que va a terminar pasando es que esto favorecerá que los cambios de pubertad empiecen mucho más temprano”, agrega.

 

¿Qué riesgos representa para la salud?

El problema principal de la pubertad precoz se divide en 3 aspectos, según indica el especialista:

  1. Da un mayor riesgo de talla baja:el problema que esto conlleva es que, si a alguien se le acorta su tiempo de crecimiento y tiene un desarrollo más temprano, terminará más temprano de crecer, con lo cual su estatura se verá afectada.

 

  1. Se presentan situaciones de salud correlacionadas con ella:por ejemplo, un niño o niña que tenga pubertad precoz tendrá un mayor riesgo de enfermedades metabólicas, las niñas de alteraciones ginecológicas, como ovarios poliquísticos, quistes ováricos o endometriosis, entre otras.

 

  1. Se afecta el aspecto psicosocial:los niños con desarrollos tempranos tendrán un riesgo social mayor relacionado con embarazos adolescentes, deserción escolar, conflictos con sus pares y en el colegio.

 

Otros riesgos

La pubertad es una etapa de transición entre la infancia y la vida adulta, y es, a su vez, un período en el que se definen muchos aspectos de la personalidad. Además de los cambios físicos, se dan cambios emocionales con un sinnúmero de inquietudes vinculadas al hecho de que ya no se sienten niños, pero tampoco son adultos.

“Los niños con pubertad temprana experimentan una paradoja en la que parecen mayores y son tratados como tales por sus pares y adultos, pero cognitiva y socialmente carecen de las habilidades necesarias para cumplir con las expectativas de la edad que parecen tener. Esta discordancia puede provocar angustia y perpetuar los síntomas depresivos”, así lo indica el estudio Cuando la orientación basada en la edad no es suficiente: el problema de la pubertad precoz, publicado en la revista Pediatrics(2018).

 

  • Pubertad precoz y depresión:

La bióloga americana Kirsten Weir, especializada en Periodismo sobre Ciencia, Salud, Psicología y Medio Ambiente, y escritora de la revista Monitor on Psychologyde la Asociación Americana de Psicología, en su artículo Los riesgos de una pubertad más temprana, indica que “un estudio encontró que los niños que llegan a la pubertad antes que sus pares tienen más probabilidades de tener problemas de salud mental”. Y es que, según aclara, “esta transformación temprana parece ser particularmente tensa y en un grado especial para las niñas, ya que estas tienen un mayor riesgo de desarrollar ciertos problemas psicosociales, entre los que se encuentran la depresión, el uso de sustancias y una conducta sexual temprana”.

Al respecto, el Dr. Juan Pablo aclara que, si bien “la pubertad precoz no necesariamente va relacionada con la depresión, los niños sí experimentan mayores conflictos y dificultades con sus pares y a nivel escolar, pues se enfrentan a una adolescencia en un momento en donde el cerebro no está preparado para estos cambios porque es muy inmaduro”.

 

  • Pubertad precoz y ansiedad:

Los niños que experimentan una pubertad temprana pueden también tener un mayor riesgo de sufrir de ansiedad por no estar preparados para los cambios que tienen a nivel corporal.

Su ansiedad se puede manifestar de varias formas: no queriendo ir al colegio, presentando un nerviosismo mayor a lo normal, manifestando malestar estomacal y dolores corporales, se muestra distraído o tiene dificultades para dormir. Si estos síntomas están afectando su vida diaria y desempeño escolar y social es importante que tengan una evaluación profesional.

 

Tratamiento

La forma de tratar la pubertad de inicio temprano depende de la razón subyacente, es un problema que requiere un enfoque integral. Al niño se le debe evaluar a nivel emocional y físico, y darle el acompañamiento y ayuda especializados en el caso de presentar conflictos psicosociales.

Al respecto, el Dr. Juan Pablo indica que “el tratamiento va enfocado inicialmente en detectar la causa y poder tratarla enfocada a su origen, por ejemplo, si se descubre que el inicio de la pubertad está relacionado con la obesidad, lo primero que hay que manejar es el tema del peso, o si es por una exposición ambiental, entonces quitarla para poder mejorar el desenlace. Sin embargo, si esto no es suficiente, existen tratamientos farmacológicos, muy seguros y efectivos, que bloquean la activación de la pubertad durante una etapa transitoria”.

 

¿Se puede prevenir?

Sí. Según el especialista, la pubertad precoz se puede prevenir con buenos hábitos de nutrición, evitando las exposiciones externas, como por ejemplo los productos que contienen aceite de lavanda y árbol de té, y disminuyendo el consumo de soya. Igualmente, es fundamental que los niños realicen una actividad física regular para prevenir el sobrepeso, pues esta siempre va a tener un gran impacto en el alargamiento de los tiempos de desarrollo.

 

Por: Lina María Martínez Fonseca
Coordinadora editorial
de la revista Crianza & Salud
Con la colaboración de
Juan Pablo Llano Linares
Endocrinólogo pediatra
Laboratorio de Investigación Hormonal
Asociación Médica de los Andes