Primeros años – El desarrollo normal del lenguaje

El lenguaje se aprende en la niñez de manera natural en la vida cotidiana, en la relación con las personas y en la comunicación establecida durante las actividades diarias en el entorno cultural, lo cual quiere decir que constituyen factores fundamentales para su adecuado desarrollo la clase de apego que se establece con los adultos cuidadores, así como el reconocimiento que se haga de ellos como interlocutores válidos, de tal modo que puedan expresar deseos y sentimientos, participar en conversaciones, opinar, comprender y pensar, aun desde antes de aprender a hablar.

Cuatro aprendizajes debe hacer un niño o niña para desarrollar un buen lenguaje:

  1. Aprender a comunicarse y a usar el lenguaje según el contexto social y según el interlocutor, así como aprender a conversar. Los hitos de este aprendizaje son:
    • Al año de edad establece contacto visual y hace turnos en diálogos con jerga o con palabras. Además, se comunica gestual-verbalmente para pedir atención, acciones y objetos, así como nombrar, saludar, rechazar y protestar.
    • A los tres años de edad sostiene una conversación sencilla y progresa en el escuchar, iniciar, mantener, ampliar, reparar y finalizar la conversación. Suele hacer muchas preguntas
    • A los cinco años de edad sabe usar las reglas dialógicas y se comunica eficientemente en contextos sociales diferentes a los de la familia.
  2. Aprender a discriminar, producir y combinar los sonidos de su lengua materna o sea aprender a pronunciar los fonemas. Los hitos de este aprendizaje son:
    • Al año de edad tienen jerga e inicia el uso de palabras con reducciones o repeticiones de sílabas, como eta/galleta
    • A los tres años de edad personas ajenas a la familia entienden lo que dice aunque no pronuncie todos los fonemas
    • A los cinco años de edad pronuncia correctamente los fonemas y sus combinaciones en sílabas.
  3. Aprender que las palabras tienen significados, que representan objetos, acciones y relaciones y que pueden combinarse en enunciados para formar significados más complejos. Los hitos de este aprendizaje son:
    • Al año de edad empieza a dar un nombre a las cosas, personas y eventos
    • A los tres años de edad su vocabulario es amplio, referido a su entorno, a sentimientos o para la interacción social. Se dan múltiples relaciones de significado: negación, demanda, localización, pertenencia, etcétera
    • A los cinco años de edad comprende enunciados complejos, con contenidos cognitivos abundantes (formas, usos, conceptos, calificativos). Se reflexiona sobre el propio lenguaje: se pueden hacer chistes con palabras
  4. Aprender las reglas de combinación de las palabras para formar frases y oraciones con significado, o sea la sintaxis y la gramática. Los hitos de este aprendizaje son:
    • Al año de edad empiezan las palabras. A los dieciocho meses usa palabras con significado de frases
    • A los tres años de edad hace frases completas con una sintaxis básica: artículos, nombres, verbos, conectivos
    • A los cinco años de edad maneja la mayoría de las reglas gramaticales que continuarán afinándose y sus frases son largas Además de las conductas esperadas para la edad del niño o la niña, se deben considerar sus condiciones de vida (quién lo cuida, si asiste o no al jardín, dónde vive…) sus antecedentes de salud y la evolución de otros aspectos de su desarrollo como el motor, el social y el emocional. Allí podemos encontrar guías anticipatorias que orientan sobre la situación y las conductas a seguir: ajustar el entorno o consultar a un profesional.

Olga Liliana Suárez Díaz
Fonoaudióloga
Especialista en Comunicación Organizacional