Prevención de accidentes en casa

Por: Ángela María Giraldo Mejía
Pediatra puericultora
Clínica Comfamiliar, UTP (Pereira), y
María Fernanda Arenas
Ángela Patricia López Velásquez
Gustavo Rodríguez Alzate
Residentes II de Pediatría
Universidad Tecnológica de Pereira (UTP)

Llegó un nuevo estilo de vida, se ha cambiado la manera de vivir y compartir, y los espacios cerrados pasaron a ser los protagonistas de la vida diaria, siendo allí donde pasan la mayoría de los niños el tiempo, lo que hace que el hogar sea un sitio importante de accidentes.

En cada etapa de la vida los niños desarrollan habilidades para realizar las actividades propias de su edad, condiciones que corresponden a momentos del desarrollo y facilitan aprendizajes necesarios para el resto de sus vidas.

Las edades del desarrollo se dividen así: lactantes (hasta los 2 años), preescolares (de 2 a 6 años), escolares (de 6 a 12 años), y adolescentes (mayores de 12 años). En cada etapa del desarrollo existen diferentes características, así por ejemplo: los lactantes son torpes en sus movimientos y fácilmente sufren caídas, pues están conociendo el mundo y el explorar forma parte de su crecimiento. Los preescolares, entre tanto, son excesivamente activos, todo el tiempo se están moviendo, buscando nuevas experiencias. Los escolares, por su parte, son curiosos, quieren averiguar todo a su alrededor. Y, finalmente, los adolescentes, se caracterizan por ser arriesgados; las situaciones extremas y desafiantes son su prioridad en la mayoría de los casos.

Quienes responden por su cuidado deben asumir acciones para prevenir la posibilidad de presentar accidentes, para ello, deben analizar el espacio donde viven, con el fin de hacer esta intervención lo más oportuna posible.

En el mundo, aproximadamente 2.000 niños mueren cada día debido a lesiones prevenibles no intencionales, mal llamadas accidentes, entendiéndose estos, en definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “como un acontecimiento fortuito, generalmente dañino, independientemente de la voluntad humana, que se manifiesta por la aparición de lesiones orgánicas o trastornos mentales”. Millones de niños que sufren accidentes presentan secuelas para toda su vida.

Por tal razón, es fundamental tener presente que cada etapa de la vida tiene unos riesgos inherentes para los niños y adolescentes, secundarios a las actividades que realizan, debido a su necesidad de explorar y conocer el mundo.

Cada una de estas edades requiere de un cuidado especial, con mayor atención a los niños más pequeños, dada su poca autonomía y el nulo concepto del peligro; con el paso de los años los niños, y luego los adolescentes, se hacen más conscientes de los riesgos y podría ser un poco más fácil la prevención, ligada a la comunicación asertiva por parte de los cuidadores, que genera un ambiente de confianza entre ellos para prevenir accidentes dentro del hogar.

El hogar, en lo posible, debe adaptarse al niño y no hacer que el niño se adapte a este en su totalidad, todo con el fin de evitar accidentes caseros que representan una carga muy importante de consultas al servicio de urgencias, lo que, además, va en aumento ahora que los niños permanecen más en sus casas. Entre los accidentes que más generan lesiones o muertes en los niños están las caídas, quemaduras, intoxicaciones y ahogamientos.

Algunas medidas de prevención según la edad

  • Menores de 6 meses:
    • Deben dormir siempre boca arriba.
    • Evite poner juguetes, peluches, almohadas y cobijas sueltas en su cuna.
    • La superficie del colchón debe ser firme.
    • Mantenga la cuna con las barandas arriba, si el bebé está en la cama sin barandas, no debe descuidarlo nunca, pues podría voltearse y caer al suelo.
    • No deje un niño a cargo de otros niños.
    • Si tiene acceso a la piscina, esta debe tener una reja de seguridad y un seguro para la puerta de entrada.
    • Evite ponerle cintas, cadenas en el cuello o manillas, pues puede sofocarse con estos objetos.
    • Compruebe siempre la temperatura del agua utilizada para el baño.
    • Nunca deje un niño solo, ni cerca de mascotas que puedan hacerle daño; estas pueden ser amigables, pero los bebés no conocen los límites con ellas.
    • Los bebés nunca deben estar en la cocina.
  • De 6 a 12 meses:
    • Proteja las escaleras con barreras o rejas y manténgalas aseguradas.
    • La cuna debe ser adecuada para su edad, pues ya empiezan a pararse y pueden caerse.
    • Proteja el paso a ventanas y miradores; debe mantenerlas cerradas y evitar colocar muebles debajo de ellas que les permitan a los niños acceder a estas.
    • Evite las superficies resbaladizas o alfombras que favorezcan las caídas.
    • Instale en las puertas protectores para evitar cierres bruscos.
    • No deje nunca al niño solo en la bañera o ducha.
    • A esta edad no debe estar nunca en la cocina.
    • No le dé juguetes pequeños, estos deben ser, por lo menos, mayores de 5 cm para evitar ahogamientos.
    • No le ofrezca frutos secos enteros.
    • No utilice globos o bombas recreativas.
    • Mantenga las sustancias potencialmente tóxicas (químicos, detergentes, venenos) en lugares altos, con tapa de seguridad y en sus envases originales, nunca los reenvase en contenedores de bebidas o alimentos.
    • Instale protección para los enchufes y circuitos eléctricos.
    • No utilice nunca el caminador, pues constituye una de las causas más frecuentes de trauma por caídas o golpes.
    • Asegure los muebles, estanterías y televisores que puedan caerse y atrapar al niño.
  • De 1 a 3 años:
    • Desde esta edad se les debe enseñar a los niños a protegerse y explicarles los peligros.
    • Las escaleras son extremadamente peligrosas. Por lo tanto, es importante que le ponga protección o una reja, además de enseñarle a su niño a subirlas y bajarlas de manera segura.
    • Ajuste muy bien los televisores o equipos de sonido ubicados encima de las mesas para evitar que se vengan encima de los niños.
    • Use protectores o, en su defecto, evite tener en casa mesas o sillas con puntas que puedan herir a su niño.
    • Evite tener al alcance de los niños elementos pesados con los que se puedan golpear al intentar alcanzarlos.
    • Instale barreras para evitar el paso a miradores o ventanas.
    • No deje los medicamentos al alcance de su niño, pues todo se lo lleva a la boca.
    • No le permita el ingreso a la cocina.
    • Instale barreras en la piscina para impedir su fácil acceso. Además, siempre debe estar acompañado cuando esté en ella.
    • Ponga las monedas, pilas, botones y tapas fuera de su alcance.
  • De 3 a 6 años:
    • Muéstrele y explíquele a su niño los diferentes peligros en las terrazas, ascensores, escaleras y piscinas.
    • Nunca diga que los medicamentos son golosinas, pues querrán ingerirlos.
    • Nunca deje solo a su niño en el momento del baño.
    • Extreme las medidas de precaución en los lugares que pueden significar más riesgos, como la cocina y el garaje. Préstele especial atención a la puerta de la entrada y salida de vehículos, así como a las herramientas y productos tóxicos.
    • Evite la apertura fácil de las puertas de la casa o gavetas.
    • No le permita jugar con elementos punzantes o cortantes.
    • Trate de evitar que ría, llore o hable mientras los alimentos permanezcan en su boca.
    • No le permita jugar con bolsas plásticas y, cuando lo haga con globos o bombas, siempre esté alerta, pues pueden causarle ahogamiento.
  • De 7 a 12 años:
    • Evite los juegos violentos o riñas.
    • Enséñele a tener cuidado con la electricidad, el fuego y el gas.
    • Es importante que a esta edad sepa nadar si tienen piscina en su casa o condominio.
    • Ensénele a amar y respetar los animales para evitar lesiones por sus mascotas, pues estas lo pueden morder, arañar, u ocasionarle otras lesiones severas.
  • Mayores de 12 años:
    • Enséñele a tomar decisiones adecuadas y a resistir a la presión de grupo, que podrían llevarlo a actuaciones irresponsables.
    • No deje mangos de sartenes que sobresalgan de la estufa y ponga siempre los líquidos en la hornilla de atrás para evitar derramamientos fáciles.
    • Vista a su niño con ropa y calzado adecuados.
    • Tenga cuidado con el riesgo de quemaduras producidas por el fuego.

Es de resaltar siempre, que la prevención es el pilar para evitar miles de accidentes que ocurren diariamente en los hogares, la solución está en las manos de los padres y cuidadores, por ello, deben estar atentos en todo momento a las acciones que desarrollan los niños, tenerlos ocupados en actividades que puedan llamarles su atención (generalmente lúdicas), y así evitar aquellas que puedan ponerlos en peligro.

Hay que generarles confianza, expresarles la importancia de prevenir los accidentes, para así evitar angustias posteriores, pues con un accidente se pueden llegar a presentar secuelas que permanecerán toda la vida. Lo más importante es no olvidar que los niños siempre aprenden más de lo que ven que de lo que les decimos, así que se debe propender por el gozo de un desarrollo adecuado, en un entorno lleno de amor para que los niños y adolescentes puedan desarrollarse y ser felices en un ambiente seguro.

Referencias

  1. CDC. CDC Childhood Injury Report | Child Safety and Injury Prevention| CDC.

Injury Center [Internet]. Cdc.gov. 2019 [cited 13 October 2019]. Available from: https://www.cdc.gov/safechild/child_injury_data.html

  1. Save the children. Cada día dos niños o niñas mueren víctimas de un accidente prevenible | Save the Children [Internet]. Savethechildren.org.co. 2016 [cited 13 October 2019]. Available from: https://www.savethechildren.org.co/articulo/cada-d%C3%ADa-dos-ni%C3%B1os-o-ni%C3%B1as-mueren-v%C3%ADctimas-de-un-accidente-prevenible
  2. OMS. Reducción de la mortalidad en la niñez [Internet]. Who.int. 2019 [cited 13 October 2019]. Available from: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/children-reducing-mortality
  3. Sevilla E, Ramos-Escobedo A, Franco-Ordaz A. Percepción de riesgo sobre lesiones no intencionales en niños y niñas. México. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud. 2019;17(2):1-22.
  4. Kliegman R, Marcdante K. Nelson Essentials of Pediatrics. 20th ed. Elsevier.
  5. CRUZ ROJA – Prevención de accidentes y primeros auxilios para niños y niñas [Internet]. App Store. 2019 [cited 13 October 2019]. Available from: https://apps.apple.com/es/app/cruz-roja-prevenci%C3%B3n-accidentes-y-primeros-auxilios/id1032660603
  6. Esparza MJ, Mintegi S, Benítez MT. Guía para padres sobre la prevención de lesiones no intencionadas en la edad infantil. 2016. Asociación Española de Pediatría.
  7. Singh Chuy L, Espinosa Abreu M, Aties Savon M, García Aucio Y. Accidentes o lesiones no intencionales en la infancia. Rev Inf Cient. [Internet]. 2016 [citado 2019 Oct 13];95(6):[aprox. 9 p.]. Disponible en: http://www.revinfcientifica.sld.cu/index.php/ric/article/view/61