Peligros del Humo “de Segunda Mano”

Peligros del Humo “de Segunda Mano”

Aunque usted no fume, respirar el humo de alguien que está fumando también puede ser mortal.

Cada año, el humo de segunda mano causa en los Estados Unidos cerca de 3.000 muertes por cáncer de los pulmones y miles de muertes por enfermedades cardíacas en adultos no fumadores.

Millones de niños están aspirando humo de tabaco en sus propias casas. El humo de segunda mano puede ser especialmente nocivo para la salud de los niños debido a que sus pulmones aún no están desarrollados. Si fuma cerca de sus hijos o ellos están expuestos al humo de tabaco en otros lugares, pueden correr más peligro de lo que usted piensa.

Siga leyendo para saber más acerca de los peligros del humo de segunda mano y cómo crear un ambiente libre de humo de tabaco para

sus niños.

Segunda mano?

El humo de segunda mano (también conocido como humo de tabaco ambiental) es el humo de tabaco que un fumador exhala y que sale de la punta de cigarrillos, pipas y cigarros encendidos. Contiene cerca de 4.000 químicos, muchos de los cuales son peligrosos. Se sabe que más de 50 de estos químicos causan cáncer. Siempre que un niño aspira humo de segunda mano está expuesto a estos químicos.

Madres fumadoras y el desarrollo del bebé

Si usted fuma estando embarazada, su bebé también está expuesto a químicos nocivos. El fumar durante el embarazo puede originar serios problemas de salud para su bebé, tales como:

  • Pérdida del bebé (aborto espontáneo).
  • Parto prematuro (bebé que nace sin estar totalmente desarrollado).
  • Peso al nacer más bajo de lo esperado (lo que posiblemente significa un bebé menos saludable).
  • Muerte súbita del lactante o muerte de cuna (SIDS, por su sigla en inglés).
  •  Problemas de aprendizaje y trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por su sigla en inglés). Los riesgos de salud se incrementan entre más tiempo fume la madre embarazada y entre más cantidad de cigarrillos fume. Dejar de fumar en cualquier momento del embarazo ayuda, pero, como es obvio, entre más pronto lo haga, mejor. Toda mujer embarazada debe permanecer alejada del humo de tabaco y pedir que nadie fume cerca de ella.

El humo de segunda mano y la salud de sus hijos

Los infantes tienen un riesgo mayor de muerte de cuna si están expuestos a humo de tabaco. Los niños, especialmente aquellos menores de dos años, tienen un mayor riesgo de tener problemas serios de salud o de que empeoren los problemas que ya tienen. Los niños que aspiran humo de tabaco pueden tener más:

  • Infecciones de oído.
  • Infecciones de las vías respiratorias altas.
  • Problemas respiratorios, tales como bronquitis y neumonía.
  • Caries dentales.

Los niños de padres fumadores tosen y jadean más y les cuesta más trabajo superar un resfriado. El humo de segunda mano puede casar otros síntomas, tales como congestión nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, irritación de ojos y ronquera. Los niños que sufren de asma son especialmente sensibles al humo de tabaco. Este puede causar más ataques de asma y los ataques pueden ser más severos y  y requerir más visitas al hospital.

Efectos a largo plazo del humo de segunda mano

Los niños que crecen con padres fumadores tienen más tendencia a llegar a fumar. Los niños y adolescentes que fuman sufren de los mismos problemas de salud que afectan a los adultos. El humo de tabaco podría causarles a los niños problemas en el futuro, tales como:

  • Cáncer de pulmón.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Cataratas (enfermedad de los ojos).

El Humo de Segunda mano está en todas partes

Los niños pueden estar expuestos al humo de tabaco en muchos lugares. Aunque no haya fumadores en su casa, sus hijos aún pueden estar expuestos al humo de segunda mano. Entre los lugares donde esto puede ocurrir figuran: En un auto o autobús.

  • En la guardería o la escuela.
  • En la casa de la niñera.
  • En la casa de amigos o familiares.
  • En un restaurante.
  • En el centro comercial.
  • En eventos deportivos o conciertos.

Libre de Humo

Los siguientes consejos podrían ayudarle a impedir que sus hijos estén expuestos al humo de tabaco de segunda mano:

  • Dé el ejemplo. Si fuma, ¡deje de hacerlo hoy mismo! Si sus hijos lo ven fumar, tal vez quieran probarlo y terminen siendo también fumadores. Si hay cigarrillos en la casa los niños tienen más probabilidad de experimentar con ellos, el primer paso para adquirir el hábito.
  • Haga que su casa y su auto estén libres de humo. Hasta que pueda dejar el hábito, no fume alrededor de sus hijos, ni en la casa ni en el auto.
  • Retire a sus hijos de los lugares donde haya fumadores. Siéntese en las secciones de no fumar en los lugares públicos. Vaya a restaurantes donde no se permita fumar.
  • No deje que nadie fume en su casa. No coloque ceniceros. Recuerde: el aire fluye a través de toda la casa, así que si alguien fuma, en un cuarto, el humo llegará a todas partes.
  • No deje que nadie fume en su auto. El abrir las ventanas no es suficiente para ventilar el auto.
  • Elija una niñera que no fume. Si su niñera fuma, pídale que no lo haga cuando esté cuidando a sus niños. Contemple la idea de cambiar de niñera para encontrar un ambiente libre de humo para sus hijos.
  • Fomente guarderías y escuelas donde no se fume. Ayude a la guardería o escuela de sus hijos a establecer prohibiciones de no fumar, incluyendo las áreas exteriores y los salones para maestros. Involucre a sus hijos en el esfuerzo  para hacer que la escuela esté libre de humo de tabaco.

Una decisión importante

Si usted fuma, una de las cosas más importantes que puede hacer por su propia salud y la de sus hijos es dejar de fumar. Dejar el hábito es la mejor forma de prevenir que sus hijos estén expuestos al humo de tabaco. Posiblemente le sea difícil dejar de fumar. Si necesita ayuda, hable con su médico. Hay muchas medicinas con y sin receta médica que podrían ayudarle a dejar de fumar. Además, tal vez le sirva afiliarse a una clase para dejar de fumar. Los padres necesitan hacer todos los esfuerzos posibles para mantener a sus hijos lejos de los fumadores y del humo de segunda mano. Los padres que fuman deberían dejar de fumar por su propia salud y la de sus hijos

Precaución de Incendios

Los niños pueden quemarse o iniciar incendios cuando juegan con cigarrillos encendidos, encendedores o fósforos. Muchos de estos incendios son causados por niños menores de cinco años. Los encendedores de cigarrillos son especialmente peligrosos. Aunque los encendedores de butano tienen que ser resistentes a niños, no son a prueba de ellos.

Proteja a sus niños de lesiones siguiendo estas pautas:

  • Nunca permita que alguien fume mientras carga a su niño.
  • Nunca deje un cigarrillo, cigarro o pipa encendida adentro o afuera.
  • Mantenga los fósforos y encendedores fuera del alcance de los niños.
  • Recuerde que ‘resistente a niños’ no significa ‘a prueba de niños’.