Mi hijo quiere realizarse un tatuaje. Lo que hay que saber para hacerse un tatuaje sin riesgos

“Mi cuerpo es una revista de algún modo,

donde cada tatuaje significa algo,

un momento específico en mi vida”.

Johnny Depp,
actor norteamericano

Muchos de los adolescentesdesean tener o tienen un tatuaje. Es un modo de expresión, estético y creativo, de la singularidad del sujeto. No solo es moda, sino que también se ha convertido en un fenómeno imparable, por eso, para los padres es necesario entender qué es lo que hay detrás de una decisión de este tipo, cómo y por qué los adolescentes se lo hacen y los riesgos que entraña y así ayudarles a tomar decisiones acertadas.

Tatuarse aparece asociado a un concepto de complemento estético en el cuerpo, en la mayoría de los casos. Señal cada vez más importante de quién es ese adolescente o cómo quiere ser percibido. Muchos jóvenes eligen tatuajes inofensivos o irónicos, no como señal de rebeldía o desafío, sino como una señal que muestra sus preferencias estéticas o su sexualidad, esto es, su historia afectiva más o menos grabada en su cuerpo. Es su señal de autonomía, la reiteración de un gesto que se inscribe sobre la piel misma, signo perdurable a través del tiempo.

 

¿Por qué el deseo de tatuarse?

Los adolescentes se hacen tatuajes en el cuerpo por diferentes razones. La mayoría lo hacen porque les gusta cómo lucen o para expresarse a sí mismos. Pero, es necesario entender algunas circunstancias que marcan los hechos trascendentales en esta etapa de la vida.

Las metas por conseguir durante la adolescencia son: adaptarse a los cambios corporales, afrontar el desarrollo sexual y los impulsos psicosexuales, establecer y confirmar el sentido de identidad, sintetizar la personalidad, independizarse y emanciparse de la familia, y adquirir un sistema de valores respetuoso con los derechos propios y ajenos. Para alcanzar estas metas, según la psicoanalista argentina Arminda Aberastury, el adolescente tiene que afrontar cuatro duelos o pérdidas

 

  • El duelo por el cuerpo infantil perdido.En no pocas ocasiones, el adolescente contempla sus cambios como algo externo frente a lo cual él es un espectador impotente de lo que le ocurre a su cuerpo. De ahí las muchas horas que se pasa ante el espejo. Ha de despedirse de su cuerpo infantil, que hasta ese momento mantenía toda su imagen psicológica.
  • El duelo por el rol y la identidad infantil. Debe renunciar a la dependencia de sus padres y asumir responsabilidades que muchas veces desconoce.
  • El duelo por los padres de la infancia. Tiene que despedirse de la imagen idealizada y protectora de sus padres para obtener, si todo va bien, su autonomía.
  • El duelo por la bisexualidad infantil perdida.

Muchas de estas razones son las motivaciones para recurrir a un tatuaje, los adolescentes están inmersos dentro de un fenómeno social donde las marcas en su cuerpo hacen parte de su generación como identidad, lo que habla de ellos como sujetos, de sus valores, de su forma de ver el mundo, de su estilo de vida, de sus sueños y hasta de sus pesadillas. El adolescente se engrandece con la apropiación que siente sobre su cuerpo y lo emplea como símbolo de identidad y expresión, por lo que realiza transformaciones en este mediante la utilización de los tatuajes o piercings. Al expresarse, los adolescentes no solo utilizan una cultura y hábitos diferentes, también usan sus cuerpos.

 

¿Qué es el tatuaje?

El origen de la palabra tatuaje derivaría de la práctica polinésica de crear un dibujo sobre la piel por medio del golpeteo de un hueso contra otro con el consiguiente sonido “tau-tau”. En latín, tatuaje significa estigma o marca, asociándose a marginales, incultos y anticristianos. El tatuaje siempre ha existido a lo largo de la historia de la humanidad. Es una práctica cuyo nacimiento se pierde en el tiempo y aparece en distintas culturas. Hoy en día, en cambio, los tatuajes son considerados ornamentos de moda, arte corporal, fijación de la personalidad y atracción sexual, y constituyen una realidad social.

 

¿Cómo se hace un tatuaje?

Lo habitual, es que el adolescente acuda al sitio con un diseño propio, con una idea, o que el tatuador le muestre un catálogo. Es necesario que tenga claro en qué parte del cuerpo quiere hacérselo, teniendo en cuenta que hay lugares más dolorosos, partes en donde el dibujo es más visible y zonas del cuerpo en donde existe más riesgos.

El proceso consiste en la inserción de un pigmento (tinta) insoluble, dentro o debajo de la piel, mediante una inyección directa del pigmento con una aguja, en este caso, con una máquina para hacer tatuajes. La máquina tiene una barra con agujas que se mueve hacia arriba y hacia abajo dentro de un tubo, vibrando de 50 a 3.000 veces por minuto. El pigmento más usado es el carbón (grafito), además de pigmentos biológicos y extractos de plantas y óxidos minerales (ocre). Actualmente, se utilizan alrededor de 50 pigmentos, entre los que se encuentran sales metálicas y colorantes sintéticos.

En la producción del tatuaje se usan plantillas para ir dibujando por encima de ellas con el fin de realizar la copia exacta en la piel; sin embargo, algunos artistas más experimentados son capaces de hacer el dibujo directamente. Previamente se habrá limpiado la zona del cuerpo con alcohol o algún antiséptico y se unta una capa fina de vaselina o similar. El contorno se hace con una aguja de una o dos puntas, pero para el rellenado de colores se utilizan agujas que pueden ser de hasta 10 puntas y se va limpiando la sangre que se expulsa. La inserción del pigmento en la piel desencadenauna respuesta inflamatoria que se manifiesta como descamación inicial de la epidermis e inflamación de la dermis. Un tatuaje puede variar desde 15 minutos a varias sesiones, dependiendo del tamaño y los detalles que tenga. La mayoría de las personas dicen que el proceso de hacerse un tatuaje es doloroso.

 

Busque un lugar seguro

Antes de hacerse un tatuaje o de guiar a su hijo que desea hacerse uno, es importante cerciorarse de que el salón de tatuaje es limpio y tiene una buena reputación. El establecimiento debe estar regulado por las normas sanitarias y ofrecerles a los clientes información sobre cómo cuidarse después el área que ha sido tatuada. Debe ser alguien que ejerza de manera segura y bajo las diferentes normas de bioseguridad e higiene. Es importante advertirles a los adolescentes que nunca se hagan un tatuaje ellos mismos, ni que permitan que se lo haga alguno de sus amigos. Es necesario cuidarse de aquellos sitios ilegales en donde son permitidos los tatuajes a menores de 18 años, ya que, si no están dispuestos a cumplir con esta norma, probablemente incumplan con otras.

 

Haga que su hijo piense a largo plazo

Con frecuencia a los adolescentesse les dificulta pensar a largo plazo. Es necesario hablar con ellos sobre algunos puntos que se pueden presentar, tales como:

  • Deben tener en cuenta que su piel aún no ha dejado de crecer, esto quiere decir que, si se hacen un tatuaje a los 18 años o antes, este se puede estrechar, agrandar, desteñirse o torcerse a futuro.
  • Si tienen un tatuaje que es visible,esto puede llegar a tener consecuencias a la hora de buscar un empleo u oportunidades educativas, ya que algunos imaginarios de las personas relacionan los tatuajes con algunas conductas de riesgo.
  • La eliminación de los tatuajes es difícil, costosa y no siempre se logra totalmente.Estos procedimientos costosos no consiguen restaurar la condición original de la piel y, con frecuencia, dejan cicatrices permanentes.

 

Cómo se debe cuidar un tatuaje

Para que la tinta y el diseño del tatuaje no se corran necesitan de cuidados especiales, como los siguientes:

  • Dejar el vendaje por un período de 12 a 24 horas.
  • Lavar la zona con agua tibia y jabón; se debe enjuagar bien toda la sangre y el jabón de la piel.
  • Aplicar una pomada o loción antibióticas sin perfume, tres veces al día durante una semana.
  • No usar vaselina, alcohol ni peróxido.
  • No permitir la resequedad del tatuaje, ni exponerlo a la luz directa del sol por dos semanas. En ocasiones se ordenan cremas hidratantes especiales.
  • Evitar nadar, meterse a bañeras calientes y darse baños de tina o piscina largos por varias semanas.

 

¿Qué puede salir mal?

Los siguientes son algunos riesgos de los tatuajes:

El índice de complicaciones a causa de los tatuajes no se conoce, pero se cree que no son frecuentes. La complicación más grave es la infección.

  • Infecciones:los tatuajes están ligados con el riesgo de contraer infecciones localizadas por bacterias, virus (herpes, virus papiloma) y hongos. Así como con infecciones sistémicas, como la endocarditis bacteriana; e infecciones de transmisión sexual, como las hepatitis B y C, el VIH y la sífilis, cuando se comparten las agujas del tatuaje o se reutilizan las tintas de este. Si los tatuajes se adquieren en lugares con licencias para operar, es menos probable que se presenten este tipo de infecciones.
  • No infecciosas: como son las reacciones alérgicas a los pigmentos que típicamente se usan en los tintes. Se han reportado muy pocas reacciones alérgicas a los pigmentos de los tatuajes, estas pueden ser muy problemáticas debido a que es difícil extraer los pigmentos; reacciones granulomatosas: los granulomas son nódulos que se pueden crear alrededor de materiales que el cuerpo percibe como extraños, tales como las partículas del pigmento de un tatuaje, la dermatitis de contacto, y la aparición de lesiones malignas (melanoma maligno). Formación de queloides (fibras de tejido de crecimiento excesivo o cicatrices), los cuales se pueden formar en cualquier momento en el que la piel es lesionada o traumatizada, y ocurren con más frecuencia como resultado de eliminar un tatuaje.

 

¿Cuándo consultar al pediatra?

Cuando presente algunos de los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento, calor o dolor en la zona tatuada.
  • Hinchazón excesiva de la zona o de la extremidad tatuada que dura más de unos cuantos días.
  • Secreción amarillenta y verdosa en la zona tatuada.
  • Supuración o sangrado que dura más de unos cuantos días.

Recomendaciones

Los tatuajes son una forma de expresión personal cada vez más popular y, por ello, es importante que los adolescentes tengan en cuenta las consecuencias y los posibles riesgos asociados con estas modificaciones del cuerpo. La Academia Americana de Pediatría recomienda en todo momento seguir estas medidas de seguridad:

  • El local de tatuajes corporales debe estar limpio como el consultorio de un odontólogo.
  • El área de trabajo debe estar limpia y tener buena iluminación.
  • El equipo debe esterilizarse con una máquina de calor llamada autoclave.
  • El artista debe lavarse y secarse las manos y usar guantes nuevos.
  • Se deben usar agujas nuevas y esterilizadas. Estas deben desecharse después de usarse.
  • Es importante ver al artista abrir el paquete de agujas.
  • Se debe usar tinta nueva. La tinta sobrante nunca debe verterse de nuevo al envase para volverla a usar.

Por otro lado, antes de hacerse un tatuaje es importante tener el calendario de vacunación al día. Las vacunas más importantes para prevenir contagios son las de la hepatitis B y el tétanos. Así como comprobar que no se está tomando una medicación que puede comprometer el sistema de defensas.

Por: Iliana Curiel Arismendy
Pediatra magíster en Salud Pública
Presidenta Comité de Adolescencia | Asociación Latinoamericana de Pediatría (ALAPE)