Los niños y el deporte

La práctica de la actividad física y especialmente una de sus máximas expresiones, el deporte, ha venido ganando espacio en el estilo de vida actual, convirtiéndose en un elemento que diferencia el ambiente de crianza de un niño actual con respecto a un niño de épocas anteriores.

La inactividad o sedentarismo es considerada hoy en día, como un elemento perjudicial para el estado de salud de los individuos, especialmente en lo relacionado con las enfermedades degenerativas tales como la enfermedad coronaria, la diabetes mellitus, la osteoporosis y la obesidad, entre otras.

Ante la realidad de esta amenaza, se plantea la utilización del ejercicio como una excelente alternativa de salud para la población, pero desafortunadamente pareciera que los niños no formaran parte de este mundo, donde ´solo el adulto es objeto de mensajes y programas de actividad física con fines de salud, cuando por el contrario, deberían ser los niños el objeto de dichos programas porque hasta ahora la única solución adecuada para esas enfermedades degenerativas es la prevención temprana, es decir, desde la niñez.
Por otra parte, la profesionalización del deporte, esto es, la práctica deportiva con fines económicos, ha ganado un espacio dentro del mundo capitalista. Las grandes fortunas obtenidas por jugadores de distintos deportes, especialmente del fútbol, han llevado a una comercialización desenfrenada, afectando directamente al deportista, creando un tipo de esclavitud moderna, en la que el individuo se ofrece como una mercancía y de esto no se escapan los niños.

Se debe incentivar una cultura que permita a todos intentar la utilización del ejercicio y el deporte como una herramienta de desarrollo de los niños. Si se entienden los beneficios derivados de la práctica deportiva adecuada y se conocen los daños producidos por su mal uso, se estará dando un paso adelante en la crianza humanizada, que le permitirá a los niños vivir un mundo mejor.

Jorge Osorio Ciro
Médico deportólogo
Tomado del libro “El niño sano”