Lo positivo de la crisis

Por: Luis Carlos Ochoa Vásquez
Pediatra puericultor
Profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana y Universidad CES

De manera errónea se asume que la palabra crisis siempre significa un problema serio, algo muy grave, un hecho que ojalá nunca ocurriera. Es una noción que casi siempre hace pensar en una situación conflictiva generalmente acompañada de angustia e incertidumbre con relación a su reversibilidad y profundidad, malestar y sensación de pérdida. También se interpreta como la alteración importante en el desarrollo de algún hecho o proceso.

Pero, si bien es cierto que muchas de las definiciones de los diccionarios le dan esta connotación negativa (cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de un suceso), profundizando un poco más en las raíces de esta palabra de origen griego se encuentra que tiene el significado de “separar”, término que, a su vez, tiene un principio agrario, ya que está estrechamente relacionado con la cosecha del trigo: para un griego antiguo, crisis es el proceso por el cual se separa el grano de la paja, como en la parábola bíblica. Vista desde esta perspectiva, la palabra crisis implica entonces pensar, es un separar analítico (escoger lo bueno, lo mejor), un proceso que exige una capacidad de juicio: decidir qué es lo necesario, lo esencial, y qué es lo banal, lo superficial. Del mismo fundamento son también los términos crítica, criterio, cribar.

Por otra parte, una crisis se puede entender también como algo que se rompe, una situación que genera un obstáculo, que altera un continuum. Y algo que se rompe o que impide el paso genera, a su vez, un desafío, un reto que, si es resuelto y superado, llevará a una nueva etapa de avance, de crecimiento, de desarrollo. Analizándolo desde este punto de vista, es claro entonces que la crisis también se puede entender como oportunidad (así la asumen algunas culturas orientales), pues incluye la capacidad de discernir ante un hecho de cambios profundos lo que implica, de igual forma, aprendizaje, motivación y una evaluación concienzuda de lo que se venía haciendo; lo que lleva, además, a establecer un diagnóstico y definir el mejor plan de mejoramiento.

Con relación a la frecuencia y perdurabilidad de las crisis, estas han existido y existirán siempre, aclarando que, gracias a los avances tecnológicos, son muchas las que se pueden evitar o atenuar cuando se toman medidas preventivas oportunas y adecuadas. Además, para bien o para mal, todas las crisis se resuelven. Como dice el refrán: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista∫; por ello, frases como: ™esta crisis llegó para quedarse” no son válidas y, muchas veces, son usadas por dirigentes para tomar medidas dictatoriales o para gobernar mediante el miedo.

Es claro entonces que, bajo una visión más integradora y amplia, la palabra crisis debe estar siempre en relación estrecha con términos como desafío, reto, oportunidad, y tiempo de pensar, analizar, discutir, aprovechar experiencias pasadas, usar los adelantos de la ciencia, crecer, avanzar, corregir, y de actuar con inteligencia y valentía.

No hay duda, por lo tanto, de que, si las crisis se afrontan de manera inteligente y mancomunada, las más de las veces dejarán un saldo positivo, como seguramente se puede evidenciar en estos momentos, a pesar de que la actual crisis (pandemia de la COVID-19) aún no está resuelta.

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué enseñanzas, hechos y reflexiones pueden concretarse de la crisis que estamos enfrentando hoy en día? Veamos algunos:

  • Drástica disminución de la contaminación. Hacía mucho tiempo que no se veía el cielo tan azul, los ríos y quebradas tan limpios, la enorme disminución del ruido. Pareciera que la naturaleza está en el plan de recuperar terrenos que en su ambición le ha arrebatado el hombre.
  • Uso más racional del tiempo. Esta pandemia nos ha enseñado que el afán no conduce a nada, que muchas de las tareas por las que corríamos todos los días no eran tan importantes como suponíamos. Se cuenta con más tiempo para compartir, reflexionar y disfrutar del necesario ocio. Esta crisis ha servido, igualmente, para rescatar el sabio arte de la conversación.
  • Reconocimiento del otro. Del vecino, del compañero de trabajo, del maestro de los hijos. Precisamente por el afán y por la falta de tiempo casi nunca se compartía con personas con las que se tiene contacto casi a diario.
  • Fortalecimiento de la familia. Hacía mucho tiempo que no se compartía tanto con la pareja, con los hijos, con los demás familiares y amigos. Los padres y los hijos están más comunicados con el colegio, la escuela, los maestros, las tareas, con el juego de los niños, sus habilidades y limitaciones.
  • Estímulo de la creatividad. Ante la interrupción de múltiples actividades y servicios esta crisis ha sido un extraordinario acicate para desarrollar la creatividad, la inventiva, la innovación, y el uso más racional de los recursos.
  • Valoración de las nuevas tecnologías. Gracias a la pandemia se logró valorar toda la importancia de las nuevas tecnologías desde el punto de vista del trabajo, el estudio, de mantener los nexos con amigos y familiares, y de las oportunidades de capacitaciones. Para muchos, antes de la pandemia, esta tecnología solamente se estimaba desde la perspectiva del entretenimiento.
  • Admiración y respeto por oficios y empleos que antes se subvaloraban. Basta solamente con imaginar qué sería de los hechos de la vida diaria sin los mensajeros, los domiciliarios, transportadores, empleados de supermercados y tiendas, vigilantes, trabajadores del aseo, campesinos, entre otros muchos.
  • Replanteamiento de los servicios de la salud. Por un criterio neoliberal que hace prevalecer la rentabilidad económica sobre la rentabilidad social, la salud, en la mayoría de los países, se convirtió en un servicio que se presta con diversos niveles de calidad, de acuerdo con el estado económico de los usuarios (antes se llamaban pacientes). Con la pandemia quedó claro que la salud debe enfocarse siempre como un derecho, más que un servicio, que debe ser una obligación del Estado quien debe garantizar el acceso y la mejor calidad a todos los ciudadanos, independientemente de las condiciones socioeconómicas de cada quien.
  • El efecto nocivo del consumismo. Sin lugar a duda, una de las grandes ventajas de esta pandemia es que nos ha enseñado de manera categórica que podemos vivir muy bien con mucho menos. La sociedad de consumo ha creado necesidades que se llegan a considerar como imprescindibles, gracias al bombardeo diario de la publicidad. Ya se sabe que no necesitamos tantos vehículos, tanta ropa, tantos zapatos, tantas visitas a los centros comerciales, etc. Que podemos vivir perfectamente sin espectáculos costosos, sin futbolistas ni artistas famosos, sin discotecas. Por el contrario, la pandemia ha ayudado a recuperar la vida sencilla al aire libre, el compartir y cuidar la naturaleza, el estrechar y aumentar los lazos familiares y de amistad.
  • Cambiar del antropocentrismo al biocentrismo. Por siglos se ha creído y actuado con la idea de que el centro de la naturaleza, que el rey de esta, es el hombre, lo que nos ha convertido en los peores depredadores de la tierra. La pandemia y los cambios climáticos con sus aterradoras secuelas nos han obligado a repensar esa actitud utilitarista y a trabajar porque el centro del universo sea la vida, en otras palabras, a volvernos biocentristas.
  • Generosidad, solidaridad, empatía. Si se revisa la historia de la humanidad en tiempos de crisis, podemos evidenciar que han sido momentos en los que ha brotado lo mejor del hombre. Los grandes inventos de la historia, los avances más impactantes en medicina (fármacos, vacunas, trasplantes, tratamiento del cáncer) han surgido muchas veces ante la presencia de una crisis.

Estamos todavía en plena pandemia, lo que significa que nos encontramos justamente en el momento ideal de analizar, pensar, planear, priorizar, fortalecer y modificar estilos de vida, comportamientos y prácticas. Esta crisis crea la coyuntura propicia para entender que somos corresponsables, codeudores, que todos somos interdependientes. Que, como dice el Papa Francisco, “estamos aquí para cuidarnos mutuamente, para construir una amistad social, una hermandad universal ante un mundo que en segundos nos globaliza las tragedias”.