Límites y normas

La norma, derivada de los límites, es la regla que se debe seguir o aquello a lo que se deben ajustar los comportamientos (conductas), tareas, actividades, etcétera.  La norma debe ser orientada al bien de niños y adolescentes y no debe ser entendida como un sistema de coerción de los adultos, por lo cual debe haber siempre un referente normativo como elemento imprescindible para la construcción y reconstrucción de la autoestima, la autonomía, la autocrítica y el autocuidado.

En consecuencia, las normas deben ser:

  • Claras, de tal modo que los niños y adolescentes sepan lo que se espera de ellos
  • Preestablecidas, acordadas , concertadas y alboradas con anticipación
  • Consistentes, es decir, que no dependan del estado anímico del adulto
  • Permanentes y fijas
  • Supervisadas directamente por los adultos, con el fin de asegurar que queden incorporadas en el diario quehacer

El objetivo de la norma es que esta se incorpore en el modo de ser de cada niño y adolescente, por lo que los límites y las normas como parte de la disciplina tienen como finalidad la construcción de su conducta normativa alrededor de hechos como comer solo, respetar el uso de la palabra, gestionar la frustración, lavarse los dientes, vestirse solo, esperar una fila, respetarse a sí mismo, respetar al otro…

Álvaro Posada Díaz
Pediatra puericultor