Lesiones leves en la cabeza durante la niñez

Academia Americana de Pediatría

Casi todos los niños se golpean la cabeza de vez en cuando. Aunque estas lesiones pueden ser muy molestas, la mayoría de los golpes en la cabeza son menores y no causan problemas serios. En muy pocas ocasiones se pueden presentar problemas después de un golpe leve en la cabeza. Este artículo ayudará a los padres a comprender la diferencia entre una lesión de la cabeza para la cual solamente se necesita un abrazo reconfortante, y una lesión que requiera atención médica inmediata.

Esta información está adaptada para niños que:

  • Estaban sanos antes de la lesión.
  • Actúan normalmente después de la lesión.
  • No tienen cortaduras en la cabeza ni en la cara (a esto se le llama una lesión cerrada de la cabeza).
  • No tienen otras lesiones en el cuerpo.

Esta información NO es para niños que:

  • Tienen menos de dos años de edad.
  • Tienen posibles lesiones en el cuello.
  • Ya tienen problemas del sistema nervioso, tales como convulsiones o problemas de movimiento.
  • Tienen dificultad o retraso en su desarrollo.
  • Tienen problemas de sangrado o les salen moretones fácilmente.
  • Son víctimas de maltrato.

Los niños que padecen de alguna de estas condiciones podrían tener problemas más serios después de una lesión leve de cabeza.

¿Qué debo hacer si mi hijo sufre una lesión de la cabeza, pero no pierde la conciencia?

Siempre que se presente algo más grave que un chichón leve en la cabeza, debe llamar a su pediatra. Este querrá saber cuándo y cómo sucedió la lesión y cómo se está sintiendo su hijo.

Si el niño está alerta y le responde, quiere decir que la lesión de la cabeza es leve y normalmente no hay que practicarle exámenes ni radiografías. El niño podría llorar de dolor o miedo, pero esto no debe durar más de 10 minutos. Es posible que usted deba ponerle una compresa fría por 20 minutos para ayudarle a disminuir la hinchazón y después observarlo de cerca por un período de tiempo corto.

Si nota algún cambio en la condición de su hijo, llame al pediatra inmediatamente. Es posible que necesite llevarlo al consultorio del pediatra o directamente al hospital. Las siguientes son señales de que el niño sufrió una lesión más seria:

  • Dolor de cabeza constante que va empeorando.
  • No habla con claridad o se muestra confundido.
  • Tiene mareos que no desaparecen o que aparecen repetidamente.
  • Extrema irritabilidad y otro tipo de conducta anormal.
  • Vomita más de dos veces.
  • Se tropieza o le cuesta trabajo caminar.
  • Le sale sangre o un líquido acuoso de la nariz o los oídos.
  • Tiene dificultad para despertar.
  • Presenta tamaño desigual de las pupilas (la parte oscura del centro de los ojos).
  • Tiene palidez anormal que dura más de una hora.
  • Presenta convulsiones (ataques).
  • Tiene dificultad para reconocer a personas familiares.

¿Qué debo hacer si mi hijo pierde la conciencia?

Si su hijo pierde la conciencia, llame al pediatra. Es posible que le deban practicar algunos exámenes lo antes posible para que el pediatra determine la seriedad de la lesión.

Si los resultados de los exámenes son normales, el pediatra le recomendará que observe atentamente al niño por cierto período de tiempo. El pediatra le dirá si eso se puede hacer en casa o en el hospital. Si lleva al niño a casa y su condición no cambia, llame al pediatra inmediatamente, ya que podría ser necesario que reciba más cuidado médico.

¿Qué tipo de exámenes podrían ser necesarios? ¿En dónde se realizan?

Una tomografía axial computarizada es un tipo de radiografía especial que muestra el cerebro y el cráneo. No causa dolor. Este tipo de radiografía se practica en casi todos los hospitales.

¿Cuál es la diferencia entre una radiografía de la cabeza y una tomografía axial computarizada?

  • Las radiografías de la cabeza pueden mostrar fracturas (huesos rotos) del cráneo, pero no muestran si hay lesiones del cerebro.
  • Las tomografías axiales computarizadas pueden mostrar lesiones del cerebro y ayudar a determinar la severidad de la lesión. Incluso pueden mostrar lesiones muy pequeñas que tal vez no necesiten tratamiento.

¿Qué pasa si la tomografía axial computarizada o la radiografía muestran un problema?

Es probable que haya que hacer otras pruebas y que el pediatra recomiende que el niño sea examinado por un especialista en lesiones en la cabeza.

¿Qué debo hacer si mi hijo necesita estar bajo observación en casa?

Usted u otro adulto responsable deberá quedarse con su hijo las primeras 24 horas y estar preparado para llevarlo de nuevo al pediatra o al hospital si surge un problema. Es posible que el niño deba estar bajo atenta observación por varios días, ya que los signos de una lesión más seria podrían tardar en presentarse.

Puede dejar que el niño se vaya a dormir; sin embargo, tal vez el pediatra le recomiende que lo revise cada 2 a 3 horas para verificar que se mueve normalmente y que se despierta lo suficiente como para reconocerlo y que le responde.

Si el pediatra le receta alguna medicina, siga las instrucciones al pie de la letra. No le dé al niño calmantes para el dolor, a excepción del acetaminofén, a menos que el pediatra dé el visto bueno. Este le dirá si el niño puede comer y tomar líquidos como de costumbre.

¿Qué debo hacer si mi hijo se pone peor?

Si su hijo se pone peor, el pediatra tendrá que volverlo a examinar. Si no le han hecho una tomografía axial computarizada, es posible que el pediatra solicite una. También es posible que el pediatra hable con un especialista o interne al niño en el hospital para que esté bajo una observación más cercana.

 

RECUADRO

Llame a su pediatra o vuelva al hospital si su hijo

  • Vomita más de dos veces.
  • No puede dejar de llorar.
  • Parece más enfermo.
  • Tiene dificultades para caminar, hablar o ver.
  • Está confundido o no puede actuar de manera normal.
  • Se pone cada vez más soñoliento o es difícil despertarlo.
  • Parece tener movimientos anormales, convulsiones o cualquier conducta que le preocupe.

¿Tendrá mi hijo un daño permanente debido a una lesión menor de la cabeza?

Si su hijo está bien durante el período de observación, no tiene por qué sufrir problemas duraderos. Recuerde: la mayoría de las lesiones de la cabeza son ligeras. Sin embargo, es importante que hable con su pediatra acerca de cualquier inquietud o pregunta que tenga.

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, que su pediatra puede recomendar basado en los hechos y circunstancias individuales.