La vida secreta de las criaturas*

(Fragmento)

Destacados antropólogos, biólogos y ecologistas encuentran una relación directa entre crisis medioambiental y crisis espiritual marcada por el mercantilismo, el individualismo a ultranza y la pérdida de valores humanos, sociales y ecológicos.

La mayoría de las culturas indígenas tradicionales, capaces de vivir en armonía con su entorno, sostienen la creencia de que nuestro planeta es una criatura viva, una especie de gran animal, madre de todo cuanto existe; un ser dotado, no solo de cualidades materiales y físicas, sino también de emociones, deseos, energías, espíritu… y secretos incomprensibles para los pequeños humanos que lo habitamos, al igual que billones de microorganismos que pueblan nuestros cuerpos.

La naturaleza es para ellos un templo, un lugar sagrado al que adoran, cuidan y respetan, expresando su reverencia y agradecimiento hasta en los más sencillos gestos de la vida cotidiana. Una visión muy diferente de la que predomina en nuestra cultura, heredera de la tradición judeo-cristiana basada en la separación entre creador y creación, la superioridad del ser humano sobre el resto de las criaturas y una mentalidad científica que reduce el mundo a la condición de un objeto inerte, una enorme máquina desprovista de alma, de sabiduría… y de misterio. (…).

(…) la mayoría de las vivencias trascendentes tienen lugar en entornos naturales. La naturaleza afecta profundamente nuestra forma de ser y estar en el mundo: disipa la sensación de aislamiento y nos afianza en el sentimiento de que no estamos solos, que existen otras realidades más allá de lo meramente individual; nos ayuda a comprender que en la vida todo se encuentra interconectado, y a desarrollar una disposición innata al respeto, la empatía, la compasión y el amor por cuanto nos rodea. En su contacto, nos sentimos tranquilos y aliviados, alcanzamos estados de paz difíciles de conseguir por otros medios.

*Fuente: https://www.heikefreire.com/2019/01/la-vida-secreta-de-las-criaturas.html

Reflexiones

  • Muchos hombres, como los niños, quieren una cosa, pero no sus consecuencias”.
    José Ortega y Gasset
  • “La escuela volverá a ser el segundo hogar, cuando la familia vuelva a ser la primera escuela”.
    Sergio Sinay
  • “Crecer es perder algunas ilusiones para adquirir otras”.
    Virginia Woolf