La tolerancia, necesidad imperiosa de nuestro tiempo

Aprender a vivir juntos, uno de los pilares de la educación, constituye hoy una urgencia absoluta en el mundo actual, relacionada directamente con la tolerancia, entendida como el respeto activo y la consideración hacia otras maneras de pensar, de hacer y de sentir.

Debe quedar claro que tolerar es algo muy distinto a soportar y que la tolerancia difiere mucho de la indiferencia con la que algunas veces, equivocadamente, se relaciona.

¿Cómo pueden los padres de familia inducir e inculcar la tolerancia en los hijos?

Un viejo proverbio español dice: “Fray Ejemplo’ es el mejor predicador”. Recordemos que en la crianza el ejemplo arrastra y que los padres deben constituirse en verdaderos modelos para sus hijos.

Además de lo anterior, algunas recomendaciones pueden ser útiles para promover la tolerancia: hablar sobre ella, identificar actitudes intolerantes, analizarlas y confrontarlas con los hijos y apoyar a quienes son víctimas de intolerancia.

Tengamos presente que la lucha contra las formas graves de intolerancia (sexismo, racismo, xenofobia y explotación) debe iniciarse prioritariamente desde la familia, como elemento socializador primario de los niños.