La televisión y la familia

Saber cómo la televisión puede afectar el comportamiento de los niños, le ayudará a ser más selectivo con los programas que su hijo ve y a que la experiencia sea positiva. Mal guiados y sin el acompañamiento de la familia, pueden caer en comportamientos agresivos, sobrepeso y hasta adicciones.

Academia Americana de Pediatría

La familia es la influencia más importante en la vida de los niños, pero la televisión no se queda atrás. Nos puede informar, entretener y enseñar. Sin embargo, algunas de las cosas que enseña podrían ser cosas que usted no quisiera que su niño aprendiera. Muchas veces, los programas y comerciales de televisión muestran contenidos de violencia, consumo de alcohol o drogas y sexo, lo que no es apropiado para niños o adolescentes. Estudios demuestran que ver televisión podría generar conductas más agresivas, menos actividad física, alteración de la imagen corporal y un aumento del uso de drogas y alcohol. Si conoce la manera en que la televisión afecta a sus niños y establece límites, usted podrá ayudar a hacer que la experiencia para su niño sea menos dañina y más agradable.

¿Cómo afecta la televisión a mi hijo?

Hay muchas maneras en que la televisión afecta la vida de su niño(a). Cada vez que se siente a ver televisión, tenga en cuenta lo siguiente:

El tiempo

Los niños ven aproximadamente cuatro horas de televisión al día. Ver películas de video y jugar a los videojuegos solamente añade más tiempo al período durante el cual su niño(a) se sienta frente al televisor. Puede ser tentador usar la televisión, las películas y los videojuegos para mantener a su niño(a) ocupado, pero es importante que pase el mayor tiempo posible explorando y aprendiendo. Jugar, leer y pasar tiempo con amigos y familiares es mucho más sano que sentarse frente al televisor.

La nutrición

Los niños que ven demasiada televisión tienen más probabilidades de tener problemas con su peso. No dedican tanto tiempo a correr, saltar y hacer el ejercicio que necesitan. Además, a menudo comen bocaditos mientras ven televisión. También ven demasiados comerciales de alimentos no nutritivos, tales como dulces, bocadillos, cereales azucarados y bebidas.
Los comerciales casi nunca dan información sobre los alimentos que deben comer los niños para permanecer sanos. Como resultado, los niños pueden convencer a sus padres de que les compren alimentos poco sanos.

La violencia

Si su niño(a) ve de tres a cuatro horas de televisión no educativa al día, habrá visto aproximadamente 8.000 asesinatos para cuando termine la primaria. Los niños que ven la violencia que aparece en la televisión podrían no entender que la violencia real lastima y mata a la gente. Se insensibilizan a ella. Si ‘los buenos’ usan la violencia, los niños podrían creer que está bien usar la fuerza para resolver problemas. Estudios demuestran que hasta los programas de caricaturas infantiles contienen una gran cantidad de violencia.

También hay investigaciones que demuestran que hay un fuerte vínculo entre la exposición a una televisión violenta y un comportamiento agresivo en niños y adolescentes. La violencia en la televisión puede conducir a hostilidad, miedo, ansiedad, depresión, pesadillas, disturbios del sueño y estrés por desorden postraumático. Es mejor que no deje ver a su niño(a) programas y caricaturas violentas.

Unas palabras acerca de la televisión para niños de uno y dos años

Los niños de todas las edades están en constante aprendizaje. Los primeros dos años de vida son especialmente importantes en el crecimiento y desarrollo del cerebro de su niño(a). Durante este período, los niños necesitan una interacción buena y positiva con otros niños y adultos para adquirir un buen lenguaje y destrezas sociales. El aprender a hablar y jugar con otros es mucho más importante que ver televisión.

Hasta que se lleven a cabo más investigaciones acerca de los efectos que la televisión tiene en los niños muy pequeños, no se recomienda que los menores de dos años de edad vean televisión. En el caso de los niños mayorcitos, se recomienda que no vean más de una a dos horas al día de televisión de buena calidad.

El sexo

La televisión expone a los niños a conductas de adultos, como el sexo. Pero normalmente no muestra los riesgos y resultados de la actividad sexual realizada. En la televisión, la actividad sexual se muestra como algo normal, divertido, emocionante y sin consecuencias. En los comerciales, el sexo se usa a menudo para vender productos y servicios. Su niño(a) podría imitar lo que ve para sentirse más adulto.

El alcohol, el tabaco y otras drogas

Los jóvenes de hoy están rodeados de mensajes que dicen que tomar bebidas alcohólicas y fumar cigarrillo o puros son actividades normales. Estos no dicen que el alcohol y el tabaco son nocivos para la salud y que pueden causar la muerte. La cerveza y el vino son algunos de los productos más anunciados en televisión. Muchas veces, en los programas y comerciales de televisión se muestra a los que beben y fuman como si fueran personas sanas, dinámicas, sensuales y exitosas. De usted depende enseñarle a su niño(a) la verdad sobre los peligros del alcohol, el tabaco y otras drogas.

Los comerciales

El niño promedio ve más de 40.000 comerciales al año. Estos son rápidos, de ritmo acelerado y divertidos. Después de ver los mismos comerciales una y otra vez, su niño(a) podrá recordar fácilmente una canción, tema o frase pegajosa. Los anuncios tratan de convencer de que tener cierto juguete o comer cierto alimento lo harán más feliz o popular. Los niños de mayor edad pueden comenzar a comprender la manera en que se usan las fotografías, la música y el sonido en los anuncios para entretener. Pero, en general, necesitan saber que los anuncios se diseñan para tratar de convencer a la gente de que compren cosas que tal vez no necesitan.

El aprendizaje

La televisión afecta la manera en que su niño(a) aprende. Los programas de televisión de alta calidad y no violentos pueden tener un efecto positivo en el aprendizaje. En algunos estudios se ha demostrado que los niños en edad preescolar que ven programas educativos salen mejor en pruebas de lectura y de matemáticas que los niños que no los ven. Al usarla cuidadosamente, la televisión es una herramienta positiva en el aprendizaje.

Diez cosas que los padres pueden hacer

Como padre o madre, hay muchas maneras de ayudar a que su niño(a) adquiera hábitos positivos para ver la televisión. Los siguientes consejos podrían ser de ayuda:

1. Establezca límites:
Limite el uso de la televisión, películas, videojuegos y juegos de computadora de su niño(a) a no más de una a dos horas al día. No deje que vea televisión mientras esté haciendo las tareas. No coloque un televisor en la habitación del niño.

2. Planee los hábitos televisivos de su niño:
En lugar de pasar de un canal a otro, consulte la programación y las clasificaciones de los programas para que usted y su niño(a) puedan seleccionar los programas con más facilidad. Encienda el televisor para ver el programa que seleccionó y apáguelo cuando este se acabe.

3. Vea la televisión con su niño(a):
Siempre que sea posible, vea la televisión con su niño(a) y hable acerca de lo que estén viendo. Si su niño(a) es muy pequeño, es posible que no note la diferencia entre un programa, un comercial, una caricatura o la vida real. Explíquele que los personajes de la televisión son de mentira y no son reales.
Algunos programas ‘basados en la realidad’ podrían parecer reales, pero la mayoría se enfoca en historias que atraigan a la mayor cantidad de televidentes. Gran parte de su contenido no es apropiado para niños. Los noticieros también contienen material violento o inapropiado. Si su horario no le permite ver televisión con su niño(a), hable después con él o ella sobre lo que haya visto. O, aún mejor, grabe los programas para que pueda verlos con su niño(a) más adelante.

4. Encuentre el mensaje correcto:
Incluso un programa malo podría ser una experiencia educativa si le ayuda a su niño(a) a encontrar el mensaje correcto. En algunos programas de televisión se podrían mostrar personajes estereotipados. Hable con su niño(a) sobre el papel real de los ancianos y de la gente de otras razas, los cuales podrían no indicarse en la televisión. Comente en qué nos diferenciamos y en qué nos parecemos todos. Ayúdele a su niño(a) a aprender a ser tolerante con los demás. Recuerde: si no está de acuerdo con cierto tema, puede apagar el televisor o explicar la razón por la que no está de acuerdo.

5. Ayude a su niño a resistirse los comerciales:
No espere que su niño sea capaz de resistirse a los anuncios de juguetes, dulces, bocadillos, cereales, bebidas o a los programas de televisión nuevos sin su ayuda. Cuando le pida ciertos productos anunciados en la televisión, explíquele que el propósito de los comerciales es hacer que la gente desee cosas que podría no necesitar. Limite el número de comerciales que ve su niño(a) haciendo que vea estaciones de televisión públicas. También puede grabar los programas y eliminar los comerciales o comprar o alquilar videos para niños.

6. Busque video de calidad para niños:
Existen muchos videos de calidad para niños, que puede comprar o alquilar. Vea los cortos o avances de los videos antes de comprarlos o alquilarlos. Hay información al respecto en libros, periódicos y revistas así como en la internet.

7. Dele otras opciones:
Ver televisión puede convertirse en un hábito para su niño(a). Ayúdelo(a) a encontrar otras cosas que hacer con su tiempo, tales como aprender un pasatiempo o deporte, aprender a tocar un instrumento, a realizar una actividad artística, o a pasar el tiempo con familiares, amigos y vecinos.

8. Dé el ejemplo a seguir:
Usted es el modelo más importante a seguir en la vida de su niño(a). Limitar sus propios hábitos televisivos y seleccionar programas cuidadosamente le ayudará a su niño(a) a hacer lo mismo.

9. Exprese sus puntos de vista:
Cuando le guste o no le guste algo que vea en televisión, asegúrese de expresarlo. Escriba al canal de televisión o al patrocinador del programa. Los canales de televisión y los patrocinadores tienen en cuenta las cartas del público. Si piensa que un comercial es engañoso, escriba el nombre del producto, el canal y la hora en que haya visto el comercial y describa lo que le preocupa. Llame a la Comisión de Televisión o al Boletín del Consumidor para comerciales nacionales.

10. Obtenga más información:

Las siguientes personas y organizaciones le pueden proporcionar más información sobre el papel apropiado de la televisión en la vida de su niño(a):

  • Su pediatra podría tener información sobre la televisión o podría ayudarle a obtener información sobre cómo evaluar el impacto de los medios de comunicación en los niños y adolescentes.
  • Los grupos de servicio público editan boletines informativos sobre las reseñas de los programas y dan consejos sobre cómo hacer que la televisión sea una experiencia positiva para usted y su niño(a).
  • La asociación de padres de familia de la escuela de su hijo(a).
  • Los padres de los amigos y compañeros de su niño(a) también pueden ser de ayuda. Hable con otros padres y pónganse de acuerdo para establecer reglas similares en cuanto a la televisión.

Al usarla apropiadamente, la televisión puede informar, educar y entretenerle a usted y su familia. Al tomar un papel activo en los hábitos televisivos de su niño(a), puede ayudar a que la experiencia de ver televisión sea positiva y sana.

Televisores que se caen representan un peligro

Los nuevos televisores que tienen pantallas más grandes y pesadas en un marco más pequeño pueden significar un peligro para los niños que están aprendiendo a caminar. Muchos niños pequeños resultan seriamente lastimados y, en algunos casos, hasta pierden la vida cuando estos modelos de peso frontal se les caen encima. Más de 2.000 niños terminan en la sala de emergencias cada año por lesiones debidas a televisores que se caen, según informes.
Las siguientes medidas de precaución se pueden usar para prevenir tales lesiones:

  • Coloque el televisor en un mueble bajo que tenga el tamaño apropiado que sea diseñado para soportar el modelo del aparato.
  • Use abrazaderas o anclas para asegurar el televisor y el mueble que lo sostiene a la pared.
  • No coloque encima del televisor controles remotos, video u otros objetos que los niños traten de alcanzar.
  • No deje que los niños jueguen con el televisor o que se trepen al aparato.