La sexualidad y la educación sexual

¿Vale la pena saber decir NO?
¿Cómo olvidar que todo es un proceso?

¿Cómo ignorar que todo tiene su tiempo?
Si tuviéramos la capacidad de comprender el tiempo de cada cosa, cuántas cosas serían diferentes en el mundo

Luis Espinosa

Es la sexualidad algo inherente a todo ser humano y como conocedores de este proceso del desarrollo tan importante, corresponde a los padres, educadores, personal de la salud y a los adultos significativos para niños, niñas y adolescentes, acompañarlos en este período tan decisivo y trascendental.
De igual forma, orientarlos paso a paso para que logren una sexualidad sana que finalmente los lleve a asumir su función como hombre o mujer, padre o madre, esposo o esposa, en fin…, con las obligaciones y las satisfacciones propias de casa etapa.Se dice que la educación sexual comienza con la vida misma y no a una edad determinada;  obviamente que en cada niño o niña según su edad, etapa del desarrollo, características propias de su personalidad y de su núcleo familiar y cultural, se dan inquietudes y curiosidades diferentes.
El permitir un afrontamiento oportuno y adecuado de estos procesos reporta beneficios para la salud física y mental de ellos; por el contrario, hacerlo en forma inadecuada puede ser traumático y generar muchos problemas posteriores.

Marta Lílliam Correa Hernández
Ana Cecilia Correa Hernández

1 Comentario

  1. Pingback: gay site