La salud en la niñez como derecho natural

Para el cabal desarrollo de sus potencialidades genéticas, el ser humano requiere la salud; para el niño y el adolescente, por estar en las primeras etapas del proceso vital humano, este requerimiento es más imperioso.

La salud es un derecho natural inalienable del niño y el adolescente para su crecimiento y desarrollo integral y diverso, tanto para el logro de su desarrollo biológico, como para el de su desarrollo cognoscitivo, psicosexual y psicosocial.

El estado de salud favorece el crecimiento y la maduración orgánica; en él, los procesos de ingestión, absorción y utilización de los alimentos son óptimos. También el desarrollo integral del niño y el adolescente en sus relaciones consigo mismo, con los demás y con el mundo que lo rodea, se ve facilitado y estimulado con la salud; durante la enfermedad estas relaciones se distorsionan o bloquean, tanto para la generación y captación de estímulos como de sentimientos, y en general, se ve afectada la capacidad de respuesta del individuo.

El niño y el adolescente son gestores de su propio desarrollo; para el cumplimento eficaz y eficiente de esta tarea que emprenden y consolidan, necesitan estar sanos. Entonces, en la niñez y la adolescencia, la salud es un derecho natural, y favorecerlo constituye un deber moral para el adulto.

Humberto Ramírez Gómez
Pediatra puericultor