La salud de su hijo y los antibióticos

opinan_expertos
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Los antibióticos son medicamentos que se usan para tratar infecciones bacterianas específicas (como las infecciones del oído y la amigdalitis estreptocócica). Las infecciones causadas por ciertos virus como la influenza (gripe) y el herpes simple se tratan con medicamentos llamados antivirales. Las infecciones producidas por hongos (como el pie de atleta) y las generadas por levaduras se tratan con medicamentos llamados antimicóticos.

Es importante entender que los diferentes tipos de infecciones solo se pueden tratar si se utiliza el medicamento adecuado. Por ejemplo, los antibióticos solo son útiles para tratar infecciones bacterianas y no proporcionan ningún beneficio para las virales. También, muchas infecciones virales son leves y mejoran sin el uso de medicamentos. El uso de fármacos innecesarios no es de ayuda y, de hecho, puede causar daño.

Antes de recetar un antibiótico, el médico de su hijo deberá determinar si la infección es causada por bacterias y puede tratarse con un antibiótico. Si lo receta, es importante que su hijo lo tome durante el tiempo recomendado, aunque se sienta mejor, pues si deja de tomarlo demasiado pronto, es posible que la infección no sea tratada por completo y que los síntomas vuelvan a aparecer.

A continuación, se presentan respuestas a preguntas comunes sobre el uso de antibióticos. Si tiene otras inquietudes o preocupaciones, hable con el médico de su hijo.

 

P: Mi hijo está resfriado. ¿Por qué el médico no le receta un antibiótico?

R: Los resfriados son causados por virus. No hay antibióticos que curen las infecciones causadas por virus. La influenza es una infección viral que puede causar síntomas de resfriado para los cuales un medicamento antiviral actuará con eficacia. Para la mayoría de los otros resfriados, no hay ningún antiviral que dé resultado, ni tampoco se recomiendan. El médico de su hijo le dirá si es necesario que su hijo tome un antiviral.

¿Qué sucede si mi hijo tiene una infección del oído medio y le duele?

Como el dolor suele ser el primer síntoma y el más molesto de una infección de oído, es importante que trate de aliviar a su hijo dándole un medicamento para el dolor. En la mayoría de los casos, su hijo se sentirá mejor al cabo de 1 o 2 días. El acetaminofén y el ibuprofeno son medicamentos de venta libre para el dolor que pueden ayudar a reducir gran parte de este. Asegúrese de usar la dosis correcta para la edad y el tamaño de su hijo. También existen gotas para los oídos que pueden ayudar a aliviar el dolor durante poco tiempo. Pregúntele al médico de su hijo si puede usar estas gotas.

Los medicamentos de venta libre para el resfriado (descongestionantes y antihistamínicos) no ayudan a eliminar las infecciones del oído.

Nota: los antibióticos no siempre son necesarios para ayudar a combatir la infección del oído medio de su hijo. Una razón es que algunas infecciones en el oído medio pueden ser causadas por virus. Además, algunas infecciones de oído bacterianas mejoran sin medicamentos en 2 o 3 días. Algunos niños con fiebre baja y síntomas leves de infección del oído medio bacteriana pueden ser tratados de manera segura sin antibióticos.

Si algunas infecciones virales en ocasiones producen infecciones bacterianas, ¿por qué el médico de mi hijo no le receta antibióticos?

En la mayoría de los casos, las infecciones bacterianas no siguen a las infecciones virales. Si se trata una infección viral con antibióticos, esto podría provocar una infección causada por bacterias resistentes en lugar de detener la infección. Comuníquele al médico de su hijo si la enfermedad empeora o dura mucho tiempo, para que se le proporcione el tratamiento adecuado según sea necesario.

¿La mucosidad amarilla o verde no significa que mi hijo tiene una infección bacteriana?

No. Durante un resfriado viral típico es normal que la mucosidad cambie de color claro a color amarillo o verde. La mucosidad se vuelve espesa y varía de color durante un resfriado viral como parte del proceso de curación normal. Si la mucosidad amarilla o verde continúa más de 8 o 9 días, es posible que se recete un antibiótico para tratar la sinusitis, una complicación no muy común de un resfriado.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes de los antibióticos?

Los efectos secundarios pueden incluir salpullidos, reacciones alérgicas, náuseas, diarrea y dolor de estómago. Algunas personas pueden tener una reacción alérgica que produce salpullido, picazón o urticaria. En casos graves, ciertas personas pueden tener problemas para respirar. Comuníquele siempre al médico de su hijo si tiene algún efecto secundario.

¿Cuándo son perjudiciales los antibióticos?

Cuando no se usan de manera correcta, pueden provocar más daño que beneficios. Por ejemplo, si los antibióticos se utilizan en forma reiterada o de modo inadecuado, las bacterias pueden crear tolerancia o resistencia a dicho antibiótico y pueden hacer que sea más difícil tratar a su hijo la próxima vez.

¿Qué son las bacterias resistentes?

Son aquellas que ya no es posible eliminar con ciertos antibióticos. Estas bacterias resistentes también se pueden transmitir a otros niños y adultos.

¿Las bacterias resistentes se pueden tratar?

Algunas bacterias resistentes pueden ser tratadas con medicamentos diferentes (antibióticos de un tipo distinto). Es posible que estos medicamentos deban ser administrados por vía intravenosa (IV) en el hospital.

Uso seguro de los antibióticos

Si su hijo se enferma, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Los antibióticos no siempre son la respuesta cuando su hijo está enfermo. Pregúntele al médico de su hijo cuál es el mejor tratamiento.
  • Los antibióticos son eficaces contra las infecciones bacterianas. No dan resultado para los resfriados y la gripe.
  • Termine todas las dosis recetadas de un antibiótico. Si su hijo se siente mejor y deja de tomar el medicamento demasiado pronto, la infección podría regresar.
  • No use el antibiótico de un niño para un hermano o amigo; puede darle el medicamento equivocado y causarle daño.
  • Deseche los antibióticos que no haya usado. No guarde los antibióticos para usarlos en otra oportunidad; algunos medicamentos vencidos pueden ser perjudiciales.

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra podría recomendar con base en los hechos y circunstancias individuales.

lo

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×