La salud como derecho

pediatra-aconseja116
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Visto de una manera integral, el derecho a la salud no es solo el derecho a ser atendido cuando se enferma, sino el derecho a una vida plena, a tener un crecimiento y desarrollo adecuados, a descubrir y desarrollar al máximo sus potencialidades, a vivir en armonía con la naturaleza y los demás seres humanos, a tener servicios públicos y condiciones de vivienda adecuados, a recibir la nutrición que se necesita, a gozar de una familia, a ser escuchado, a no ser maltratado o discriminado, a amar y ser amado.

Por lo expuesto, se ve claramente que el derecho a la salud se ubica en el contexto de la vigencia plena de todos los derechos, abarcando dos grandes componentes: el derecho a la conservación de la salud y el derecho al restablecimiento de la misma.

El Estado tiene la obligación de respetar, garantizar y proteger el derecho de la salud, lo que incluye:

  • Proporcionar los recursos y los medios necesarios para lograr la garantía del derecho a la salud
  • Garantizar mediante políticas, planes, programas, estrategias y acciones tanto del sector salud como de los otros sectores que se promueva y cuide la salud en la niñez y la adolescencia, así como proteger a niños y adolescentes contra cualquier situación que vulnere o afecte su derecho a la salud por parte de cualquier miembro de la sociedad o del mismo Estado.
  • Evitar cualquier discriminación y adoptar medidas legislativas y políticas diferenciales para los grupos más vulnerables
  • Tener políticas de cobertura universal, dirigidas a cuidar, conservar y promover la salud infantil; prevenir las enfermedades (lo que comprende detectar oportunamente los riesgos y actuar sobre ellos); atender adecuada y oportunamente a los enfermos y rehabilitar a todos los niños y adolescentes que lo necesiten
  • Garantizar, oportunamente y sin ninguna discriminación, a todos los niños y adolescentes que tengan algún grado de limitación permanente o una enfermedad crónica con gran repercusión en su salud, los servicios de rehabilitación que sean necesarios para disfrutar de una vida digna, en condiciones de igualdad con las demás personas y que les permitan desarrollar al máximo sus potencialidades y su participación activa en la comunidad. Se debe eliminar todo tipo de barreras de acceso a los servicios de salud para estos niños y adolescentes.
  • No adelantar ni promover políticas o acciones (por parte de cualquier sector del Estado) que afecten negativamente de alguna manera la salud infantil y adolescente.
  • Vigilar el cumplimiento de sus obligaciones por parte de los otros actores corresponsables, la familia y la sociedad, y restablecer inmediatamente el derecho a cuando se han producido vulneraciones al mismo.
  • Desestimular y sancionar las vulneraciones al derecho a la salud individual o colectiva, cometidas por servidores públicos o por cualquier ciudadano, empresa o institución.

 

Dado que existen grandes inequidades sociales y económicas que afectan significativamente la salud de los niños, niñas y adolescentes más pobres, el Estado debe priorizar los servicios de salud para las poblaciones más vulnerables y las poblaciones marginadas, lo cual implica garantizar condiciones de inclusión social a todo niño y adolescente, cualquiera sea su condición de salud, discapacidad, diversidad cultural, de género, situación socioeconómica y edad.

Ernesto Durán Strauch
Pediatra puericultor

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×