La resiliencia: necesaria y posible

editorial-118
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

La realidad en la cual crecen hoy los niños y adolescentes es cada vez más compleja y marcada por innumerables dificultades de toda índole, aunque no se trata de un fenómeno reciente: en la historia de la humanidad siempre ha habido guerras y tragedias que han afectado a todas la poblaciones y culturas, sin distinción de razas, religiones, edades, acceso a la educación y a la riqueza.

Las crisis y dificultades son connaturales a la existencia humana. Además, son oportunidades de forjarse como persona y son la contraparte de lo fácil y sencillo. Si no fuera por el dolor, la incomodidad o el sufrimiento, jamás se sabría cómo se experimenta la alegría, es decir, las experiencias difíciles hace posible el disfrute de los logros fáciles.

Con frecuencia los padres sienten la necesidad de facilitarles a sus hijos la vida, sin darse cuenta de que al hacerlo les niegan la posibilidad de aprender a asumir responsabilidades, afrontar retos y resolverlos con éxito, así como la oportunidad de demostrarse a sí mismos que son aptos para aprender, crecer, relacionarse y vivir.

Este hecho constituye un reto para los padres y cuidadores en general que debe llevar a que se ocupen de construir a su alrededor ámbitos generadores de resiliencia, en donde los niños y adolescentes puedan experimentar una exposición controlada y progresiva a las dificultades cotidianas y a las adversidades, lo que los ayudará a hacerse cada vez más fuertes y seguros de sí mismos, capaces de desarrollar todo su potencial a pesar de las adversidades que puedan presentarse en su vida, o justamente gracias a ellas.

María Piedad Puerta de Klinkert
Educadora
Universidad Pontificia Bolivariana

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×