La relación médico-paciente en pediatría

pediatra
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

A diferencia de otras especialidades médicas, en pediatría la relación médico-paciente implica tres actores: el niño, la familia y el pediatra, lo que conlleva una dinámica diferente y un ejercicio pleno de la asertividad, donde la capacidad de escucha y la intención de comunicar, más que de informar, deben marcar la pauta.

El momento de la consulta pediátrica debe ser necesariamente un acto educativo que invite a los protagonistas a aclarar sus dudas y a cualificar sus conocimientos, lo que redundará en una mejoría de las condiciones de salud de los niños y niñas. Con toda razón, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha formulado esta reflexión: “Cuando una madre sale de la consulta sin aprender nada sobre salud, no cabe la menor duda de que tanto ella como su hijo y el médico perdieron el tiempo”.

Los pediatras conservamos todavía el ascendiente de ser consultores familiares sobre temas de salud, educación e inclusive sobre la dinámica de la pareja y esta connotación debe aprovecharse para enriquecer y mejorar los conocimientos que la familia tiene alrededor de la crianza, la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud de sus hijos.

Como producto de la dinámica descrita se ha desarrollado el concepto de ‘alianza terapéutica’, que tanto favorece el proceso de recuperación de la salud perdida, gracias a la sumatoria de esfuerzos que facilitan preservar la vida y mejorar su calidad cuando esta se encuentra amenazada.

La invitación que queremos formular es a una relación armónica entre todos los participantes del acto médico, que redunde en beneficios reales para la salud y la calidad de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×