La relación de los adolescentes con los adultos

edito_gran
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Los adolescentes representan a un grupo social que ha sido visto como problemático por muchos adultos. La mayor asociación con conductas de riesgo crea temor en los padres. Los prejuicios y las dificultades en la crianza hacen que para algunos adultos esta etapa de sus hijos termine en verdadero caos familiar. Para mirar esta relación hay que tener en cuenta los dos puntos de vista. En primer lugar, los adultos tienen dificultades para aceptar las fluctuaciones en el estado de ánimo del adolescente. Estas ocurren por las ansiedades del cambio, ya que el adolescente siente temor a perder lo conocido, pero se niega a reconocerlo. Es así como se mueve entre la independencia y la dependencia de sus padres. También es difícil para el adulto aceptar la genitalidad del adolescente y la libre expresión de la personalidad. Muchas veces este rechazo se manifiesta dando excesiva libertad a los adolescentes que es lo mismo que abandonarlos. El respeto por su intimidad y confidencialidad es determinante en la relación y confianza con sus padres. Los diferentes estudios han demostrado que un adolescente típicamente espera un año o más antes de buscar orientación en anticoncepción, y usualmente con personas diferentes a sus padres.

Algunos padres refuerzan el autoritarismo al sentirse amenazados por el adolescente y usan la dependencia económica como medio de control. En ocasiones llegan al extremo de la violencia porque están desesperados. La severidad con que a veces se pretende controlar a los adolescentes genera mayor distanciamiento y conflicto. Una de las grandes dificultades en la crianza está en reconocer el momento en que los cambios comportamentales se están convirtiendo en verdaderos problemas del comportamiento; es imperativa una detección precoz para instaurar estrategias de intervención de forma oportuna.

Los adolescentes, por su parte, son seres que se hacen cargo de los conflictos de los demás y asumen los aspectos más complejos del medio por su debilidad en esta etapa de la vida. La búsqueda de identidad los lleva a comportarse como varios personajes en un mismo día. Defienden sus valores y desprecian los que le quiere imponer el adulto. No aceptan consejos y cuando los controlan sienten que controlan su mundo interno.

En la postmodernidad las relaciones entre adultos y adolescentes se hacen cada vez más difíciles. Sus discusiones se basan en lo cotidiano y no en un enfrentamiento ideológico. Ya no hay deseo de comunicarse porque se piensa que no pueden comprenderse. Ha proliferado el fenómeno de maltrato hacia los padres ya que los adolescentes generan miedo en las generaciones mayores que están desconcertadas frente a la actitud desafiante y poco respetuosa del adolescente.

La libertad que exigen los adolescentes debe darse con límites y supervisión permanente. Los adultos no pueden seguir acobardados frente a la actitud de los adolescentes en una sociedad que muestra permanentemente ideales de violencia y poder.

Yolanda Giraldo Giraldo

Médica y psicóloga

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×