La plena vigencia de los valores

edito
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Valor es aquello que le da sentido a la vida, por lo que vale la pena luchar. Los valores son nuestra guía para actuar y para relacionarnos con los demás. El pleno ejercicio de ellos nos llevará a hacer de nuestros hijos unas buenas personas como vehementemente lo deseamos todos los padres de familia.

Las cualidades que cada madre o padre anhela que su hijo posea, no surgen de la nada. Se forman lentamente, siguiendo el ritmo del desarrollo individual y se fortalecen mediante un ambiente favorable, donde el niño aprecie la necesaria congruencia entre la pauta y la acción en el comportamiento de sus progenitores y de más adultos significativos.

Los valores se eligen libremente, se prefieren o se desechan.

Hay varios medios que permiten construir valores: el juego, la reflexión y el ejemplo

Los valores son nuestra guía para actuar y para relacionarnos con los demás.

 ¿Quién debe enseñar los valores?

La familia como elemento socializador primario es la primera institución encargada de este importantísimo proceso. Los adultos significativos que están en contacto con el niño, juegan también un papel primordial en el hecho de introyectar valores donde el ejemplo sigue siendo un baluarte fundamental. La institución educativa como entidad socializadora secundaria, debe reforzar todos aquellos elementos que se han trabajado previamente y cuyas ejecutorias deben ser favorecidas en las relaciones entre los escolares y de estos con sus maestros.

En las condiciones actuales de la vida institucional en nuestro país, adquiere la mayor importancia el protagonismo y la trascendencia que debe tener ejercicio pleno de los valores.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×