La participación como fundamento de la democracia

editorial
29 acciones Twitter 0 Facebook 29 Email -- Buffer 0 29Acciones ×

La inminencia de un acuerdo de paz en nuestro país hace necesaria la revitalización conceptual de todo lo que implica la convivencia en términos de equidad, participación y compromiso social

“No basta hacer que un niño nazca, también hay que traerlo al mundo”, afirma el sociólogo francés, M.P.Daru. Esta “traída al mundo” incluye la labor de socialización primaria que le compete  fundamentalmente a la familia  y que incluye elementos como el valor de la vida y su defensa, la construcción de identidad y sentido de pertenencia y el reconocimiento y aceptación de normas. Hacen parte también de este proceso de socialización, el desarrollo de interacciones colaborativas y el reconocimiento de la pluralidad.

Todo lo anterior debe complementarse en el proceso de crianza, con la participación creciente desde los primeros años de la vida en el seno de la familia, con el apoyo para que los niños y niñas y adolescentes se expresen, manifiesten sus estados de ánimo y puedan dar a conocer sus ideas y sentimientos.

La participación debe entenderse, en concepto del geógrafo estadounidense Roger Hart, como el proceso de compartir decisiones que afectan la vida propia y de la comunidad en la cual se vive. La participación no es un evento, es un proceso. Genera sentido de la responsabilidad y avala la promoción y el fortalecimiento de la ciudadanía; es el medio por el cual se construye la democracia en el camino apasionante que recorren los niños y niñas entre la menoría y la ciudadanía social.

Siempre ha existido una tensión entre la participación y la protección, en el contexto de la evolución de las facultades de los niños y niñas, que en los tiempos que corren tiende a resolverse con la intervención creciente de estos en las decisiones que afectan su modo de vivir.

Los adultos acompañantes del proceso de crianza debemos tener muy presente la sabia reflexión del filósofo Fernando Savater, cuando afirma que “Los ciudadanos democráticos no se dan como los cardos, así sin más, libremente, sino que son producto de la misma democracia”

 

29 acciones Twitter 0 Facebook 29 Email -- Buffer 0 29Acciones ×