La familia como ambiente propicio para inculcar valores

editorial
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

La familia que ha logrado crear entre sus miembros un vínculo afectivo sólido y protector es el mejor ambiente para el acompañamiento en la construcción de los valores, pues se crea una atmósfera de respeto mutuo, de padres e hijos, lo que se logra cuando todos en familia están convencidos de que cada persona es única, sin copia e irrepetible, pues como dice el filósofo francés Emmanuel Mounier “una persona es lo que no puede ser repetido dos veces”. Por lo tanto, los padres deben respetar al hijo, con sus búsquedas, sus errores, con su singularidad.

La familia debe ser un espacio abierto para el crecimiento de todos sus miembros, no solo para los hijos, respetando su diversidad, acrecentando su independencia, estimulando su libertad. La crianza debe ser básicamente un proceso de vida, agradable, amable en sí misma, no una árida preparación para el futuro. En este aprendizaje del sentido de la vida la parte afectiva debe ser, inclusive, más trascendental que la adquisición de conocimientos.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×