La explotación sexual comercial de niños y adolescentes, una tragedia que no cesa

fondo-prevencion
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

En todo el mundo miles de niños y adolescentes son sometidos a diario a crueles vejámenes sexuales, dentro de los cuales, la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA) es una de las formas más graves. Esta práctica está en aumento, ya que es muy lucrativa para explotadores y redes delincuenciales, a lo que se suma que con frecuencia es tolerada socialmente.

Conceptualización

El término ESCNNA se refiere a varios tipos de actividades ilegales en los cuales se utiliza sexualmente a niños y adolescentes con la engañosa apariencia de una transacción económica en dinero o especie. La definición más aceptada de la ESCNNA es la del primer congreso mundial contra esta problemática, efectuado en Estocolmo en 1996: “La explotación sexual comercial infantil es una violación fundamental de los derechos del niño. Comprende el abuso sexual por adultos y la remuneración en efectivo o en especie para el niño o una tercera persona o personas. El niño es tratado como un objeto sexual y como un objeto comercial. La explotación sexual comercial de niños constituye una forma de coerción y violencia contra los niños, y equivale a trabajo forzoso y una forma contemporánea de esclavitud”.

prevencion-secLa ESCNNA es una grave vulneración de los derechos, es violencia sexual y es delito. Se tipifica como explotación, ya que se trata de una forma de aprovechamiento, sometimiento o condicionamiento por parte de diferentes tipos de explotadores, en la que hay ejercicio abusivo del poder mediante manipulación, coerción o violencia, de tal modo que los niños y adolescentes son tratados como un objeto sexual y una mercancía con valor de cambio. Y, a esto, hay que sumarle que, con frecuencia, se acompaña de tratos crueles y degradantes.

Modalidades de ESCNNA

box-1Se reconocen varias modalidades, que es importante diferenciar, ya que exigen pautas específicas para la intervención. Estas se refieren a la utilización de niños y adolescentes así:

  • En la prostitución, mal llamada “prostitución infantil”: actividades sexuales a cambio de remuneración o de cualquier otra retribución. Esta definición aplica tanto para la utilización sexual en la vía pública, como en lugares privados destinados para este fin o en redes sociales informáticas.
  • En la dirección, organización o promoción de actividades sexuales en el marco de viajes y turismo. Una práctica mal llamada “turismo sexual”.
  • Para su trata con fines de explotación sexual, que incluye actividades relacionadas con su desplazamiento de un lugar a otro: captación, transporte, traslado, acogida y recepción.
  • Para la producción de material pornográfico, definido este por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MINTIC) de Colombia como “toda representación, por cualquier medio de comunicación, de un menor de 18 años de edad, o con aspecto de niño o niña, involucrado en actividades sexuales reales o simuladas, de manera explícita o sugerida, con cualquier fin”.
  • Para casamientos precoces o forzosos, práctica mediante la cual se les obliga a matrimonios no consentidos con un adulto que ofrece un dividendo o dote, en dinero o especie. No siempre son matrimonios formalizados ante autoridades civiles o religiosas, sino uniones maritales de hecho.
  • Con fines sexuales por grupos armados.

Adicionalmente a estas modalidades se ha empezado a reconocer formas de ESCNNA ligadas a las tecnologías de la información y comunicación:

  • Grooming (engaño pederasta) en línea o “seducción en red”: acciones de una persona para alcanzar una relación engañosa en internet con un niño o adolescente, con el propósito de hacerlo vulnerable a accesos sexuales.
  • Sexting (‘sexteo’): envío no autorizado de contenidos sexuales mediante dispositivos digitales (computadores, tabletas, teléfonos inteligentes).
  • ‘Sextorsión’ (extorsión sexual): es el chantaje para obtener dinero u otros beneficios por medio de la amenaza de publicar material sexual en internet o ser enviado a los familiares y conocidos de la víctima.

Causas de la ESCNNA

La ESCNNA ocurre en un contexto cultural que promueve la desigualdad entre géneros, el consumismo, las prácticas de opresión y explotación de los más débiles, y la cosificación de los cuerpos, los afectos y la sexualidad.

Según el trabajador social chileno Edgardo Toro, la ESCNNA “es un fenómeno multicausal en el que tienen que ver factores económicos, culturales, psicológicos, sociales, familiares y afectivos. Entre algunas de las causas se mencionan: estrategias de sobrevivencia de las víctimas y sus familias, las incompetencias parentales, los déficits educacionales, las expectativas consumistas, las migraciones, la discriminación de género, las problemáticas que afectan el ámbito familiar como la violencia intrafamiliar, el abuso sexual, las modernas tecnologías, así como el maltrato, el trabajo infantil y la situación de calle”.

Consecuencias de la ESCNNA

box-2Los niños y adolescentes víctimas de la ESCNNA sufren de múltiples afectaciones en su desarrollo integral (físico, psicológico, espiritual, moral y social), que pueden llegar a acabar con sus vidas.

La ESCNNA conlleva consecuencias negativas sobre el cuerpo, la sexualidad y los afectos, hasta el punto de cambiar el sentir, el pensar, la forma de interactuar con otros, los proyectos de vida, así como las maneras de concebir el mundo y el lugar que se ocupa en él. Lo anterior se traduce en sentimientos de culpa, deserción escolar, uso abusivo de sustancias (alcohol y drogas), depresión, desesperanza, y maltrato por parte de clientes y explotadores, de tal modo que se puede afirmar categóricamente que: “luego de que un niño o adolescente es víctima de la ESCNNA ¡todo cambia!”.

Son comunes las enfermedades de transmisión sexual y gestaciones en edades tempranas. Suele haber valoraciones negativas de sí mismos, aunque en ocasiones esta situación es confusa y se mimetiza con sobrevaloraciones respecto a su imagen corporal. En algunos casos, puede haber búsqueda de compensación de vacío existencial, así como un sinsentido de sí mismos y de la vida. También pueden ocurrir autolesiones, como cortarse en diferentes partes del cuerpo y, en algunos casos, ideación y actos suicidas.

En las víctimas de ESCNNA es frecuente encontrar la pérdida de confianza en sí mismos, en los otros, en la familia y en las instituciones, a tal punto de que les es difícil diferenciar ambientes protectores de los de riesgo y se tornan resistentes a recibir protección.

Pautas para la acción

La ESCNNA exige una respuesta familiar, social y estatal amplia, contundente y eficaz en procura de la garantía de los derechos de todos los niños y adolescentes, así como de su restablecimiento en las víctimas. Para detectar que un niño o adolescente es víctima de ESCNNA hay signos de alerta, a los que es importante estar atentos, relacionados con su apariencia física, los lugares que frecuenta, su relación con los adultos, huellas físicas y comportamientos. Algunos de ellos son:

  • Tenencia de objetos materiales, algunos de ellos de alto valor, sin una explicación clara sobre su adquisición.
  • Uso de ropa llamativa y poco habitual para la edad, muy corta o transparente o ropa utilizada para fiestas o eventos nocturnos.
  • Uso de maquillaje excesivo y llamativo.
  • Autoexclusión o marginación voluntaria de los ambientes en los que se solía socializar, como la escuela, grupos juveniles, artísticos, o deportivos, es decir, aquellos lugares que representan entornos protectores.
  • Asistencia a lugares de entretenimiento para adultos, tales como bares, prostíbulos discotecas, hoteles, salas de masaje.
  • Situación de calle o socialización callejera, así como traslado constante y a horas inusuales.
  • Hermetismo emocional: puede tornarse afectivamente plano, inexpresivo e indiferente, inclusive ante situaciones emocionales extremas.
  • Inestabilidad emocional: pueden aparecer crisis emocionales intensas (llanto, angustia, crisis de pánico, agresividad, ideación suicida).
  • Uso de discursos que promueven la desigualdad entre los géneros y justifican la violencia.
  • Diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual o molestias en la zona genital.
  • Signos de maltrato físico (moretones, heridas, cortadas, fracturas).
  • Preocupación por estado de gestación, como hacerse una prueba de embarazo.
  • Modificaciones abruptas del apetito o del patrón de sueño, incluida la somnolencia.
  • Ansiedad, depresión y baja autoestima.
  • Consumo de sustancias psicoactivas.
  • Problemas en la escuela, incluida la deserción.
  • Comportamiento sexual que no se ajusta a su edad.
  • Uso de las redes sociales informáticas sin aceptación de la supervisión de sus cuidadores adultos.

En todos los casos, sin excepción, la ESCNNA es un delito y una vulneración de derechos de los niños y adolescentes. Por tanto, ante cualquier práctica que sugiera explotación sexual la conducta indicada es denunciar ante las autoridades competentes: policía nacional, comisarías de familia, personerías municipales o ICBF.

 Prevención de la ESCNNA desde la promoción del desarrollo humano

Desde la perspectiva del desarrollo humano, la promoción lleva a pensar en los espacios y condiciones adecuados para el sano crecimiento de los niños y adolescentes, así como en prácticas de crianza tendientes al establecimiento de vínculos afectivos protectores que sean el soporte para el desarrollo de capacidades y potencialidades, lo que favorece su reconocimiento como seres individuales, únicos, dignos, valiosos y capaces de dar y recibir afecto.

Sin embargo, ante graves vulneraciones de derechos, como la ESCNNA, se debe trabajar tanto en la promoción del desarrollo humano como en la prevención específica de la problemática, teniendo en cuenta la obligatoria corresponsabilidad, por lo que se debe trabajar, de igual forma, en el plano familiar como en el social y el estatal.

Rol de la familia en la prevención de la ESCNNA

La familia tiene la más importante de las funciones: proteger, formar y preparar a los niños y adolescentes para que desarrollen las cualidades, capacidades, atributos, destrezas y habilidades necesarias para su sobrevivencia. Sobre la ESCNNA, la familia cumple las siguientes funciones preventivas:

  • Educación en valores y factores de protección de la niñez y la adolescencia.
  • Postura y comunicación de límites y normas.
  • Ser un soporte, entendido como una actitud de vida que debe acompañar.
  • Ser un referente continuo de conductas y comportamientos de protección.
  • Promoción de competencias sociales en todos sus miembros.

La sociedad y el Estado como parte esencial en el crecimiento y desarrollo de la niñez y adolescencia

La familia no es el único escenario en el que niños y adolescentes interactúan con los demás para construir su socialización: el entorno comunitario y social más general también es un ambiente propicio para esta tarea, para lo cual, es necesario fortalecer ambientes protectores para los niños y adolescentes por medio de:

  • Políticas eficaces de apoyo a la niñez, adolescencia y juventud.
  • Incluir los distintos aspectos de lucha contra la ESCNNA en los planes de desarrollo gubernamentales.
  • Desarrollo de programas de prevención temprana de la ESCNNA.
  • Programas para el fortalecimiento de las familias como entornos protectores.

Trabajo en red, involucrando a los actores gubernamentales y sociales con medios de comunicación, empresas y organizaciones de la sociedad civil, a fin de difundir conocimiento y crear conciencia sobre la responsabilidad frente al cuidado de los niños y adolescentes y respecto a la denuncia de la ESCNNA, así como otras vulneraciones de derechos.

A modo de conclusión, se puede afirmar que solo mediante la interacción continua y participativa en el fortalecimiento de entornos protectores es posible favorecer el desarrollo de niños, adolescentes y adultos en los escenarios de la crianza, educación, socialización y, así, disminuir las condiciones de riesgo de victimización por ESCNNA.

Por: Maritza Serna Rendón
Psicóloga, candidata a Magíster en Psicología Social Comunitaria

Leydy Catalina Vertel Betancur
Psicóloga, especialista en Psicología Clínica y Salud Mental, Corporación de
Amor al Niño ‘Cariño’

Iván Felipe Muñoz Echeverri
Médico salubrista, candidato a Doctor en Salud Pública
Facultad Nacional de Salud Pública, Universidad de Antioquia

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×