La dimensión afectiva: importante elemento del desarrollo humano

Dimensión referida al sentir y al vincularse.  Es considerada como el conjunto de posibilidades del ser humano para relacionarse consigo mismo, con los demás y con el entorno, con base en el afecto, que es la energía y motor del desarrollo humano. Además, facilita el aprendizaje, lo cual es expresado magistralmente por el poeta y dramaturgo alemán Johan Wolfgang von Goethe: solo aprendemos de aquellos a quienes amamos.

En la relación se establece un vínculo afectivo entre el cuidador adulto y el niño, vínculo que si es protector estimula el desarrollo mediante la imitación.  En el proceso vincular se adquiere en la etapa inicial de la vida la confianza básica, en la cual se asientan las bases del desarrollo posterior y de la calidad de la relación con los demás.

El desarrollo de la dimensión afectiva en la niñez y adolescencia se dirige a:

  • Tener alto grado de autoestima
  • Ser autocrítico y reflexivo
  • Estar en condiciones de expresar sus propios sentimientos
  • Ser empático y respetuoso con los demás y con la naturaleza
  • Compartir con los demás cuando las circunstancias así lo permitan.

Grupo de Puericultura

Universidad de Antioquia