La crianza como acompañamiento activo

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Criar significa orientar, educar y acompañar a los niños y jóvenes en la aventura de la vida, para que ellos puedan construir armónica y eficazmente sus metas del desarrollo: autoestima, autonomía, creatividad, solidaridad, salud y felicidad.
La era de la información y el desarrollo alcanzado por nuestros niños y niñas hacen de ellos unos nuevos sujetos de crianza, con quienes es necesaria una aproximación asertiva donde el diálogo, el ejemplo y el ejercicio de una autoridad benevolente, les permitan la adquisición gradual de su autonomía, en un recorrido progresivo por los caminos hacia la libertad, que haga de ellos personas felices y excelentes sujetos sociales.

Durante este apasionante proceso de la crianza los niños y niñas necesitan la presencia de adultos seguros. “No hay vientos favorables para quien no sabe a dónde va” afirmó Séneca, el gran filósofo. Nuestros hijos y alumnos necesita saber hacia dónde van y somos nosotros los encargados de insinuarles el camino a quienes tenemos bajo nuestro cuidado, función esta que debemos ejercer con serenidad y firmeza en un entorno amoroso y gratificante para todos.

Así como el niño pequeño capta la tensión de los brazos que lo cargan, el niño mayor percibe de manera clara los comportamientos inseguros y ambivalentes en que incurrimos en ocasiones como acompañantes de la crianza, cuando nos abruman las situaciones que debemos afrontar y las decisiones que debemos tomar.

La perplejidad, condición que acompaña la crisis actual del rol adulto, promueve con frecuencia la asunción por parte de los sujetos de crianza de una serie de situaciones y decisiones para las cuales los niños y niñas no están preparados, y que se van a traducir en comportamientos y estilos de vida que no se compadecen con lo que nuestra sociedad necesita y espera.

Es pues indelegable nuestra responsabilidad como adultos significativos en el proceso de crianza, en consonancia con la sabia reflexión del investigador social Urie Brofenbrenner. “El valor de una sociedad debe juzgarse por el interés de una generación en la siguiente”.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×