La circuncisión Información para los padres

Academia Americana de Pediatría

La circuncisión

Información para los padres

 

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico en el cual se quita la piel que cubre la punta del pene. Los estudios científicos han demostrado algunos beneficios médicos de la circuncisión; sin embargo, dichos beneficios no son suficientes como para que la Academia Americana de Pediatría recomiende que a todos los bebés varones se les practique. Es posible que los padres deseen que a sus hijos varones les hagan la circuncisión por razones religiosas, sociales o culturales. Como este procedimiento no es esencial para la salud del niño, los padres deben decidir lo que es mejor para él al evaluar los beneficios y riesgos. Este folleto contesta las preguntas más comunes que pudiera tener acerca de la circuncisión. Úselo como guía para ayudarle a decidir lo que es mejor para su bebé varón.

¿Qué es la circuncisión?

Al nacer, los niños varones tienen una piel que cubre la punta del pene, llamada prepucio. La circuncisión consiste en quitar el prepucio quirúrgicamente para exponer parte del pene. Este procedimiento normalmente lo hace un médico durante los primeros días de vida del bebé varón. El bebé debe estar en condición estable y sana para que le puedan hacer la circuncisión de manera segura. Muchos de los padres eligen que les hagan la circuncisión a sus niños varones porque “a todos los demás hombres de la familia les hicieron la circuncisión”, o porque no quieren que sus hijos se sientan ‘diferentes’. Hay otras personas que piensan que la circuncisión no es necesaria y eligen que no se lleve a cabo. Algunos grupos tales como los miembros de las religiones judías e islámicas realizan la circuncisión por razones religiosas y culturales. Como esta puede ser más riesgosa si se lleva a cabo más adelante en la vida, es recomendable que los padres tomen la decisión sobre ella al poco tiempo después de que nazca su hijo.

Preguntas comunes sobre la circuncisión

¿Es dolorosa?

Si se hace sin medicina contra el dolor, sí es dolorosa. Hay medicinas contra el dolor que son seguras y efectivas. Se recomienda que se usen medicamentos para reducir el dolor de la circuncisión. Se puede inyectar anestesia local en el pene para disminuir el dolor y la tensión de los bebés. También hay cremas de aplicación externa que pueden ser de ayuda. Hable con su pediatra acerca de la mejor medicina contra el dolor para su hijo. Los problemas de usar medicina contra el dolor son poco comunes y no son serios.

Razones por las cuales los padres quieren elegir la circuncisión

En los estudios de investigación se indica que podría haber algunos beneficios médicos resultantes de la circuncisión. He aquí algunos de esos beneficios:

  • Hay un riesgo ligeramente menor de contraer infecciones del tracto urinario. Un bebé varón con circuncisión tiene aproximadamente una posibilidad aproximada de 1 en 1.000 de contraer una infección del tracto urinario durante su primer año de vida; un bebé varón sin circuncisión tiene una posibilidad aproximada de 100 de contraer una infección del tracto urinario durante su primer año de vida.
  • Hay un riesgo más bajo de contraer cáncer del pene. Sin embargo, este tipo de cáncer es muy poco común entre los varones con o sin circuncisión.
  • Hay un riesgo ligeramente más bajo de contraer enfermedades transmitidas sexualmente, incluyendo el VIH, que es el virus que causa el sida.
  • Se previenen infecciones del prepucio.
  • Se previene la fimosis, que es cuando los varones sin circuncisión no pueden tener retracción del prepucio.
  • La higiene genital es más fácil de llevar a cabo.

Razones por las cuales los padres no quieren elegir la circuncisión

Estas son algunas de las razones por las que los padres podrían no querer que se le haga la circuncisión a su hijo:

  • Los posibles riesgos existentes. Al igual que en el caso de cualquier cirugía, la circuncisión tiene algunos riesgos. Sus complicaciones son muy poco comunes y normalmente son menores. Dichas complicaciones podrían consistir en sangrado, infecciones, cortar el prepucio de manera que quede muy corto o muy largo, o una recuperación inapropiada.
  • La creencia de que el prepucio es necesario para proteger la punta del pene. Al quitarlo, la punta del pene podría irritarse y causar que la abertura del pene quede demasiado pequeña. Eso podría ocasionar problemas para orinar que podrían tener que ser corregidos quirúrgicamente. La creencia de que la circuncisión hace que la punta del pene sea menos sensible, lo que causaría una disminución del placer sexual más adelante en la vida.
  • Casi todos los niños varones sin circuncisión se les puede enseñar técnicas de higiene apropiadas para disminuir las posibilidades de contraer infecciones, cáncer del pene y enfermedades transmitidas sexualmente.

 

¿Cómo debo esperar que se encuentre mi niño después de la circuncisión?

Después de la circuncisión, la punta del pene podría parecer estar irritada o amarillenta. Si se puso un vendaje, hay que cambiarlo cada vez que se cambie el pañal para reducir el riesgo de que se infecte el pene. Hay que usar gel de petrolato para evitar que se pegue del vendaje. Algunas veces, se usa un aro de plástico en lugar de un vendaje. El aro de plástico que se deja en la punta del pene normalmente se sale en cinco u ocho días. Toma aproximadamente de una semana a 10 días para que el pene sane completamente después de la circuncisión.

¿Hay algunos problemas que puedan ocurrir durante la circuncisión?

Los problemas que puedan ocurrir durante la circuncisión son poco comunes; sin embargo, llame a su pediatra inmediatamente si ocurre lo siguiente:

  • Su bebé no puede orinar normalmente a las seis u ocho horas después de la circuncisión.
  • Hay un sangrado persistente.
  • Hay enrojecimiento alrededor de la punta del pene, el cual ha empeorado después de tres a cinco días.

Es normal que drene un líquido amarillento o que haya un líquido en la cabeza del pene, pero eso no deberá durar más de una semana.

¿Qué pasará si decido que no le hagan la circuncisión a mi hijo?

Si decide que no le hagan la circuncisión a su hijo, hable con su pediatra sobre cómo mantenerle su pene limpio. Cuando su hijo tenga una edad suficiente, él podrá aprender a mantener su pene limpio, de la misma manera en que aprenderá a mantener otras partes de su cuerpo limpias. El prepucio normalmente no se retrae completamente por varios años y nunca debe forzarlo. Es fácil mantener limpio el pene sin circuncisión al lavar el área genital delicadamente al bañarse. No necesitará hacer una limpieza especial, ya sea usando palillos con punta de algodón o antisépticos.

Más adelante, cuando el prepucio se retraiga completamente, habrá que enseñarles a los niños varones cómo lavárselo cada día, de la siguiente manera:

  • Tiene que halarlo delicadamente en dirección opuesta a la cabeza del pene.
  • Hay que enjuagar la cabeza del pene y el doblez interior de la piel con agua tibia y jabón.
  • Hay que halar el prepucio para que quede de nuevo encima de la cabeza del pene.
  • Vea al pediatra si nota cualquier signo de infección, tal como enrojecimiento, hinchazón o líquido de mal olor.

La circuncisión femenina

La mutilación genital femenina, a veces conocida como ‘circuncisión femenina’, es común en muchas culturas. Consiste en quitar parte o todo el clítoris de la mujer. También podría consistir en coser la abertura de la vagina. Muchas veces esto se hace sin dar medicina contra el dolor. El propósito de esto es comprobar que una mujer es virgen antes de casarse, reducir su capacidad de tener placer sexual después del matrimonio y promover la fidelidad del matrimonio. Hay muchos efectos secundarios serios, tales como:

  • Infecciones pélvicas y del tracto urinario.
  • Efectos negativos sobre la autoestima y la sexualidad.
  • Incapacidad de tener un bebé por vía vaginal.

La Academia Americana de Pediatría se opone absolutamente a este tipo de procedimiento en cualquier forma, ya que es desfigurante y no tiene beneficios médicos.

 

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, que su pediatra puede recomendar basado en los hechos y circunstancias individuales.