Influenza A H1N1: vacuna y otras medidas de prevención

Influenza A H1N1

Las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas son las más llamadas a vacunarse contra la influenza A H1N1. El virus aún circula en Colombia y la única salida es permanecer alerta ante cualquier síntoma. 

Por: Ana María Gómez Campos
Periodista revista Crianza & Salud
Con la asesoría de:
Enrique Gutiérrez Saravia,
pediatra e infectólogo.
Presidente del Comité de Infecciones Respiratorias
de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica
y Jorge Mauricio Palau Castaño,
pediatra e infectólogo de la Clínica Colsubsidio
y del Hospital de La Misericordia 

Desde cuando se registraron los primeros afectados en Colombia por el virus de influenza A H1N1 en abril del año pasado, las víctimas han disminuido, pero no se puede bajar la guardia. En el más reciente reporte oficial, del 24 de marzo de este año, se habían confirmado 3.735 casos y 231 muertes por su causa.

De hecho, el virus sigue circulando, aunque no en las dimensiones que se esperaba; no obstante, los expertos recomiendan estar alerta en la temporada de invierno (abril-mayo y sep- tiembre-octubre). De acuerdo con el pediatra e infectólogo Enrique Gutiérrez, presidente del Comité de Infecciones Respiratorias de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, la provisión de vacunas –que llegó al país desde marzo pasado– no es tan grande como para una población de 45 millones de habitantes, pero como se ha visto que un buen porcentaje de las muertes ocurre en mujeres embarazadas (en Colombia 13% según el Ministerio de la Protección Social) se les ha dado prioridad en la vacunación como principal grupo de riesgo.

De acuerdo con las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la población objeto es el personal de la salud y los individuos en riesgo, como mujeres embarazadas, personas con enfermedades crónicas (diabéticos, cardiópatas, neumópatas, asmáticos, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y con sistema inmune debilitado) entre los 6 meses y los 49 años de edad. “El primer peldaño equivale a 200.000 dosis; el segundo a 430.000, para gestantes en segundo y tercer trimestre. Y para personas con enfermedades crónicas, el país cuenta con más de un millón, para completar los dos millones de vacunas disponibles”, explica Martha Velandia, del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), del Ministerio de la Protección Social.

Para el caso de los niños, se ha estimado que la enfermedad afecta a uno de cada diez aproximadamente, por lo que se considera un nivel de vulnerabilidad moderado, y por lo tanto, se están incluyendo en la vacunación gratuita a quienes tengan las enfermedades mencionadas o estén en alto riesgo de contraer la infección, sostiene el pediatra e infectólogo Jorge Mauricio Pa- lau Castaño, de la Clínica Colsubsidio y del Hospital de La Misericordia.

Realmente, la mayor preocupación mundial se concentra en las mujeres embarazadas, pues estas tienen una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad más severa, de requerir hospitalización y de morir por la infección con el virus. “Con la pandemia y la gripa estacional, ellas están predispuestas a muertes fetales y prematuras”, afirma Gutiérrez. A lo que Jorge Palau añade la condición de ser población adulta joven.

Como se trata de un virus cambian- te, es importante que los grupos de riesgo se vacunen y ante cualquier signo de la enfermedad la población consulte de inmediato. “No es fácil confundirse con los síntomas porque la influenza tiene características especiales como dolor de cabeza intenso, malestar severo, dolores óseos, fiebre muy alta, tos, diarrea, vómito y dificultad para respirar. Es una gripa multiplicada por cien”, enfatiza el infectólogo.

Y para quienes no tienen acceso a la vacuna –la mayoría de la población porque no es de venta libre– no queda otra solución que mantener las medidas de prevención: lavado de manos y uso de tapabocas ante los síntomas de gripa, principalmente. “El virus no tiene alas. Está en manijas, barras de los buses, llaves de baños y todo lo que la gente manipula y por ahí es que se contagia”, comenta el doctor Enrique Gutiérrez.

¿Cómo se está haciendo la inmunización?

Las vacunas contra el virus A H1N1, que se aplican en una dosis para adultos y dos para niños entre los seis meses y nueve años, ya están en los 32 departamentos y cuatro distritos del país y se han dispuesto 2.191 puntos de vacunación. Solo hay que preguntar por ella en la IPS correspondiente. Esta vacuna ofrece una protección durante 8 meses.