Homenaje a la fantasía Infantil

Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco.

Yo me había desprendido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, haraposo, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. Yo no podía darle la lapicera que tenía, porque la estaba usando en no sé qué aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano.

Y súbitamente, se corrió la voz. De buenas a prime- ras, me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitos cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado: había quien quería un cóndor y quien una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas, y no faltaban los que pedían un fantasma o un dragón.

Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desam- paradito que no alzaba más de un metro del suelo me mostró un reloj, dibujado con tinta negra en su muñeca:

—Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima —dijo. —¿Y anda bien? —le pregunté.
—Atrasa un poco —reconoció.

Por: Eduardo Galeano

Reflexiones

recomendado2

“El niño es el constructor del hombre, y no existe ningún hombre que no se haya formado a partir del niño que fue una vez”.

Maria Montessori 

“Si queremos hijos felices hay que enseñarles a navegar en tempestades”.

Álvaro Bilbao

“Hoy en día la gente sabe el precio de todo y el valor de nada”.

Oscar Wilde 

 

Caricatura

caricatura