Hablemos de solidaridad

La solidaridad es una necesidad apremiante en el mundo actual, en el cual el individualismo, el irrespeto por los demás y la violencia campean por todas partes.  La modificación de estas actitudes y el cultivo de la solidaridad en los niños y adolescentes serán, sin lugar a dudas, contribuciones esenciales para la necesaria transformación de la sociedad.

Los adultos que cuidan al niño y al adolescente tienen una bella oportunidad para que en la vida cotidiana se haga un trabajo denodado por la solidaridad en la convivencia humana, con su eje central en el ejemplo y la estimulación.  Es fundamental conjugar frecuente y oportunamente verbos como ayudar y compartir, así como inducir a los niños y adolescentes a pensar y obrar de manera individual y colectiva, para que disfruten el placer de servir, de tal modo que la solidaridad se convierta en un elemento de avance y desarrollo comunitario, y que entre todos se construya la democracia participativa.

Miryam Bastidas Acevedo
Pediatra puericultora