Guía para los padres sobre las mascotas

mascotas-principal
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

En millones de hogares actuales hay mascotas. Si usted aún no tiene una mascota, es posible que en algún momento su hijo le pida que adquieran una. Si ya tiene una, es probable que su hijo quiera otra. ¿Cómo decidirse?

Esta es una guía de la Academia Americana de Pediatría sobre cómo escoger una mascota. También incluimos información importante sobre cómo prevenir la diseminación de enfermedades de animales, tanto en el hogar como en los ambientes públicos.

Durante la próxima visita al pediatra de su hijo, haga cualquier pregunta acerca de una nueva mascota o el modo de prevenir enfermedades relacionadas con ellas y la seguridad en torno a estas.

Cómo elegir una mascota

El tener una mascota puede ser una experiencia maravillosa para los niños. Puede enseñarles responsabilidad, aumentar su autoestima y evitar la soledad. Para algunas personas, las mascotas hasta pueden bajar la presión arterial y reducir el estrés. Sin embargo, es importante elegir su mascota con cuidado, especialmente si tiene niños pequeños. Tenga en cuenta los siguientes consejos al elegir una mascota:

  • Considere la edad y las habilidades de su hijo. Algunas mascotas, como los perros o los gatos, necesitan atención diaria. Hay que darles de comer, cuidarles el pelo y las uñas, recoger cuando hacen sus necesidades y sacarlos a hacer ejercicio. Otros, como los peces, pájaros, los conejillos de indias y los hámsteres, necesitan menos cuidados y pueden ser una buena opción para un niño mayor que quiera aprender lo que es tener una mascota.
  • Elija una que sea buena para familias con niños. Por ejemplo, algunas razas de perros tienden a ser más suaves con los niños, mientras que otras pueden ser más impredecibles en su comportamiento.
  • Tenga en cuenta el tipo de mascota que está considerando. ¿Qué tan grande llegará a ser?, ¿qué cuidados necesita y cuánto costarán?, ¿su hijo es alérgico?, ¿su hijo será capaz de cumplir con las responsabilidades de cuidar a una mascota?, ¿cómo será la interacción entre la mascota y otros animales de la familia?
  • No adquiera una mascota por impulso. Solo porque el gatito de la tienda de mascotas le pareció bonito o porque su vecino está regalando cachorritos, no significa que esta sea la mejor mascota para su familia. Así mismo, evite darle a su hijo una mascota como regalo de cumpleaños o de Navidad a menos que haya considerado la selección cuidadosamente.
  • La elección de la mascota debe ser una decisión familiar. Hablen sobre el tipo de mascota que quiere cada miembro de la familia y quién será responsable de su cuidado. Visiten juntos tiendas de mascotas y los albergues de rescate para ver qué tipos de animales les gustan a sus hijos.
  • Investigue a fondo. Averigüe todo lo posible acerca de los cuidados que requiere una mascota. Busque información en la biblioteca, en internet o pregúntele a un veterinario cuáles son las mejores mascotas para familias. Así mismo, hable con amigos y vecinos que tengan mascotas.
  • Compre mascotas solo en criaderos y albergues acreditados. De lo contrario, aumentará el riesgo de comprar un animal enfermo o contagiado de una infección. Además, si va a comprar un gato o un perro pura sangre, la tienda o el criadero de mascotas deben tener documentos donde conste de dónde viene el animal y cómo fue el cruce. Si va a adquirir un animal de un albergue, deberá recibir un certificado que indique que el animal está sano y que se le han puesto todas las vacunas necesarias.

Acerca de mascotas no tradicionales

Aparte de los perros y los gatos, cada vez más familias están eligiendo otros tipos de mascotas. De hecho, el número de animales no tradicionales que se tienen como mascotas en los hogares ha aumentado significativamente desde 1992. Es posible que su hijo quiera tener uno de estos animales como mascota después de haberlo visto en la televisión o en películas o de haber leído o aprendido en la escuela sobre este. Tal vez su hijo ha estado en contacto con este tipo de animales en el salón de clases, donde suelen tenerse como mascotas de la clase. Sin embargo, antes de elegir una de estas mascotas, es importante estar al tanto de algunas inquietudes de salud específicas a estos animales.

Lista de animales

Todos los animales portan riesgos para la salud humana, incluso los gatos y los perros. A continuación, hay una lista de animales con los que su hijo puede haber tenido contacto en la casa o en un ambiente público que también portan riesgos para la salud humana:

  • Anfibios: ranas, sapos, tritones y salamandras.
  • Reptiles: tortugas, lagartijas, iguanas, culebras, caimanes.
  • Roedores: ratones, ratas, hámsteres, jerbos, conejillos de indias, chinchillas, taltuzas, lemmings, ardillas, ardillas rayadas, perros de la pradera y erizos.
  • Miembros de la familia de la comadreja: hurones, visones, martas y zorrillos.
  • Animales de granja: vacas, cerdos, cabras y ovejas.
  • Animales de casco: caballos, mulas, burros y cebras.
  • Mamíferos salvajes: conejos, mapaches, zorrillos, zorros, coyotes, tigres, leones , osos, monos ualabíes y zarigüeyas.

Inquietudes de salud especiales

Existen diversas razones por las cuales estos animales representan una inquietud de salud, tales como:

  • Muchos de estos animales no son nativos. Cuando se importan animales exóticos (a menudo ilegalmente) se sabe que traen enfermedades que no se han hecho presentes en la región.
  • Muchos de estos animales son atrapados en medio de la naturaleza en lugar de ser criados en cautividad. Como resultado, no son sometidos a exámenes de salud antes de ser enviados al país destino.
  • A menudo viajan junto a varios animales de distintas especies. Si un animal está enfermo o es portador de una infección, podría transmitir la enfermedad a los demás animales.
  • Muchos de estos animales son salvajes. No están acostumbrados a estar alrededor de gente y la mayoría no pueden ser Aunque vengan de una tienda de mascotas, esto no significa que sean buenas mascotas.

Es muy importante escoger una mascota sabiamente. Muy a menudo los dueños de mascotas descubren que no están en capacidad de cuidar al animal y deciden abandonarlo o soltarlo en medio de la naturaleza. Esto aumenta el riesgo de la diseminación de enfermedades y lesiones a personas y otros animales.

Mascotas e infecciones

box1-mLas infecciones se pueden transmitir de las mascotas a los humanos de las siguientes formas:

  • Mediante mordiscos y rasguños.
  • Tocando excrementos, saliva o caspa de los animales (algunos animales sueltan piel, pelo o plumas).
  • Mediante plagas que tiene el animal, las cuales son portadoras de enfermedades, tales como garrapatas y pulgas.

Solo por el hecho de que un animal no parezca enfermo, no significa que no porte una enfermedad. Por ejemplo, todos los reptiles pueden diseminar la bacteria Salmonella, que puede causar diarrea grave y otras complicaciones.

Los bebés y los niños menores de 5 años corren un mayor riesgo de contraer enfermedades de animales. Esto se debe a que no pueden mantener las manos tan limpias como los niños mayores. Además, su sistema inmunológico aún se está desarrollando, por lo que las infecciones tienden a ser más severas. Los niños con ciertos problemas en el sistema inmune deben ser especialmente cuidadosos alrededor de animales. Los reptiles, anfibios, roedores, hurones y crías de pájaros (incluyendo pollitos y patitos) deben mantenerse lejos de los hogares donde hay niños menores de 5 años, personas con problemas en el sistema inmunológico o personas con anemia falciforme.

Consejos sobre seguridad y salud

box2-mSiga estas pautas para evitar la transmisión de enfermedades de sus mascotas:

  • Cerciórese de que todos los miembros de su familia se laven las manos después de tocar a cualquier animal, o la comida o el ambiente de este (jaula, caja de desperdicios o tanque). Los niños menores de 5 años necesitarán supervisión especial al lavarse las manos.
  • Evite los juegos bruscos con animales para prevenir rasguños o mordiscos.
  • No permita el paso de mascotas a las áreas de su casa donde se preparan o se comen los alimentos.
  • No comparta su comida con una mascota.
  • No les permita a sus hijos que besen a las mascotas en la boca. Además, enséñeles a que no se lleven las manos a la boca después de tocar a su mascota.
  • No vierta el agua de un acuario en los fregaderos que se usan para preparar Use guantes desechables al limpiar los acuarios.
  • Mantenga a su mascota saludable con visitas regulares al veterinario. Manténgala libre de pulgas y garrapatas.
  • Nunca lleve animales salvajes a su casa ni adopte a un animal salvaje como su mascota.
  • No permita que mascotas como reptiles, anfibios y crías de pájaros caminen libremente por su casa.
  • Enséñeles a sus hijos a no acariciar a mascotas desconocidas como tampoco a animales salvajes, aun cuando el animal parezca amigable. Incluso los animales conocidos pueden ser impredecibles. Por ejemplo, se les debe enseñar a los niños que nunca le quiten una galletita de la boca al perro de la familia. Los perros tratan a los niños como a miembros de su manada y pueden ser muy agresivos con un niño al que ven como un compañero en lugar de su líder.
  • Enséñeles a los niños a no tocar nunca a un animal muerto que pudieran encontrar en lugares como parques o bosques.

Consejos sobre seguridad y salud en ambientes públicos

Los niños pueden entrar en contacto con animales en diversos lugares públicos, tales como:

  • Zoológicos (incluyendo aquellos donde se permite tocar a los animales).
  • Ferias de pueblo.
  • Exhibiciones de animales de granja o ganado.
  • Tiendas de mascotas y tiendas agrícolas.
  • Acuarios en consultorios, restaurantes o escuelas.

Aunque estas interacciones pueden ser un gran modo de que los niños aprendan acerca de los animales y del mundo que los rodea, también pueden aumentar el riesgo de enfermedades y lesiones. Cada vez que lleve a su hijo a ver animales a un lugar público, cerciórese de que:

  • Los animales estén en jaulas o con correas todo el tiempo.
  • No se permita la entrada de alimentos al lugar donde están los animales.
  • Los niños sean supervisados cuando están con animales, especialmente si pueden tocarlos.
  • Los niños tengan dónde lavarse las manos después de tocar a los animales.

aap

*NOTA: a menos de que los animales hayan sido evaluados y no representen riesgos para la salud, no permita que su niño toque a mamíferos con alta propensión a la rabia, tales como murciélagos, zorrillos, zorros y coyotes.
No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejos de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra podría recomendar con base en los hechos y circunstancias individuales.
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×