Estimule la actividad física en sus hijos

Estimule la actividad física en sus hijos

Los niños y los jóvenes de hoy son menos activos y con más sobrepeso que cualquier generación pasada. Haga que ellos sientan atracción por el ejercicio y así terminen por experimentar en ellos mismos los resultados de su práctica frecuente: salud y bienestar para su mente y su cuerpo.

Sabía usted que…

• En promedio los niños pasan casi tres horas al día viendo televisión.

• Solo la mitad de los niños y adolescentes entre los 12 y los 21 años de edad hacen ejercicio con regularidad.

• Es obligatorio que las escuelas públicas ofrezcan clases de educación física. • Más del 15% de todos los niños en edad escolar son considerados obesos o en sobrepeso.

• Los adolescentes con sobrepeso tienen un 70% de posibilidades de ser adultos con sobrepeso u obesos. • Un 85% de los niños diagnosticados con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso u obesidad.

• La apnea del sueño ocurre en aproximadamente el 7% de los niños que son obesos.

Ponga en movimiento a toda la familia
Puesto que los distintos tipos de actividad física se reducen significativamente a medida que un niño crece y aumenta de grado escolar, es importante que la actividad física sea parte regular de la vida familiar. Algunos estudios indican que cuando un estilo de vida se aprende durante la niñez, es mucho más probable que la persona lo conserve durante la edad adulta. Si los deportes y la actividad física son una prioridad familiar, estos les brindarán a niños y padres una base sólida para una vida entera de salud.

Para empezar

Los padres pueden desempeñar un papel clave para ayudar a los niños a aumentar su actividad física. Estas son 11 formas para empezar:

1 Hable con su pediatra. Este puede ayudarle a su hijo a entender por qué la actividad física es importante. De igual forma, puede sugerirle el deporte o actividad más adecuados.

2 Busquen una actividad divertida. Ayúdele a su hijo a elegir un deporte que le guste. Entre más disfrute de esa actividad, más probabilidad habrá de que continúe realizándola. Involucre a toda la familia. Este es un modo excelente de pasar un tiempo juntos.

3 Elija una actividad que sea apropiada para el desarrollo del niño. Por ejemplo, un niño de 7 u 8 años no está listo para levantar pesas o correr varios kilómetros, pero el fútbol, el ciclismo y la natación son actividades apropiadas para su edad.

4 Planee las cosas. Cerciórese de que su hijo tenga un momento y un lugar convenientes para hacer ejercicio.

5 Suminístrele un entorno seguro. Cerciórese de que el equipo y el lugar donde su hijo realizará un deporte o actividad sean seguros. De igual forma, verifique que la ropa del niño sea cómoda y apropiada.

6 Suminístrele juguetes activos. Los niños pequeños, en particular, necesitan tener fácil acceso a pelotas, cuerdas de saltar y otros juguetes que requieren de actividad.

7 Dele ejemplo. Los niños que ven a sus padres practicar deportes y tener actividad física con regularidad, tienden a seguir el ejemplo.

8 Juegue con su hijo. Ayúdele a aprender un nuevo deporte.

9  Apague el televisor. Limite el tiempo que su hijo pasa frente al televisor y la computadora. La Academia Americana de Pediatría recomienda que un niño no pase más de 1 a 2 horas diarias frente a la pantalla, incluyendo televisión, videos y juegos de computadora y de video.

10 Deje tiempo para el ejercicio. Algunos niños tienen un horario tan saturado de tareas, clases de música y otras actividades planeadas, que no tienen tiempo para hacer ejercicio.

11 No se exceda. Cuando su hijo esté listo para empezar, recomiéndele que preste atención a su cuerpo. El ejercicio y las actividades físicas no deben causar dolor. Si esto ocurre, su hijo debe reducir el ritmo. Si el peso de su hijo baja más del promedio aceptable, o si el ejercicio comienza a interferir con la escuela u otras actividades, hable con su pediatra