En la disciplina ¿Qué es el control coercitivo?

Consiste, como su nombre lo dice, en una forma de crianza en la que los adultos cuidadores ponen los límites autoritarios, estableciendo una forma de relación con la pretensión de que los niños, niñas y adolescentes hagan, alcancen, esperen, necesiten, sienten, les guste y sean lo que esos cuidadores quieren. Es pues, una crianza moldeadora, entendida sólo desde la perspectiva de los adultos que implica permanente maltrato.

El control coercitivo implica autoritarismo y pretende cambiar comportamientos indeseables, es decir, es ejercido cuando ocurre un comportamiento de estos, por lo cual no tiene carácter preventivo. El autoritarismo es una práctica de relación impositiva y vertical basada en el ejercicio del poder sobre otros. Esta práctica es una clara expresión de maltrato y su único método es dar órdenes e impartir castigos para inducir sumisión.

El control coercitivo es la forma más común de relación de los adultos cuidadores con los niños, niñas y adolescentes en nuestro medio, forma nacida de la tradición de crianza que da resultados de control de comportamientos indeseables en el corto plazo, pero que no son duraderos ni estables y que, además produce grandes dificultades en las relaciones de crianza.

Con el autoritarismo se logra un precario control que depende fundamentalmente de situaciones externas: no hago tal cosa porque mi papa me daría una pela si lo hago, lo que en la edad adulta es: no me paso el semáforo en rojo porque a la vuelta hay un policía y me multa.

Álvaro Posada Díaz
Pediatra puericultor