En el campo de la actividad física y el deporte, ¿se pueden entrenar las capacidades físicas en la niñez?

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Las capacidades físicas pueden ser entrenadas en cualquier etapa de la vida.  Cuando un niño se ejercita con cargas físicas estimulantes de la fuerza, la velocidad o la resistencia aerobia, el resultado es un aumento de ellas y, si se respetan las normas que rigen el entrenamiento deportivo, no se causa ningún daño físico.  Obviamente, los niveles de aumento alcanzados son mucho menores para los niños prepúberes.

 

Las preguntas que deben ser resueltas por el adulto a cargo del entrenamiento del niño son : ¿Por qué motivo se hace?. ¿Se justifica?, ¿es importante?, ¿es necesario? Y, tal vez la fundamental, ¿está ese adulto en capacidad de diseñar y controlar las cargas físicas y mentales que se aplicarán?

 

Si lo que se pretende con el entrenamiento de las capacidades físicas es lograr el desarrollo temprano de campeones, se está en un error, porque está ampliamente demostrada la inconsistencia entre una mayor capacidad física desarrollada por estímulo del entrenamiento antes de la pubertad y la permanencia de esta superioridad luego de la maduración.  Es decir, con el entrenamiento deportivo de las capacidades físicas se puede lograr que un niño prepúber mejore en su rendimiento, pero esto no significa que después de la pubertad se mantenga la diferencia.  Por tanto, no por entrenar más tempranamente las capacidades físicas del niño se obtendrán adultos campeones en los deportes.

Para el entrenamiento de las capacidades físicas del niño, se debe  esperar hasta el comienzo de la fase de desarrollo puberal; si se logra un estímulo adecuado, acorde con la capacidad del organismo, se garantiza que al llegar a la maduración corporal se tendrá también el mejor desarrollo de la condición física.

También se debe recordar la importancia del elemento genético en las posibilidades de desarrollo de la condición física, pues este determina de 60 a 70 % de las capacidades, dejando al entrenamiento solo de 30 a 40% del desarrollo de las mismas.  Además, se considera hoy en día que la capacidad de adaptación al estímulo también se hereda.  En consecuencia, se nace con las capacidades físicas y de adaptación de talentos deportivos cuando se quiere tener campeones por medio de la práctica deportiva.

No se debe olvidar que las prácticas deportivas pueden tener otros fines diferentes a los del alto rendimiento y, por tanto, a partir del proceso pedagógico del entrenamiento se pueden obtener beneficios significativos  en la persona que quiere utilizar las actividades fisiodeportivas con fines de salud, de recreación o de crecimiento y desarrollo.

Jorge Alberto Osorio Ciro
Médico deportólogo
Universidad de Antioquia

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×