En accidentes: prevención de lesiones físicas no intencionales

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

“Es mejor prevenir que curar”, dice un adagio popular.  En el caso de las lesiones físicas no intencionales o “accidentes”, la sabiduría popular se impone una vez más.  Múltiples estudios sobre el control de los factores de riesgo y la disminución posterior del número y gravedad de las lesiones así lo comprueban.

En países desarrollados han disminuido en forma significativa los “accidentes” con medidas como el uso del cinturón de seguridad, tapas especiales para los medicamentos, pisos antideslizantes, detectores de humo y protectores de enchufes; es decir, la prevención específica  evita muchas lesiones, secuelas y muertes, con la consiguiente disminución de costos humanos, sociales y económicos.

La prevención de las lesiones físicas no intencionales en los niños y adolescentes requiere varios frentes de trabajo, especialmente en la familia con los padres y cuidadores en las instituciones educativas y en las consultas de atención primaria, en las cuales se deben detectar los factores de riesgo y hacer las recomendaciones o guías anticipatorias.

Desde el punto de vista gubernamental y comunitario, es necesario proveer vías y espacios de recreación más seguros.  Además, reforzar la investigación y aplicación de medidas preventivas efectivas, como se ha hecho con los envases de los medicamentos, el uso de las sillas para el transporte de los niños en los vehículos, el uso del casco para quienes se movilizan en bicicleta, entre otras medidas.

En cualquiera de las edades y escenarios, nada reemplaza la presencia de un adulto comprometido con la seguridad del niño o adolescente, atento a la actividad que este desarrolla, porque se ha detectado que muchos de estos “accidentes” ocurren en presencia de adultos que aunque están físicamente en el mismo escenario no prestan la atención deseable para la prevención de lesiones, que ocurren en un abrir y cerrar de ojos.

Para complementar la función protectora del adulto en la prevención de las lesiones físicas no intencionales, los expertos recomiendan recorrer la vivienda en posición de gateo para detectar peligros para niños pequeños, que de otra manera no serían observados.

Además, el fomento de conductas de autocuidado en niños y adolescentes, así como los programas educativos en escuelas y comunidades, han mostrado eficacia en la reducción de “accidentes” en diversos grupos de edad.

 

Humberto Ramírez Gómez
Pediatra puericultor

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×