El tabaco: hablándole claro al adolescente

La mayoría de los adolescentes no fuma

¿Sabías que aproximadamente un 80% de los adolescentes que vive en los Estados Unidos no fuma? Ellos han tomado una decisión saludable.

Pero piensa en esto:

  • Una tercera parte de los nuevos fumadores morirá debido a enfermedades relacionadas con el hábito de fumar.
  • Y cerca de un 90% de todos los fumadores comenzaron a fumar siendo adolescentes.

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando fumas

  • El monóxido de carbono del humo del tabaco le roba oxígeno a tu cuerpo.
  • Tus pulmones se volverán grises y repugnantes.
  • La nicotina, una droga presente en el tabaco, puede hacer latir tu corazón más rápido y que funcione menos eficientemente.

El tabaco puede matar

  • Con cada bocanada inhalas 400 químicos tóxicos, tales como:
  • Nicotina (una gota de nicotina pura puede matar).
  • Cianuro (es un veneno mortal).
  • Benceno (se usa para hacer pinturas, tintes y plásticos).
  • Formaldehído (se emplea para preservar cadáveres).
  • Acetileno (es un combustible que se usa en antorchas).
  • Amoníaco (se utiliza en fertilizantes).
  • Monóxido de carbono (es un gas venenoso).

Los deportistas que fuman no pueden correr o nadar tan bien como aquellos que no lo hacen, pues sus cuerpos reciben menos oxígeno. Es por esto por lo que los entrenadores les piden a sus deportistas que nunca fumen.

Antes de comenzar a fumar, o si estás tratando de dejar de hacerlo…, piensa en esto:

Es un hecho que cuanto más temprano comience a fumar una persona, mayores riesgos tendrá de contraer estas enfermedades:

  • Cáncer.
  • Enfermedades del corazón.
  • Bronquitis crónica: es una enfermedad seria de las vías aéreas de los pulmones.

Fumar causa adicción

Algunos de los químicos que hay en los cigarrillos hacen que la persona se vuelva adicta al poco tiempo de haber empezado a fumar. Si tú fumas, sabrás que estás adicto cuando:

  • Estás ansioso por fumar.
  • Te sientes nervioso cuando no tienes cigarrillos.
  • Te cuesta mucho trabajo dejar de fumar.

Dejar de fumar puede ser difícil y tomar mucho tiempo. Cuanto más tiempo fumes, más difícil te será dejar el hábito. Si ya estás adicto al cigarrillo, puedes encontrar ayuda.

Fumar es feo

  • Fumar produce mal aliento y mancha los dientes. Algunos adolescentes dicen que besar a alguien que fuma es como besar un cenicero.
  • Muchas veces, fumar hace que otras personas no quieran estar junto a ti.
  • Fumar apesta. Si fumas, seguro que no sientes el olor a cigarrillo en ti, pero otras personas sí.
  • Hay estudios que muestran que la mayoría de los adolescentes prefieren salir con alguien que no fume.
  • Mascar tabaco y el tabaco en polvo (snuff) son igual de malos.

Si consumes tabaco sin humo tienes mayor riesgo de sufrir enfermedades que afecten tu boca, tales como el cáncer y males de las encías. Puedes llegar a perder algunos dientes. Además, es posible que no puedas volver a saborear o a oler las cosas como antes.

Tú eres el blanco de las compañías de tabaco

Las compañías de tabaco invierten miles de millones de dólares al año en anunciar sus productos por televisión, cine, revistas, carteles publicitarios y eventos deportivos. Los adolescentes son el principal blanco de muchos de estos anuncios.

Casi todos estos anuncios son engañosos y muestran fumadores que se ven sanos, activos, atractivos y exitosos.

Las compañías de tabaco y las empresas publicitarias no mencionan los efectos dañinos de fumar, como el cáncer, enfermedades del corazón, mal aliento y manchas en los dientes.

El hecho es que las compañías de tabaco necesitan 3.000 fumadores nuevos al día para reemplazar a las 400.000 personas que mueren al año debido a enfermedades relacionadas con el tabaco.

¡Piénsalo, deja de fumar!

Si fumas, dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por ti, por tus amigos y por tu familia.

Mito

Muchos adolescentes piensan que no corren ningún riesgo al fumar. Se dicen a sí mismos: “No voy a fumar toda la vida” o “puedo dejar de fumar cuando yo quiera”.

Realidad

Si ignoras las señales de alerta y sigues fumando, tu cuerpo cambiará. Se acostumbrará al cigarrillo. No toserás ni te marearás cada vez que fumes, pero el daño que le haces a tu cuerpo será cada vez mayor.

Dejar de fumar depende de ti. Una vez que decidas hacerlo, busca el apoyo de amigos y familiares. También puedes buscar la ayuda de tu pediatra, de la oficina de salud de tu colegio.

Si no logras dejar de fumar la primera vez, sigue intentándolo.

Captura de pantalla 2016-03-14 a la(s) 7.43.04 p.m.