El sueño entre el nacimiento y los seis meses de edad

Durante el primer semestre de vida extrauterina, los períodos de sueño se van haciendo progresivamente más largos; así, durante el primer mes el lactante duerme por períodos continuos hasta de cuatro horas, lapso que se prolonga hasta seis horas continuas a los dos meses, y un promedio de ocho horas nocturnas hacia los cuatro meses, el cual, a su vez, se aumenta por lo general a períodos nocturnos más largos, tal y como ocurre hacia el final del sexto mes de edad.

El hábito de dormir toda la noche se va estableciendo en el niño hacia el tercer mes de edad. Sin embargo, hay muchos niños que se despiertan y lloran considerablemente en la noche, involucrando así excesivamente a los padres en su dinámica de sueño.

Conviene que los padres establezcan una rutina progresiva en el proceso de acostarse durante la noche, para que el niño asocie esta situación con el momento de dormir.