El reto de ser padres hoy frente al nuevo coronavirus

Por: Manuela Correa Rodas
Residente de Pediatría – Universidad de Antioquia

Asesor: Claudia Patricia Beltrán Arroyave
Pediatra infectóloga – docente Universidad de Antioquia

A partir de diciembre de 2019, se empezaron a reportar varios casos de enfermedad respiratoria aguda (neumonías) de causa desconocida, en la ciudad de Wuhan (provincia de China), la mayoría de estos pacientes vivían cerca de los mercados húmedos (mercados de mariscos de la zona). En enero de 2020, se logró identificar el virus que desencadenaba estas neumonías, un agente viral de la familia de los coronavirus, que eran virus ya conocidos en nuestro medio, pero ahora con una mayor capacidad de  transmitirse y de infectar, y lo bautizaron SARS-CoV-2 /COVID-19.

El murciélago es uno de los mamíferos al que se le ha atribuido el ser el presunto hospedero del virus (donde vive y se multiplica), pero, a medida que avanzan las investigaciones, se ha planteado que pueden existir otros intermediarios, animales no acuáticos que podrían estar relacionados como hospederos intermediarios (pangolín), similar a lo que ha sucedido en anteriores pandemias (dromedarios, aves).

El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote del COVID-19 era una emergencia de salud pública de carácter internacional, ya que en el mundo actual hiperconectado, la diseminación del virus era inminente hacia otros países. La situación se extendió inicialmente hacia otros países asiáticos, posteriormente a europeos y, finalmente, llegó a América. Hoy en día, las naciones que más han reportado casos son: Estados Unidos, Italia, España y Francia.

El 11 de marzo de 2020, la OMS declaró al brote de COVID-19 como una pandemia, y emitió una serie de
recomendaciones para que los países activaran y ampliaran sus mecanismos de respuesta a emergencias y así evitaran colapsar los servicios de salud.

El 6 de marzo de 2020, se reportó el primer caso en Colombia, en la ciudad de Bogotá, y, como era de esperarse en toda pandemia, hay tres fases: una inicial de preparación, la segunda de contención, en la cual intentamos que el virus no se disemine en todo el país; y la tercera que es de mitigación, cuando se considera que el virus ya circula dentro del país y lo que se busca es proteger a las poblaciones que tienen riesgo de complicaciones y controlar el número de casos para que el sistema de salud tenga la disponibilidad de atender todos aquellos que requieran hospitalización.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

La infección por coronavirus en los humanos tiene un período de incubación (tiempo en el cual entra el virus y se multiplica sin que el paciente presente síntomas) aproximado de entre 7 a 14 días posterior a la exposición. La mayoría de las personas no van a presentar ningún síntoma (asintomáticos). Otros pueden tener síntomas como fiebre, dolor de garganta (odinofagia), cansancio y tos seca. También pueden desarrollar dolores musculares, congestión nasal, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea; similar a otras infecciones virales. Incluso pueden manifestar pérdida del olfato y del sentido del gusto.

La enfermedad que amerita hospitalización se presenta en, aproximadamente, el 15% de la población adulta y se caracteriza por la dificultad para respirar, fiebre, y compromiso general del estado de salud, especialmente en las personas mayores de 60 años y con algunos factores de riesgo como obesidad, tabaquismo, hipertensión arterial, enfermedad coronaria, diabetes, enfermedad pulmonar crónica y cáncer.

Alrededor del mundo, los niños que han adquirido la infección por COVID-19 han presentado, en su mayoría, síntomas leves como una gripa común. Solo el 1%, o menos, ha manifestado síntomas de neumonía grave que requiera ingresar a una unidad de cuidados intensivos, y las muertes en niños son muy raras.

¿Cómo se transmite el virus?

Los coronavirus tienen una transmisión muy similar a otros virus de la gripa, y es a través del contacto directo con secreciones respiratorias (mocos, saliva) o mediante gotas-aerosoles cuando una persona con la infección expulsa el virus al toser o estornudar y este entra en contacto con personas cercanas. También se han estudiado otras formas de contagio, como por medio de la materia fecal, pero parece no ser la principal manera de transmitirse, de ahí la importancia del lavado de manos y el aislamiento en pacientes con síntomas respiratorios, para así evitar el contagio.

¿Mis hijos están completamente protegidos frente a la enfermedad?

No, los niños son los principales portadores de virus respiratorios (no solamente del COVID-19), y la mayoría pueden permanecer sin síntomas a pesar de que se infecten. No se ha demostrado la transmisión de la madre embarazada a su hijo a través del canal del parto, pero las madres sintomáticas, o con sospecha de COVID-19, deben tomar las medidas de aislamiento frente al recién nacido y durante la alimentación, ya que sí pueden transmitirlo a través de las manos si son contaminadas con el virus, por ejemplo, al toser si se llevan las manos a la boca. Los niños deben permanecer alejados de los abuelos y de la población que se considera de alto riesgo, porque, como se mencionó anteriormente, los niños pueden ser portadores asintomáticos.

¿Qué recomendaciones debo seguir en casa?

  • Cúbrase al toser o estornudar con el antebrazo o un pañuelo, nunca con la mano.
  • Evite saludar de beso o abrazo.
  • Lávese las manos frecuentemente, con agua y jabón, durante 20 a 30 segundos, esto busca reducir la exposición a pequeñas gotas de saliva o estornudos que pueden permanecer en superficies u objetos. Se determinó la efectiva protección de la higiene regular de las manos, con un análisis de estudios de la pandemia de influenza de 2009.
  • Utilice mascarilla si tiene tos, fiebre, dolor de garganta, malestar general o fatiga, u otros síntomas de resfriado.
  • Aprenda a usar y desechar correctamente la mascarilla.
  • Evite el contacto de las manos con los ojos, nariz y boca.
  • Ventile e ilumine los espacios de la casa y de la oficina, abriendo puertas y ventanas.
  • Siga la rutina de cuidados al llegar al hogar, especialmente el lavado de manos.
  • Limpie y desinfecte diariamente las superficies que se tocan con frecuencia. Esto incluye las mesas, las manijas de las puertas, los interruptores de luz, los mesones, las barandas, los escritorios, los teléfonos, los teclados, los inodoros, los grifos, los lavamanos y lavaplatos.
  • Evite la automedicación, pues los estudios no han sido concluyentes frente a la efectividad de ciertos fármacos que se mencionan en las redes sociales; en casa no se debe tomar ningún antibiótico que no sea formulado por un médico.
  • No suspenda los medicamentos que toma regularmente usted y su hijo, no hay evidencia de que los pacientes con enfermedad cardíaca desde el nacimiento tengan un mayor riesgo de enfermedad grave.

¿Debo suspender el esquema de vacunación de mi hijo?

No, teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS, en el documento Orientación sobre los servicios de inmunización de rutina durante la pandemia de COVID-19 en la región europea de la OMS (2020), actualmente los servicios de salud están planificando cómo atender los servicios de vacunación, incluso desde la casa. El no vacunar podría causar brotes de otras infecciones que ya se tienen controladas.

¿Cuáles son las recomendaciones frente la lactancia materna?

La lactancia materna exclusiva es reconocida como un factor protector contra enfermedades infecciosas durante toda la infancia y la niñez. Hasta el momento, se considera que el COVID-19 no se transmite a través de la leche materna.

La OMS confirma su recomendación de iniciar la lactancia materna dentro de la primera hora, después del nacimiento, siempre y cuando el estado de la madre y del recién nacido lo permita.

Lo más importante es realizar las medidas de higiene recomendadas, como son:

  1. Realizar el lavado de las manos antes y después del contacto con el bebé o la extracción de la leche.
  2. Usar permanentemente la mascarilla facial indicada cubriendo boca y nariz.
  3. Evitar hablar o toser durante el amamantamiento o la extracción de la leche.

¿Qué debo hacer con mi hijo frente al aislamiento social?

Para los niños no es fácil llevar el aislamiento social en casa, los enfados y pataletas pueden aparecer como un síntoma más de la angustia y la ansiedad de no poder salir, ni seguir su rutina escolar y extracurricular. Al respecto, recomendamos:

  1. Protéjalos de la información que hay y los mitos que se han instalado; aborde con ellos las preocupaciones y limite los medios de comunicación, como las noticias y la información que se transmite por teléfono.
  2. Ayúdelos a comprender que, gracias a que se están quedando en casa, se están salvando vidas, directa e indirectamente, y están ayudando a no colapsar los hospitales. Mantenga siempre una escucha activa y una actitud de comprensión.
  3. Mantenga la comunicación con otros miembros de la familia que no están presentes en este momento a través de videoconferencias, y el contacto con amigos de ellos para que no se sientan solos.
  4. Establezca horarios de sueño, comidas, estudio y juegos, así como la rutina de ducharse todos los días para evitar que se queden en pijama. Realice incluso un calendario semanal que incluya medidas preventivas (lavado de manos, limpieza del hogar, etc.).
  5. Busque actividades que les estimulen la creatividad y les ayuden a canalizar emociones, como bailar, saltar, relajación para niños, adivinanzas, entre otras. Hay que ser flexibles con los espacios de la casa y permitir el juego, fortalecer el trabajo en equipo y sus habilidades.

Referencias

  • Li Q, Guan X, Wu P, et al. Early transmission dynamics in Wuhan, China, of novel coronavirus-infected pneumonia. N Engl J Med.2020.doi:10.1056/NEJMoa2001316.
  • Huang C, Wang Y, Li X, et al. Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China.2020;395(10223):497-506. Doi:10.1016/S0140-6736(20)30183-5.
  • Tan WZX, Zhao X, Ma X, et al. A novel coronavirus genome identified in a cluster of pneumonia cases–Wuhan, China 20192020. China CDC Weekly. 2020;2:61-
  • Lu R, Xhao X, Li J, et al. Genomic characterisation and epidemiology of 2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding. Lancet 2020; 395(10224):565-574. doi:10.1016/S0140-6736(20)30251-8.
  • Ministerio de Salud y Protección Social – Colombia (2020). Coronavirus (COVID-19). From https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/PET/Paginas/Covid-19.aspx
  • Organización Mundial de la Salud. (2020). Atención en el domicilio. From https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical-guidance
  • Organización Mundial de la Salud. (2020). Declaración sobre la reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) acerca del brote de nuevo coronavirus (2019-nCoV). From https://www.who.int/es/news-room/detail/23-01-2020-statement-on-the-meeting-of-the-international-health-regulations-(2005)-emergency-committee-regarding-the-outbreak-of-novel-coronavirus-(2019-ncov)
  • Organización Mundial de la Salud. (2020). Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19). From https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses
  • Organización Mundial de la Salud. (2020). Prevención y control de las infecciones para los profesionales sanitarios que atienden a pacientes con infección presunta o confirmada por 2019-nCoV. From https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-on-infection-prevention-and-control-for-health-care-workers-caring-for-patients-with-suspected-or-confirmed-2019-ncov
  • Saunders-Hastings P, Crispo JAG, Sikora L, Krewski D. Effectiveness of personal protective measures in reducing pandemic influenza transmission: A systematic review and meta-analysis. 2017 Sep;20:1-20. doi: 10.1016/j.epidem.2017.04.003. Epub 2017 Apr 30.